La elección del odio

Releyendo el “dogma Socialista” de Esteban Echeverría encontré el siguiente párrafo: “Los tiranos y egoístas fácilmente ofuscaron con su soplo mortífero la luz divina de la palabra del Redentor y pusieron, para reinar, en lucha al padre con el hijo, al hermano con el hermano, la familia con la familia. Ciego el hombre y amurallado en su yo creyó justo sacrificar a sus pasiones el bienestar de los demás, y los pueblos y los hombres se hicieron guerra y se despedazaron entre sí como fieras (…) El egoísmo es la muerte del alma. El egoísta no siente amor, ni caridad, ni simpatía por sus hermanos. Todos sus actos se encaminan a la satisfacción de su yo; todos sus pensamientos y acciones giran en torno de su yo; y el deber, el honor y la justicia son palabras huecas y sin sentido para su espíritu depravado. El egoísmo se diviniza y hace de su corazón el centro del universo. El egoísmo encarnado son todos los tiranos”. Echeverría pensaba en Juan Manuel de Rosas quien en aquel entonces detentaba la suma del poder público. Sin embargo, la historia de nuestro país ha demostrado que también los gobernantes democráticos desplegaron un egoísmo desenfrenado y un maquiavelismo sin igual para conseguir lo único que les importaba: conservar el poder.

Valga como ejemplos, para no irnos tan atrás en el tiempo, Cristina Kirchner y Mauricio Macri. Echeverría los hubiera defenestrado con su pluma. Luego de su notable victoria en octubre de 2011 Cristina tuvo todo a su disposición para hacer una gran presidencia. Fracasó por una simple y contundente razón: primó en ella su egoísmo desenfrenado, lo que la condujo a ejercer el poder pensando exclusivamente en su continuidad en 2015. Se olvidó del bien común público, de conducir los destinos del país en base al consenso y al diálogo. Puso todo su empeño en profundizar la grieta que había surgido en 2008 a raíz del conflicto por la resolución 125. En 2013 su sueño reeleccionista se desmoronó como un castillo de naipes. A partir de la derrota en las elecciones de medio término se dedicó a planificar el mejor camino a seguir para retornar en 2019. Y llegó a la conclusión que lo mejor para ella era que su sucesor no fuera Daniel Scioli sino Mauricio Macri, su antagonista preferido. ¿Por qué? Porque imaginó (y lo que está pasando ahora en el país le está dando la razón) que un gobierno de Macri sería tan calamitoso que el pueblo terminaría rogando por su regreso. Ello explica su inacción durante la campaña electoral de 2015. Apostó, pues, por la derrota de Scioli.

Es probable que Cristina haya tenido en mente aquella frase de Mao “cuanto peor, mejor”. Cuanto peor le vaya a Macri, mayores serán sus chances de retornar al poder en 2019. Por su parte, Mauricio Macri seguramente fue consciente de la estrategia de Cristina. Luego de asumir el 10 de diciembre de 2015, ha venido gobernando hasta el día de la fecha confrontando con la ex presidente. Macri siempre necesitó tenerla de enemiga y Cristina siempre necesitó tenerlo de enemigo. La grieta, magistralmente descripta por Echeverría, fue una estrategia compartida por ambos contendientes. El egoísmo de los políticos más poderosos del país es, qué duda cabe, gigantesco.

Cristina apostó por el fracaso de Macri. Macri, por el miedo a un retorno del kirchnerismo. Ambas apuestas están en lo cierto. Macri fracasó pero ello no ha impedido que sean millones los argentinos dispuestos a seguir confiando en él con tal de que Cristina no vuelva a ser presidente. En este juego de suma cero el gran perdedor es el pueblo argentino. Porque tanto Cristina como Macri lo están manipulando de tal manera que al llegar la hora de votar, lo que primará será la emoción y no la razón. El próximo presidente dependerá de cuál odio impone sus condiciones: si el odio a Macri o el odio a Cristina. Si quienes odian a Macri son más en número que quienes odian a Cristina, Alberto Fernández será el próximo presidente. En cambio, si quienes odian a Macri son menos en número que quienes odian a Cristina, Macri conseguirá la reelección. La elección que se avecina será la elección del odio.

“El egoísta no siente amor, ni caridad, ni simpatía por sus hermanos. Todos sus actos se encaminan a la satisfacción de su yo; todos sus pensamientos y acciones giran en torno de su yo”. Cristina Kirchner y Mauricio Macri dan fe de ello.

Hernán Andrés Kruse

Share

9 comments for “La elección del odio

  1. Parka
    07/07/2019 at 9:35 AM

    Excelente síntesis. Hace 4 años que vengo repitiendo lo mismo.

    • ARGUENZUELA
      07/07/2019 at 11:55 AM

      A ESTAS ALTURAS YA SIN DUDAS DEL POR QUE DE SU VIL ACCIONAR, TODOS LOS QUE DE UNA U OTRA FORMA DISIMULEN, DEFIENDAN O JUSTIFIQUEN ESTE MODELO DE DESTRUCCION NACIONAL, MAS ALLA DE LAS IDEOLOGIAS; ES COMPLICE DEL PEOR SAQUEO DE LA HISTORIA ARGENTINA.
      POR LO TANTO DEBE SER REPUDIADO CON TODA LA FUERZA; EN CUALQUIER LUGAR Y DE LA FORMA MAS VEHEMENTE..

      EL QUE CALLA O DISIMULA POR LA RAZON QUE SEA, TAMBIEN ES COMPLICE POR ERROR, OMISION, CONTEMPLACION, INTERES, ETC

  2. Descarrió lilitum
    07/07/2019 at 10:11 AM

    CFK, tenía a Laclau.
    Y MM, tiene a Duran Barba.

    Son lo mismo.

    El titiritero esta afuera.

  3. mari
    07/07/2019 at 11:48 AM

    El problema es que la razón nos demuestra que ningún político vale nada .Macri ha destruido todo y ella la gente en su desesperación no ve en el peligro que estamos con esa nueva constitución y los tribunales populares ,El lema destruir para después construir un nuevo orden lo hace macri y ahora ella quizas construya en el nuevo orden comunista

  4. 07/07/2019 at 12:11 PM

    Muy acertada la síntesis (incompleta) de logros y virtudes del candidato del Frente de Todos en el artículo del 07/07/19 “Alberto Fernández y los tres monos de Nikko”. Ayuda a refrescar la memoria y a pensar más cuidadosamente.

  5. Ironics
    07/07/2019 at 1:53 PM

    Hace años vengo diciendo Mauricio es Cristina. Los hechos me han dado, lamentablemente, la razon.

    Por lo tanto, mi primer voto es para Espert, luego si hay ballotage entre el estupido y la chorra, lamentablemente, tendre que votar al estupido.

    Pero que quede claro, el primer voto es para señalar a los responsables politicos del pais, que pienso como ciudadano.

  6. chapita
    07/07/2019 at 4:39 PM

    El “dolape”, tiene ideas claras. pero piensa en una Argentina de mucho dolor.
    No se si lo soportaría.
    Creo que en lo matemático sus ideas cierran. Pero en lo político, no.
    El cambio llevará-si se realiza- varios años.
    Los que les llevo a los países vecinos.Hoy, de economías, mas o menos sustentables.
    Y con otras idiosincrasias y realidades sociales.

  7. Elga
    07/07/2019 at 8:42 PM

    Por primera vez estoy de acuerdo con Ud.Entramos en una trampa de destruccion

  8. chapita
    07/07/2019 at 9:28 PM

    Elga.
    Siempre hay tiempo para estar peor.
    Pero también, para salir adelante y ser mejor.
    Miremos el lado positivo.
    Sino ¡Chau!! Kaput. finite. ¡Siamo fuori dil mondo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *