Aborto: Senadores presionados para votar a favor

El título es un hecho. Es información no suposición. Senadores/as del Cristinista Frente Para la Victoria no solo reciben distintas formas de presión para votar a favor del aborto sino que incluso no fueron informados de la decisión del “Bloque” de afirmar que “unánimemente” votarían por la aprobación sin más del proyecto aprobado en la Cámara Baja.

Esta situación seguramente ha sido ordenada por la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner. La misma que durante los 8 años de mandato de ella y en el que se negaron a tratar este tema sin cansarse de repetir a quien quisiera oír que estaba en desacuerdo con el aborto. Ahora, dejó colgadas sus presuntas convicciones, cambiando su parecer intempestivamente disciplinando a sus Senadores/as de la misma manera que lo hizo siempre, o sea, dar una orden y exigir disciplina partidaria. Una suerte de “obediencia debida” por sobre las convicciones profundas que alguno de ellos pudieran tener. Así parece que la “obediencia debida” es una verticalidad intolerable cuando la practican otros y al mismo tiempo es un imperativo de cumplimiento obligatorio cuando se trata de sus propios seguidores.

El juego de Cristina es perverso desde donde se lo mire. Quiere que todos se aliñen con su metamorfosis intelectual y moral, para que su cambio no denote pérdida de poder personal. Yo me pregunto una cosa… ¿si Cristina sostuviera su anterior posición no abortista, les habría exigido a los miembros de su bloque que se aliñen con su posición?… ¿a alguien le llamaría la atención que el día de la votación se encuentre impedida de llegar por la existencia de algún problema personal o médico? Probablemente a nadie le sorprendería. Cristina siempre hace las cosas según le convenga a ella y son los demás los que deben ajustarse. Ejemplos sobran.

Aquella frase del Filósofo Español José Luís López Aranguren que decía… “La moral se esgrime cuando se está en la oposición; la política, cuando se ha obtenido el poder”… parece haber caído en desuso en nuestro país. La supuesta ola verde, manejada brutalmente por una mayoría apabullante de los medios de comunicación y por las expresiones políticas de extrema izquierda con gran presencia en las calles y muy poca presencia en las urnas, generan una presunta verdad social que no es otra cosa que una falacia destinada a imponer sus propios juicios de valor por sobre la Vida, entendida esta en su expresión más primaria. Apelan al temor de quedar expuestos en el presunto ridículo de la denostación, disciplinando así las convicciones personales de los invitados. Por cierto el método es típico del fascismo, del nazismo, del estalinismo y de todo régimen totalitario.

Todos los políticos saben que si van a un programa de televisión con una posición no abortista serán presionados por la mayoría de los periodistas o artistas presentes, serán calificados de fundamentalistas conservadores y señalados como que atrasan en lo referente a los Derechos de la Mujer. O sea, una batalla dialéctica perversa que no quiere oír que se hable del ser humano que morirá durante la intervención. ¿O alguien puede afirmar que cuando un bebé tiene 13 semanas y 29 días no es un ser humano pero cuando tiene 14 semanas y un día, mágicamente se transforma en un ser humano?

Más allá de las cuestiones religiosas, profundas por cierto en cuanto al Derecho a la Vida de cualquier ser humano, no hay un solo científico que niegue que haya vida en un embrión, feto o bebé. Lo único discutible es cuan desarrollado está para nacer… ¿O alguien conoce alguna mujer o padre que cuando le dicen que está embarazada, afirme… “aún no lo sé, por ahora es un feto? ¿Es acaso tan difícil continuar con la vida de los dos, tener el apoyo del Estado y entregarlo en adopción a las decenas de miles de personas que esperan y desesperan por adoptar, la gran mayoría sin lograrlo nunca?

Aquellos Senadores/as que están siendo presionados en sus más profundas convicciones deberían recordar lo que el Político español del siglo XIX Francisco Pi y Margall señaló cuando afirmó… “Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse”. Ellos y ellas deberían meditar muy seriamente con su conciencia más profunda ya que, por el rol que voluntariamente desempeñan, serán los responsables de cada niño abortado que no tendrá historia, fracasos y éxitos en la vida… porque ya no la tendrá. Deberán saber que, si esta ley se aprueba, cada vez que salga una estadística anual de bebés abortados, serán responsables de cada una de esas vidas sin destino alguno.

A aquellos que afirman que la mujer está penalizada por el aborto clandestino y el subsiguiente riesgo de muerte se les debería recordar que el ser humano no puede esperar del Estado que este se haga cargo de los efectos de las decisiones personales tomadas libremente con un resultado no deseado. Alcanzaría con no penalizar a la mujer pero si a las bestias que habiendo jurado salvar vidas, las toman.

A aquellas mujeres que afirman “con mi cuerpo hago lo que quiero”, deberían reflexionar que cuando hay uno o más bebés en la panza ya no es su cuerpo, son, mal que les pese, dos cuerpos o más en distintos estadíos de la vida. Además, ese bebé tiene un padre al que nadie consulta pero para el que hay leyes de manutención si esa vida continúa… ¿O el padre pierde sus derechos como tal por el solo hecho que no tiene la capacidad como receptáculo de un bebé por él también generado?

El poeta libanés Khalil Gibrán decía… “Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños”.

Señores Senadores/as, buceen en la profundidad de sus almas y sientan y piensen sobre el extraordinario ser humano que no podrá nunca vivir porque un error medido en semanas de gestación decidió que sus derechos nunca serán respetados.

Lic. Rodolfo Patricio Florido

rodolfoflorido@hotmail.com

Share

26 comments for “Aborto: Senadores presionados para votar a favor

  1. 09/07/2018 at 7:15 PM

    Excelente!

    • Aurelio
      12/07/2018 at 4:27 PM

      Lo mismo digo.

  2. 09/07/2018 at 7:17 PM

    Lic. Rodolfo Patricio Florido :Algunas de sus frases y Párrafos me llenaron y llegaron a lo más profundo, permítame poder compartirlas en mi Face. Saludos.

  3. rodolfo
    09/07/2018 at 8:16 PM

    Por supuesto Ghachy, disponga de la nota con toda tranquilidad

  4. Mia
    10/07/2018 at 3:18 AM

    Excelente Lic. Florido; los pro vida carecen de la organización y el apoyo de los medios con que cuentan los pañuelos verdes.

  5. ERUERU
    10/07/2018 at 9:42 AM

    bergoglio NO DECIA QUE HABIA QUE DEFENDER A CRISTINA. AHI ESTA SU DEFENDIDA OBLIGANDO A VOTAR A FAVOR DEL ABORTO. UNA CONTRADICCION PAPAL MAS Y VAN….

    • MARCOS
      10/07/2018 at 3:13 PM

      EXCELENTE ARTICULO LICENCIADO Y A ERUERU SOLO PUEDO DECIRLE QUE ES UN TROLL AMARILLO HDP QUE NO TENIENDO CON QUE ATACAR AL PAPA, DICE CUALQUIER BARBARIDAD ATRIBUYENDO COSAS QUE NO CORRESPONDEN.

      • .....................................
        11/07/2018 at 6:45 PM

        ay por favor bergoglio NO ES PAPA

  6. Jorge de San Miguel
    10/07/2018 at 9:50 AM

    Estimado Licenciado:
    Personalmente opino que toda apelación a la conciencia de los senadores (por no decir de toda la casta política que hemos conocido) es una esperanza vana, mal puesta, inútil.
    Es como sentarse a esperar que el olmo dé peras.

  7. DR. DARIO FERNANDO QUEIROLO
    10/07/2018 at 2:30 PM

    LICENCIADO , ES ESTADO ARGENTINO DEBE ABANDONAR SU POSTURA PATERNALISTA .- LA LEY QUE CONFIERE DERECHOS A LA MUJER SOBRE SU CUERPO DEBE SER APROBADA .- Y DE AHÍ EN MAS QUE CADA UNO SE HAGA RESPONSABLE DE SUS ACTOS .- CUALQUIERA SE LA NATURALEZA A ÉSTOS .- DR. DARÍO FERNANDO QUEIROLO .- ABOGADO .-

    • UKELELE
      12/07/2018 at 6:29 PM

      ESTIMADO DR. ME EXTRAÑA MUCHÍSIMO QUE UN ABOGADO NO SE CUENTA QUE UNA LEY PRO ABORTO ES INCONSTITUCIONAL POR EL LADO QUE SE LA MIRE. YO QUE UD. LA LEERÍA!!!

  8. Alberto
    10/07/2018 at 3:09 PM

    No sea ingenuo licenciado, el dogma democratico de la verdad como resultadp de la voluntad de la mayoria es inapelable. Luego la moral, la ciencia, la vida, son absolutamente relativas y manipulables segun criterios demagogicos. Bergoglio tambien es un practicante entusiasta de la demagogia.

  9. MARCOS
    10/07/2018 at 3:18 PM

    ERUERU QUIZAS TE PERDISTE LA DESMENTIDA QUE HIZO MARCOS PEñA A LAS DECLARACIONES DE EXCUSAS DE CARRIO EN CUANTO A LA BUENA FE DEL PRESIDENTE. MARCOS PEñA DIJO CLARO Y FUERTE QUE EL PRESIDENTE APOYO EL TRATAMIENTO DE LA LEY DE ABORTO PORQUE CONSIDERABA ERA UNA DEUDA DE 35 AñOS DEL ESTADO.

  10. mari
    10/07/2018 at 6:33 PM

    El perverso proyecto que también permite que se interrumpa el embarazo en cualquier etapa no es muy bien conocido por la sociedad y deberíamos exigir que se haga publico.Todos esos periodistas que están a favor del asesinato de los no nacidos nada hablan del comercio que se hace con los fetos.Ayer vimos a Romano hablar de rotas las cadenas pero él llevaba en su cuello las cadenas del Banco Mundial y del Fondo,no ignora este hombre que son los poderes extranjeros los que están detrás de esta ley..Con respecto a la señora K que se puede esperar de una persona que vota en contra de sus convicciones en semejante tema?

  11. 10/07/2018 at 7:06 PM

    Siempre la gradilocuencia. Nunca la serenidad. Educar, siempre educar y las cintas no existirían. Control y consejos para tanta/tantos irresponsables que traen hijos al mundo, como si vieran llover. Las votaciones a favor y en contra es parte del humo que se expande sobre cada asunto de este desquiciado país. Ahhhh…de paso que me cuentan de la ley sobre donación de órganos?. Temita, junto con el otro, para llenar libros.Gracias IP.

    • .....................................
      11/07/2018 at 6:50 PM

      SENCILLO, como casi nadie donaba el negocio no adelantaba, por eso lo impusieron como buenos agentes DEL SOVIET SIONISTA QUE SON ESAS RATAS QUE OKUPAN EL CONGRESO.

    • .....................................
      11/07/2018 at 7:10 PM

      POR LAS DUDAS ARGENTO NO TE ACCIDENTES PORQUE A ESOS PRINCIPALMENTE LES VAN A SACAR LOS ÓRGANOS Y A CORAZÓN BATIENTE NO ESPERAN QUE ESTÉS REALMENTE MUERTO PUES EN EEUU CAMBIARON EL PROTOCOLO DE MUERTE Y LOS ÓRGANOS CADAVÉRICOS NO SIRVEN PARA TRANSPLANTE.
      BUSCÁ LOS PROGRAMAS DE CHINDA BRANDOLINO EN TLV1 YOUTOBE ELLA ACLARA ALGO DEL TEMA.

  12. TITO de PALERMO
    10/07/2018 at 8:45 PM

    Pregunta básica que debiera ser motivo de una ENCUESTA a cargo de especialistas en corrientes de opinión:
    ¿Un cree que los legisladores, ciudadanos elegidos por todos según las cuotas electorales periódicas, DEBEN GOZAR DEL LIBRE ALBEDRÍO HUMANO u OBEDECER A LAS ÓRDENES IMPARTIDAS POR LOS JEFES DE BLOQUE?

    • .....................................
      11/07/2018 at 7:13 PM

      DEBEN TRABAJAR PARA EL BIEN COMÚN. EL PROBLEMA ES QUE HOY EN DÍA SE LLAMA BIEN AL MAL Y MAL AL BIEN.

  13. .....................................
    11/07/2018 at 7:12 PM

    https://caminante-wanderer.blogspot.com/2018/07/mas-vale-tarde-que-nunca.html

    miércoles, 11 de julio de 2018
    Más vale tarde que nunca
    Sorprendentemente, los obispos argentinos han comenzado a pronunciarse con claridad contra el aborto luego de que el proyecto de ley fuera aprobado en Diputados y comience su discusión en el Senado.

    El arzobispo de San Miguel de Tucumán, en el Te Deum al que el presidente Macri prefirió no asistir, aunque era su deber, dijo que “el aborto es la muerte de un inocente”; el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en la misa convocada en la basílica de Nuestra Señora de Luján, afirmó que “el aborto no es un derecho sino un drama”, e incluso nuestro amigos Mons. Tucho Fernández, fue tajante en el Te Deum del 9 de julio: “Si el presidente Macri tiene una profunda convicción sobre el tema, que vete la ley como hizo el presidente uruguayo Tabaré Vázquez”.
    No han dicho ninguna novedad ni han defendido la divinidad de Nuestro Señor. Han afirmado, para seguir con la expresión chestertoniana, que el pasto es verde y no es azul. Pero eso ya es mucho, muchísimo, para los obispos argentinos. Más vale tarde que nunca. Es una buena noticia. Pero todos nos preguntamos por qué ahora, por qué no tuvieron la misma actitud cuando apenas se insinuó la posibilidad que esta ley podría ser aprobada. Sin ánimo de hacer un análisis exhaustivo para el que no estoy capacitado, propongo algunas reflexiones.
    1. Una primer motivo tanto de la actitud anterior como del cambio hacia la actual, viene del sometimiento, que no obediencia, que tiene el episcopado argentino hacia el Papa Francisco. Recibe órdenes directas de él y le obedecen sin chistar, so pena de ser misericordiados o humillados, como sucedió con Mons. Aguer. El primer responsable del fracaso en Diputados es Bergoglio.
    2. Hay cuestiones de fondo y cuestiones estratégicas. Si vamos a las de fondo, es claro que los obispos son liberales. Se han tragado con papel celofán incluido el cuento de la democracia y sus bondades. La mayoría no son capaces de ver lo que ésta verdaderamente significa, y los que algo vislumbran se quedan callados. Aceptar la democracia liberal como sistema válido de gobierno implica necesariamente aceptar que todo -TODO- sea debatido. O más bien, que casi todo sea debatido, puesto que los derechos humanos exclusivos para la izquierda revolucionaria de los ’70 no se discute, y no se discute tampoco la culpabilidad de todos los militares de esa época, y no se discute que dos personas del mismo sexo pueda casarse, y otras progresividades por el estilo. Aquí estuvo el primer error: no oponerse decididamente al debate parlamentario sobre el aborto. Más aún, en propiciar y apoyar el debate. El 28 de febrero de este año, la Comisión Ejecutiva de la CEA emitía un comunicado en el que decía: “Que este debate nos encuentre preparados para un diálogo sincero y profundo que pueda responder a este drama, escuchar las distintas voces y las legítimas preocupaciones que atraviesan quienes no saben cómo actuar, sin descalificaciones, violencia o agresión. Junto con todos los hombres y mujeres que descubren la vida como un don, los cristianos también queremos aportar nuestra voz, no para imponer una concepción religiosa sino a partir de nuestras convicciones razonables y humanas”. Craso error. Sobre la verdura del pasto no caben diálogos sinceros ni profundos ni los cristianos tienen nada que decir: ya está todo dicho. El pasto es verde. Eso no se discute.
    3. Otro problema de fondo es el sentimiento vergonzante que habita escondido en el pecho de nuestros obispos: tienen vergüenza de ser cristianos y adalides de una religión que, en un siglo de tantos progresos científicos y humanos, todavía proclame que un predicador judío ajusticiado en una cruz hace veinte siglos es el Hijo de Dios, que unas simples palabras dichas por un sacerdote transforman milagrosamente el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de ese mismo predicador, que las mujeres están impedidas por disposición divina de pronunciar esas palabras, que la sexualidad se orienta primariamente a la procreación y no al placer, y otras antiguallas por el estilo. Este sentimiento de inferioridad los lleva a comportarse como mansas ovejitas y los fuerza a convencerse que los lobos que tienen enfrente no son lobos sino juguetones perritos lanudos. No osan poner en duda el principio por el cual, desde el Vaticano II, los cristianos podemos comulgar sin ningún escrúpulo con los ideales de la humanidad de nuestro tiempo aunque, en apariencia, sean peligrosas para la fe. Nuestros obispos se olvidan que, si bien el evangelio es la salvación del mundo, no se trata sin embargo de un agradable licor que lo hace entrar en calor a través de una borrachera dulce y gozosa. Se trata de un remedio terrible. Cuando el mundo lo gusta, dice como los hijos de los profetas a Elías: “Hombre, la muerte está en la bebida”. Para el mundo, como para Dios, la encarnación es la cruz. El evangelio debe despertar en el mundo una hostilidad que estaba latente, y que será llevada a su paroxismo. Por eso, lo que espera a los apóstoles que predican el evangelio no es la conversión del mundo, sino el odio del mundo. Les aguarda la enemistad del mundo y al mismo tiempo, la victoria sobre el mundo.
    4. Nuestros obispos y muchos católicos de hoy no pueden soportar la idea de tener enemigos. Ellos quieren estar en contra de todo lo que está contra algo, y estar a favor de todo lo que está a favor de algo. “No estamos en contra de nadie”, es su frase favorita. Nadie marchaba en contra del aborto; todos marchaban a favor de la vida. Peor aún, las demostraciones “a favor de la vida” eran una fiesta, con música mundana, hurras y una muestra de desconcertante alegría. Todos los hombres son buenos. Malinterpretamos a los abortistas; incluso el más acérrimo ateo, es más cristiano que nosotros mismos. Es cuestión de hacérselo ver. Pero lo cierto es que los adversarios desprecian al que cede continuamente el terreno. Los obispos “amigos de todo el mundo”, siempre con su sombrero en la mano saludando simpáticamente a todos, se sienten rodeados, sin comprender bien el porqué, de una indiferencia glacial. Todo lo que obtienen sus declaraciones de humilde devoción y de respetuosa admiración por el mundo, es una condescendencia desdeñosa. Nunca sabremos si son conscientes de ella, debido a su perpetuo complejo de inferioridad.

    5. Junto a estos errores de fondo, aparecieron también varios errores de estrategia. El primero es que se creyeron el camelo de que el presidente Macri y su jefe de gabinete Peña estaban real y convencidamente contra del aborto y que la habilitación del debate era solamente una picardía política destinada a distraer a la opinión pública mientras se atravesaba una situación económica difícil; que los números en diputados sobraban para rechazar la ley y, de última, si las papas quemaban, el ejecutivo se jugaría para que la ley no afuera aprobada. Esta ficción es la misma que repitió la semana pasada la mesiánica diputada Elisa Carrió. ¡Pobre Macri! Fue un ingenuo; lo engañaron. Si así fuera, le resultaría muy fácil al presidente de la nación hacer lo que hizo su colega uruguayo: vetar la ley en caso que sea aprobada. Se lo dijo bien claro el 9 de julio Mons. Tucho Fernández. Pero su lenguaraz ya salió a repetir por enésima vez que eso no ocurrirá: Macri respetará el sano juego democrático aunque vaya contra sus convicciones personales. ¡Qué ejemplo de virtud! Es probable que Macri no sea favorable al aborto, pero le importan mucho más otras cosas. La discusión que aparece en la superficie esconde intereses mucho más profundos como queda bien explicado en este video.
    6. El mismo afán que muestra el papa Francisco por evitar las peleas con el mundo progresista -con el otro se pela sin problemas-, impulsó a los obispos argentinos a dejar la pelea contra el aborto en manos de los laicos, puesto que se trata de una cuestión de ley natural. Ellos se limitaron a aparecer el Domingo de Ramos con cartelitos que en los que proclamaban su opción por “las dos vidas”. Y es verdad que el aborto es una cuestión que atañe a la ley natural, pero hay algo mucho más profundo y religioso; hay algo satánico en el aborto, como bien fue expuesto en este blog hace algunos meses. Nuevamente se trata del sentimiento de inferioridad que les impide decir las cosas como son: el aborto es un pecado abominable, particularmente diabólico, y quienes los propician pecan gravísimamente. No significa esto que los laicos no debían hacer su parte, como la hicieron. El problema es que los obispos, por estrategia, no hicieron la suya, y así nos fue.
    7. La saludable reacción de nuestros obispos que estamos observando derivará indefectiblemente en pegar la ley del aborto a las maldades del gobierno neoliberal de Macri. No es cuestión de negar la responsabilidad que tiene este nuevo rico que llegó a la más alta magistratura del país. Seguramente es un apóstata de la fe y muy probablemente sea un comprometido masón. Pero el problema no es de Macri sino, una vez más, del sistema democrático. Los peronistas hubiesen hecho lo mismo. Y no me estoy refiriendo a la inicua equina Cristina Kirchner que anunció que votará a favor ni tampoco a su camarilla de ladrones; me refiero al peronismo clásico: uno de sus representantes más conspicuos, el senador Pichetto, decía: “La Iglesia debería ejercer la tolerancia porque la ley está por encima de los dogmas”. Él, por cierto, votará a favor.
    ¿Qué puede esperarse de la votación en el Senado? Nadie lo sabe. Es verdad que hay mucho malestar dentro de la coalición gobernante, la famosa “grieta” que cada vez se profundiza más. La vicepresidente Michetti ha dicho que no sabe cómo podrá continuar en el gobierno si la ley es aprobada. Los senadores contrarios a la ley se están moviendo y pareciera que lo están haciendo bien. Pero también en la Casa Rosada se están moviendo a pesar de su declamada prescindencia. No puede explicarse de otro modo, por ejemplo, que la senadora Gladys González, que se había manifestado contraria durante la campaña electoral, haya cambiado de postura: obediencia debida o sobre indebidos.
    Nobleza obliga, los obispos argentinos nos están dando un pequeño respiro y, en algún aspecto, hemos dejado de sentirnos huérfanos. Uno se siente raro cuando experimenta esa percepción, entre racional y emotiva, de que hay un padre que nos defiende.

    Aclaración necesaria: Que yo afirme que el debate parlamentario jamás debió admitirse, no significa que, cuando éste indefectiblemente se dio, haya que censurar a quienes participaron de él dando testimonio. Ya lo hablamos en estas páginas.
    Y que tenga mis diferencias en cuanto al modo inexplicablemente festivo que adquirieron las marchas contrarias al aborto, o “a favor de las dos vidas” como les gusta decir, no significa que el hecho mismo de manifestarse masivamente me haya parecido inoportuno. Ciertamente iba a ser ineficaz, como lo fue, pero había que hacerlo aunque, creo yo, debería haber adoptado otra modalidad

  14. Maria OConnor
    11/07/2018 at 8:25 PM

    Lo que me causa risa es que gente de derecha y libertarios o neoliberales se sorprenden porque durante el gobierno de centro-derecha de Macri se pretende legalizar el aborto.

    El aborto y la eutanasia es sumamente util al sistema financiero, o sea a los duenos o propulsores de jubilaciones o retiros privados. No quieren pagar jubilaciones por invalidez, y les molesta que la gente viva tanto tiempo asi que los centros financieros son los que piden el aborto y eutanasia, y por eso se los legaliza durante gobiernos de derecha. Por eso, siempre cuando se imponen las jubilaciones o retiros privados tambien se legaliza aborto y eutanasia y esto ocurre bajo gobiernos de derecha.

    La izquierda molesta con el tema del aborto, pero es dificil que se legalice bajo gobiernos de izquierda, porque en realidad no le sirve a sus intereses u objetivos.

    EEUU legaliza el aborto por primera vez en California bajo el conservador republicano R. Reagan en 1967, y en todo el pais bajo el presidente conservador republicano Richard Nixon en 1973. Estos mismos republicanos que supuestamente legalizaron el aborto para bajar los indices de pobreza diciendo que asi las pobres podran abortar gratuitamente, lo quieren abolir porque resulta que las pobres y minorias no abortan. Las que abortan son las blancas de clase media.

    Los libertarios, liberales o neoliberales como les quieras llamar hablan constantemente de libertad pero uno de sus idolos John Locke era esclavista; solo se referian a la libertad de mercado. En algunos casos a la libertad de poseer esclavos como decian algunos duenos de plantaciones libertarios en el viejo Sur esclavista (el viejo sur del SudEste de EEUU)

    Yo no sigo ni a la derecha, ni a la izquierda porque veo a las sociedades como un cerebro humano, se necesitan los dos hemisferio el izquierdo y el derecho sin un hemisferio se atrofia, o se debilita el cuerpo se paraliza, se debilita o muere. Lo mismo sucede en una sociedad.

    No hay mayor ingenuidad que pensar que los opuestos realmente existen y que no fueron creados por aquello de divide y reinaras. La extrema izquierda y la extrema derecha son funcionales las unas a las otras. Como el comun simbolo del triangulo equilatero, abajo las dos bases estan enfrentadas pero ambos bases en los extremos tienen el mismo vertice superior sobre ambas.

    Asi, que el aborto es pedido por la izquierda, pero siempre se lo legaliza por la derecha. La mejor manera de controlar abusos del estado o de las transnacionales es darle a cada uno un sector de poder. Se necesitan la competencia entre empresas o instituciones estatales y empresas privadas para que no haya abusos. Ningun sector ni los sindicalistas, ni los empresarios comunes, ni las corporaciones transnacionales, ni los asalariados debe tener demasiado poder; pero si todos deben tener una cuota de poder.

    Si el aborto, la eutanasia y la esterelizaciones nacen de la extrema derecha, no de la izquierda. Nacen del eugenecismo y del darwinismo social que creian que podian acelerar los procesos evolutivos. Estos interpretaron muy mal a Darwin, y creen erroneamente que Darwin dijo que sobrevive el mas fuerte. Darwin tenia una mentalidad egalitaria, estaba en contra de la esclavitud, y el hablo de la sobrevivencia del mas apto, y este no necesariamente es el mas fuerte.

    Por otro lado, los pro-vida deben evaluar sus acciones. Si comparto que el aborto es una solucion violenta a problemas sociales; los pro vida estan en contra de anticonceptivos, en contra de entregrar gratuitamente profilacticos, en contra de la inseminacion artificial, encontra de las madres surrogadas (en la mayoria de los casos estas son las abuelas de los ninos por nacer), e ncontra de la fertilizacion in vitro, etc.

    Su excusa para estar en contra de la fertilidad asistida es que los hijos deben procrearse por amor. Es mucho mas amoroso procrear un hijo por inseminacion artificial, que mediante una violacion. Ademas, no existen ninos maltratados que fueron concebidos por fertilidad asistida.

    Lo que se necesita es mas ciencia y menos fanatismo. Mas amor y menos avaricia

    • .....................................
      12/07/2018 at 9:22 AM

      MACRI CENTRO DERECHA AHHHH JAJAJAJ OTRA VEZ CON LO MISMO MARÍA!!!!

  15. BENEDICTO
    12/07/2018 at 8:31 AM

    CARTA A UN SENADOR

    Mucha gente buena ‒tal vez la mejor que habite hoy en esta sociedad‒ inunda las redes sociales pidiéndonos que le escribamos alguna epístola a los senadores para convencerlos de que voten en contra del aborto. Otros más, incluso, nos encomiendan rezar por uno o varios de esos senadores. Nos apena desde el fondo del alma esta noble y confiada aunque recurrente confusión en la que están inmersos. La democracia no es la solución; es el problema. La lucha no es para revertir medias sanciones o cuatro votos robados. Es contra los demonios desatados y sueltos. La historia y la teología nos enseñan que en esa batalla sólo son efectivas dos armas: la Cruz y la Espada. Entonces, he aquí lo que diría nuestra carta, si creyéramos en la conveniencia de remitirla:

    Senador:

    No sé si usted sabe que su autoridad es nula e ilegítima, como lo es la de todos sus pares y superiores, encaramados donde están mediante la tómbola nefanda de la democracia. El poder del que medra, por suculentos beneficios que le acarree, es nulo y completamente írrito, pues se sostiene en la mentira malévola del sufragio universal.

    No sé si usted sabe que existe un Quinto Mandamiento, inabolible y perenne como los restantes, cuyo enunciado dice así: “No matarás al inocente” (Éxodo, 23, 7). Violarlo a sabiendas y sin experimentar culpa o arrepentimiento alguno, lo convierte en un pecador contumaz, cuyo destino último es el infierno. ¿Se ríe, senador? ¿Qué infantilismo el mío, verdad? Me tiene sin cuidado la orgía de su boca. Carcajadas como las suyas pueblan de gritos horrísonos los círculos del averno.

    No sé si usted sabe que hay una clase de pecados que no se perdonan. Son aquellos que hacen injuria al Espíritu Santo, cerrando la mente y el corazón a su influjo (San Lucas, 12, 10). Los aborteros de toda laya –promotores, ejecutores, promulgadores‒ pueden ser tales precisamente porque ultrajan al Paráclito. ¿Le hace gracia, verdad, senador? “¡Estos anacrónicos medievalistas!”. Cante nomás victoria. “De Dios nadie se burla” (Gálatas, 6, 7). Ya no el abismo en el que no cree sino esta tierra que pisa, está repleta de infelices de su laya. Ya no los aquerónticos espacios ante los cuales se encoge de hombros con cinismo, le aguardan tras su muerte; sino esta misma atmósfera de filicidio horrendo en la que tendrá que respirar cada día, hasta que el hoyo se lo trague.

    No sé si usted sabe que vote lo que votare, la ley positiva injusta clama al cielo, y se hace añicos frente al poder irrefragable de la Ley Divina. ¡Sí, parásito enlodado del régimen, boñiga democrática, deyección de la mitad más uno! ¡Sí, macrista, peronista, radical o cómo se llame su tribu de hampones! La Revolución no prevalecerá sobre la Revelación, y el plebiscito de los mártires no se registra en el tablero trucado del Congreso sino en los campos victoriosos de la Vida Eterna. En esos campos no llegan las intrigas rentadas, ni los zorongos verdes, ni las maquinaciones torvas a cambio de una treintena de monedas.

    No sé si usted sabe que a pesar del nefastísimo Bergoglio y del haz de capados que aquí le sirven de Conferencia Episcopal, todavía quedamos católicos que sabemos y constatamos sobradamente cómo la Masonería y el Judaísmo están de modo activo detrás del crimen del aborto. No, senador; esta vez no podrán usar el sofisma de la reductio ad Hitlerum, ni llamarnos conspirativistas. A la vista están los muchos Daniel Lipovetsky o Carlos Roma, para probar hasta la náusea lo que se mueren de miedo de decir Francisco y sus obispos: masones y judíos, por odio a Cristo, están detrás y por delante de esta campaña genocida. Conspiran, complotan, traman secretas conjuras que al final salen patéticamente a la luz. Fechoría tan turbia, eso sí, no sería posible sin la anuencia de los supuestos miembros de la Iglesia, políticamente correctísimos, que pueblan el parlamento y conviven en manso maridaje con los Herodes, Caifás y Pilatos. Para ellos nuestro repudio es aún mayor. Mayor será asimismo para ellos la postrimera arcada divina que el Señor tiene reservada a los tibios (Apocalipsis, 3, 16).

    Vote lo que se le antoje, criminal de paz. Aunque “todos sí (al homicidio de niños por nacer) yo y los míos no” (I Macabeos, 2, 19-22). Yo y los míos no le concedemos licitud alguna a la democracia, no la refrendamos ni convalidamos ni avalamos. La señalamos con el dedo acusador con que se señala a los degenerados para alertar a los honestos. Nos importa tres belines su perorata en los escaños legislativos. No nos representa ni nos interpreta ni nos expresa.

    No sé si usted sabe, senador, que existió un guerrero indoblegable en la romanitas clásica, llamado Coriolano. Beethoven le dedicó una Obertura (Op. 62), y Shakespeare, en su obra homónima, recogió sus filosas y veraces palabras que hago propias, pues iban dirigidas, precisamente, hacia los corruptos miembros del Senado de su época: “¡Oh Dios! Vosotros, insensatos e imprudentes senadores, habéis concedido vuestros votos a la Hidra, el pueblo, el monstruo de mil cabezas; sin ser vosotros más que el cuerno y el ruido del monstruo […]. En cuanto a la muchedumbre veleidosa y hedionda, yo no adulo […]. A mí dadme la guerra; es mejor que esta paz, que es una verdadera apoplejía, una letargia; insípida, sorda, soñolienta, insensible; engendradora de hijos bastardos”. De modo que no le escribo para suplicarle que cambie su voto, o que lo mezcle en la quiniela electoral modificándole alguna jota. Le escribo para advertirle que está en guerra con el Orden Sobrenatural; y que esa batalla ya tiene un Vencedor. El mismo que ustedes han desterrado de la política y de sus miserables vidas.

    Por último, no sé si usted sabe, senador, que a los católicos se nos enseña que la oración debe ser segura, recta, ordenada, devota y humilde. Porque según predica San Juan Damasceno, la plegaria es “la petición a Dios de las cosas que nos convienen y son decorosas” (Expositio fidei, 68). He aquí entonces que elevo en la ocasión este rezo, que contiene el Salterio: “¿De veras, jueces, administráis justicia, juzgáis según derecho a los hombres? ¡No! Conscientemente cometéis injusticias, abrís camino a la violencia en el país. Los criminales […], los embaucadores […] están envenenados con veneno de víbora, sordos como el áspid que se tapa el oído para no oír la voz de los encantadores, del mago experto en el encanto. Oh Dios, rompe los dientes de su boca, a estos leones, rómpeles las muelas; que se disuelvan como agua derramada, que se sequen como hierba que se pisa; pasen como la babosa que se deshace en baba, como el abortado que nunca vio la luz. Antes que vuestras ollas sientan la llama de la zarza, sea verde o quemada, las barra el huracán. El justo se alegrará […]. La gente dirá: «Sí, hay premio para el justo. Sí, hay un Dios que hace justicia en la tierra»” (Salmo 58, 2-12).

    Si nada de esto sabía, Senador, ahora ya lo sabe. Vivan ustedes en Cartago, en Moloch y en Sodoma. Nosotros nacimos y queremos vivir y morir en La Argentina.

    No lo saludo atentamente, ni espero que se encuentre usted bien al recibir la presente.

    Ciudad de la Santísima Trinidad, junio 21, 2018.

    Antonio Caponnetto

    • .....................................
      12/07/2018 at 9:23 AM

      BENENITO SOFISTA POR SU CULPA Y LA DE SUS SOCIOS NO TENEMOS LA VERDADERA MISA.

    • Jorge de San Miguel
      12/07/2018 at 11:10 AM

      Muy bueno, Sr. Caponnetto.
      Mi reflexión es la siguiente:
      En nuestro país he y hemos conocido básicamente dos tipos de gobierno: “militares”, y “democráticos”.
      De los segundos yo diría que su manejo por los enemigos de la cristiandad es a todas luces evidente.
      Pero de los primeros diría que tampoco supieron o pudieron prevenir la manipulación a que fueron sometidos por el mismo artero enemigo.

  16. BENEDICTO
    13/07/2018 at 8:50 AM

    ALGUNAS CONSIGNAS
    POLÍTICAMENTE INCORRECTAS
    PARA LAS ACTUALES
    CIRCUNSTANCIAS

    * Sí al Quinto Mandamiento; no al aborto.

    * Toda vida vale si se vive respetando el Plan de Dios.

    * No hay que probar que el embrión es persona humana desde el principio; sino que el demonio es homicida y mentiroso desde el principio; y que a él sirven activamente los partidarios del aborto.

    * El vitalismo o providismo es una filosofía falaz, de peligrosa raigambre pagana y neopagana. Cristo es la Vida, y sólo por amor a Él, en Él y por Él, tiene sentido nacer, vivir y morir.

    * Salvemos las dos vidas, si Dios así nos lo permite, si así se lo pedimos y ponemos nuestro mejor empeño. Pero hay santas, como Gianna Beretta Molla, que ofrecieron su vida para que viviera el hijo por nacer. Y hay filicidas feroces a las que hay que salvar de sus garras las vidas de sus hijos, así pierdan las de ellas.

    * El aborto está financiado y promovido por el Judaísmo triunfante, no por el Nacionalsocialismo derrotado. En política también está mal abortar la realidad de los hechos y de sus personajes, aunque ellos resulten en las antípodas de nuestras convicciones.

    * En el Tercer Reich estaba penado el aborto. La Unión Soviética de Lenín lo legalizó. En historia también está mal abortar la verdad de lo acontecido.

    * Identificar al abortismo con el nazismo no es banalizar el holocausto. Es parte de un calculado sofisma conocido como reductio ad Hitlerum, inventado por el hebreo Leo Straus en 1951.

