En la vida espiritual el que no avanza, retrocede

Al Chino Fernández, in memoriam

Cuando de la realidad borramos o ignoramos su dimensión sobrenatural (la que no podemos explicar a través de la razón calculadora), no la logramos entender, pues la realidad no se convierte de suyo en natural sino en una realidad antinatural.

Este es un principio fundamental en la vida del espíritu que ha sido dejado de lado tanto en el conocer como en el ser. Tanto en el ámbito del conocimiento como en el dominio de la falsa espiritualidad moderna en sus múltiples variantes. Un ejemplo vale por mil palabras, así cuando la reforma luterana negó la idea católica de matrimonio como sacramento indisoluble, sosteniendo que el matrimonio es un asunto humano contractual permitiendo el divorcio, ello terminó en el matrimonio civil de Napoleón, que hoy se extendió a los matrimonios antinaturales de gays y lesbianas.

Cuando afirmamos con total certeza que en la vida espiritual el que no avanza retrocede nos estamos apoyando en este principio superior: si negamos lo sobrenatural terminamos afirmando lo antinatural.

La idea de progreso, tan antigua como el mundo, pero modernamente desde Kant para acá, nos dice que el mundo y el hombre progresan ineluctablemente a través de la historia. Esta idea encierra en sí contradicciones insalvables. Así, en pleno siglo XX, época de esplendor de la ciencia y la tecnología, el progreso exponencial de éstas produjo la bomba atómica con miles y miles de muertos inocentes. Sabemos que el mal en el inocente es inexplicable. Es una perversión de la causa que lo comete, sea un sujeto sea una disciplina.

El capitalismo liberal entendió el progreso como un proceso de acumulación y así llegamos en el siglo XXI a una sociedad de consumo cada vez más desigual e injusta.

El socialismo marxista lo entendió como la construcción de “la sociedad comunistas de los productores asociados” y terminó después de setenta años con un costo de 100 millones de muertos.

Los antiguos filósofos lo entendieron como el paso de lo peor a lo mejor.

Desde el punto de vista del espíritu, esto es, del conocer profundo, el progreso se desarrolla en intensidad o en profundidad. Nunca lineal ni horizontalmente. La profundidad del progreso nos indica el grado de interiorización existencial del sujeto.

Y este es el sentido profundo del progreso, la interiorización cada vez más intensa de las verdades que conocemos, o mejor, que barruntamos. El proceso de interiorización tiene grados sucesivos que contienen unos a otros en una jerarquía similar a la celeste.

La teología, un ámbito que estamos orillando, se maneja con dogmas que son fórmulas que nos dicen qué hacer y qué pensar, mientras que la filosofía es un saber profano que no puede vivir de fórmulas sino que tiene que correr el riesgo del pensamiento. Nadie dispensa al filósofo de pensar por sí y hacer avanzar su ciencia.

Pero es cierto también que la filosofía tiene fórmulas o principios a priori como los de no contradicción (una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto) o el de identidad (todo lo que es, es idéntico a sí mismo), pero esas fórmulas al igual que las de la teología hay que interiorizarlas, hacerlas propias. Que penetren en la consciencia profunda del yo personal.

Pero esto no basta, una vez que uno asume estas verdades y valores de mayor jerarquía, no se puede, hablando en criollo, dormir en los laureles sino que tiene que actualizarlos, y esa actualización supone un trabajo constante, porque el progreso en la interiorización conlleva el riesgo de la regresión, sino avanzamos en forma permanente.

El carácter de regresible del proceso de interiorización de verdades espirituales nos puede llevar a un retroceso que nos haga perder lo ganado. Ello nos obliga a estar siempre atentos, siempre prestos, siempre despiertos no solo para defender nuestras conquistas existenciales sino para lograr cada vez una visión más clara, profunda e intensa de éstas.

Llegados a esta dimensión del ser y del obrar el sujeto muestra que la virtud no se agota en el control de las pasiones sino que se muestra en las preferencias. No solo es libre sino que puede ser “más libre”, no aspira solo a querer algo sino a quererlo mejor, nos enseña el filósofo español Leonardo Polo.

Llegamos así a la fórmula de nuestro título: en la vida espiritual el que no avanza, retrocede.

Alberto Buela

buela.alberto@gmail.com

Share
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Guillermo Ramos
Guillermo Ramos
5 months ago

¡Excelente reflexión Don Alberto! ¡Hago mías cada una de sus palabras! ¡Felicitaciones!

Adolfo H
Adolfo H
5 months ago

Cuando la batalla va bene avanti con el pene, cuando la batalla amengua avanti con la lengua ma cuando la batalla va nulo …avanti con el culo ma avanti sempre avanti jaja