    * El abortero Carlos Gastón Roma es masón, igual que su mandante, el siniestro Macri. Las masonas, por su parte, en estos días recientes de julio de 2018, a través de un comunicado de la Gran Logia Femenina Argentina, presidida por Mariela Rodríguez Ruiz, se han expedido a favor del crimen abortista. ¡Basta de callar los nombres de los verdaderos culpables! ¡Basta de temblar ante los hijos de las tinieblas! León XIII solicitaba ‒por lo menos‒ arrancarles sus máscaras.

    * Pedir valentía es exigir que se señale de una vez la responsabilidad criminal de la judeomasonería, y la de la de la totalidad de sus sirvientes y cómplices enquistados en el oficialismo y en la presunta oposición. La cultura de la muerte que decimos rechazar, también debe obligarnos a no consentir –en ningún ámbito‒ la muerte de la veracidad.

    * Estar pendiente del voto de los diputados o de los senadores es justificar la prevalencia de la coima, de la ruleta electoralera y del número eventual y fluctuante por sobre el imperecedero Decálogo.

    * Nadie debe permanecer un segundo de vigilia esperando el recuento de sufragios comprados y vendidos por los hampones del sistema democrático. Sus leyes perversas son insanablemente nulas frente a la Ley Divina. No seamos rehenes voluntarios de quienes usan el poder para comportarse como nuestros secuestradores.

    * Santa Teresa pide no dormir porque no hay paz sobre la tierra; y hay que hacerle caso. Nos pide militar bajo la bandera de Cristo Rey; no estar atentos al tablero maloliente de los cuentavotos oficiales.

    * No somos protagonistas de un Boca-River con localidades asignadas para cada bando en la Plaza del Congreso, y un cordón de seguridad en el medio. No debe importarnos ser más, sino ser héroes y santos. Sobrenaturalicemos la lid. Es nuestra mayor y más legítima ventaja.

    * La Constitución ampara hoy la vida del embrión y mañana puede cambiar el artículo pertinente. Así son sus inicuas reglas de juego impuestas por el liberalismo. Las Tablas del Sinaí, en cambio, son irrevocables. La Alianza con Moisés es más importante que el Pacto de Olivos. Sepamos en quién confiar.

    * No amenace a un político con negarle su próximo voto. Amenácelo con la resolución de no ser jamás partícipe del sistema que los prohíja a él y a sus secuaces. Si se queda sin su voto hallará otros. Es su especialidad. Si se queda sin estercolero morirá, porque se alimentan de basura.

    * Nadie está proponiendo el abstencionismo, ni el quedarse de brazos cruzados. Pero la omisión de la Verdad Entera es más grave que la emisión de un error. Y el activismo que desprecia y margina a los testigos de la Verdad Entera, para poder contemporizar con el mundo y sumar adherentes, no es moralmente grato a los ojos de Dios.

    * Estamos ante un combate de hondas raices teologales. Quien crea que es una competencia de plazas más llenas, de cacerolas más ruidosas, de estadios más repletos, de lenguajes más prosaicos y vulgares, de profesiones de fe democrática o de marchas más sincretistas, no puede conducir una genuina resistencia. Será funcional a la forma mentis de la modernidad.

    * Cuidado con los flamantes valientes con carnet de militantes. Viven todavía los miembros de varias generaciones que pelearon en soledad y en aislamiento, durante décadas, sin patrocinadores ni estructuras ni medios ni redes sociales. Su osadía les valió cárceles, persecuciones y amenazas. En tamañas peripecias fueron dejados solos y aún acusados de extremosos, cuando no de poetas y soñadores.

    * Macri no defraudó a ningún electorado. Una nación se defrauda a sí misma cuando se convierte en electorado y le entrega el gobierno a cualquiera de estos repugnantes malparidos de turno.

    * Llamarlos traidores es suponer en ellos la categoría de la lealtad. Son rufianes de bandas delictivas intercambiables. Crápulas sin conciencia moral, sin honor y sin Fe Verdadera. Así funciona la partidocracia. Como una estructura de pecado. Hay que elegir el bien; si no hay bien no hay que elegir, y el mal menor es igualmente un mal. Hay que atreverse a quemar las naves.

    * No le escriba a ningún senador. Son analfabetos morales, ágrafos éticos. Y si usa una carta, que no sea para considerarlos interlocutores válidos sino para repudiarlos.

    * No hay que hacer la Revolución en sentido contrario. Hay que hacer lo contrario de la Revolución. Copiar los procedimientos del enemigo es haberse dejado seducir por sus criterios y modalidades.

    * En buena hora los obispos quieran consagrar nuevamente la patria a la Virgen de Luján. Primero deberían pedirle a Nuestra Señora que los convierta en varones y en católicos.

    * En buena hora asimismo quieran reaccionar los creyentes contra las anunciadas manifestaciones de apostasía pública. Pidamos entonces la abdicación de los pastores que no son garantes de la ortodoxia sino cómplices activos de la herejía.

    * Ésta no es una batalla cromática sino teológica. Tampoco sentimentalista o sensiblera. Chupetes y escarpines queden al pie de la cuna. En la lid se alcen los pendones cristeros, los estandartes vandeanos, las aspas de Borgoña, el Cristo de la Legión y la bandera de Facundo.

    ¡RELIGIÓN O MUERTE!
    ¡VIVA LA PATRIA!
    ¡VIVA CRISTO REY!

    Antonio Caponnetto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *