La Santa Inquisición

Llama poderosamente la atención que Armando Ribas, en su artículo “Impunidad, terrorismo y demagogia” (“La Prensa”, 9/4), siga insistiendo con el exabrupto de “cuando el que gobierna es Dios, el que se le opone es hereje y hay que matarlo. Tal fue la época de la Inquisición en Europa…” (sic), que constituye una falsa y falaz premisa y desconocimiento de la doctrina de la Iglesia, que debería repasar antes de emitir tan peregrina afirmación; pues ese tribunal que denosta, de la Santa iglesia Católica Apostólica Romana, nació en el siglo XIII con motivo de las herejías de albigenses, cátaros y valenses, que surgieron en el siglo XII en el sur de Francia y norte de Italia, que negaban la fidelidad, verdadero fundamento del orden civil, que era sagrada, y causaban estupor por prohijar la felonía, como también la usura, aprobaban el suicidio, condenaban toda guerra, incluso la defensiva, todo lo cual era insoportable para el criterio moral medieval. Ya que el emperador Federico II aprovechó para deshacerse de algunos enemigos políticos, acusándolos de ser miembros de esas sectas herejes, es decir practicar la brujería, las quejas llegaron al Sumo Pontífice Gregorio IX, que decidió intervenir y designó a un teólogo intentando evitar su uso político. La Iglesia intervino con esa nueva instancia jurídica que tenía por misión principal convertir al acusado y protegerlo del tribunal civil. Sus penas eran todas de naturaleza espiritual, y como tribunal eclesiástico tenía prohibido derramar sangre. Si el reo realmente era culpable y se obstinaba en su delito, se limitaba a “relaxarlo al brazo secular”, que aplicaba la pena que estimara conveniente, según el derecho romano.

La Inquisición creó el abogado defensor, siendo el primer tribunal que exigió se demostrara fehacientemente la culpabilidad del reo, lo que salvó la vida de miles de supuestos brujos (para el conocimiento de Ribas) que en países protestantes durante el siglo XVII serían ejecutados por millares, no aceptó ninguna causa en virtud de un solo testimonio, exigía al menos tres, antes de ponerse en movimiento, e inició la investigación previa de los testigos para evitar venganzas y calumnias. En suma, fue el origen de la moderna doctrina que cree inocente al acusado hasta que se demuestre lo contrario, y lo trataba como tal. La Santa Inquisición fue querida por los pueblos protegidos por ella. Su más preciado fruto fue evitar los derramamientos de sangre por motivos religiosos (que Ribas tome debida nota), que se produjeron precisamente donde no funcionó.

Alfredo Nobre Leite

marimba37@outlook.com

Share
Subscribe
Notify of
guest
14 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Lic.Carla Fridman
Lic.Carla Fridman
4 years ago

SOS UN DESPRECIABLE CARADURA, SI PUDIERAN SEGUIRIAN MATANDO A TODO EL QUE PIENSA DIFERENTE.
VIVA LA LIBERTAD DE CONCIENCIA
VIVA EL LIBRE PENSAMIENTO
FUERA EL FACHISMO CATOLICO, TOTALITARIO, GENOCIDA, TORTURADOR, RACISTA, CRIMINAL

Tomás Waibel
Tomás Waibel
4 years ago

Ud. destila odio contra la Iglesia por todos los poros, sin dar un solo argumento. Es curioso que Ud. no le reprocha todo eso al estado judío en Palestina (“Israel”).

VULCANO
VULCANO
4 years ago

“La Santa Inquisición fue querida por los pueblos protegidos por ella”….Respetando las ideas: ¿No será mucho?……..

Belugablanca
Belugablanca
4 years ago

UN JOVEN CAMIONERO DE 24 AÑOS SE VIO RODEADO POR UN PIQUETE EN LA RUTA SAN LORENZO, parece que en su desesperación y nerviosismo pretendió AVANZAR, SIN EMBARGO UN PIQUETERO DE 38 AÑOS SE LE PUSO INTESPETIVAMENTE DELANTE, desgraciadamente el jóven conductor lo atropelló y EL PIQUETERO MURIO.
EL FISCAL PIDE LA PENA MAXIMA DEL HOMICIDIO SIMPLE, para el jóven camionero.
EL HECHO ES HOMICIDIO O ” ACCIDENTE PROVOCADO POR LA VICTIMA”, todo teniendo en cuenta el contexto donde se desarrollaron los acontecimientos.???

Pehúen Curá
Pehúen Curá
4 years ago
Reply to  Belugablanca

Beluga, el camionero va preso, la calle todavía es de los violentos piqueteros, sindicalistas, falsos docentes, madres y abuelas. Por ahora.

Tomás Waibel
Tomás Waibel
4 years ago
Reply to  Pehúen Curá

Parece ser que Argentina está volviendo a los 70.

elga
elga
4 years ago

Le diria al que comenta las bondades de la santa inquisicion que visite el Museo de la Inquisicion de Lima (Peru),Quiza no la encuentre tan bondadosa

Ironics
Ironics
4 years ago

Alfredo Nobre Leite:

Como Elga, le aconsejo visite los Museos del Palacio Ducal en Venecia, incluso los del Vaticano y vera que tan Santos eran los hijos de puta que integraban la Santa Inquisicion.

Lo suyo es una defensa repugnante del terror religioso al estilo de los ultra islamicos.

Con todo respeto, porque no se va a la mierda caradura !!

PD:
Ah me olvidaba, me escribio Galileo Galilei (ese del “eppour si muove ?) y me dice si no tiene otra cosa que hacer que escribir pelotudeces.

Tomás Waibel
Tomás Waibel
4 years ago
Reply to  Ironics

El fundador de la teoría heliocéntrica, Copérnico, nunca tuvo problemas con la Iglesia.

Si Galileo Galilei los tuvo no ha sido porque defender esa teoría, sino porque afirmó que la Biblia se había equivocado al decir que el sol sale y se pone, pues con ello esta afirmando la teoría geocéntrica.

Lo cual es lógico pues para la teología la cuestión si el sistema solar es helio o geocéntrico no tiene importancia alguna (la Iglesia jamás enseñó que el sistema gira alrededor de la tierra).

Tampoco hay prueba alguna que Galileo Galilei haya dicho “igualmente se mueve”. Parece ser que fue algo que inventaron periodistas ingleses decenas de años después.

POCHO
POCHO
4 years ago

Alfredo leite y la recontraputamadre que te pariò

HABEMUS DUCEM
HABEMUS DUCEM
4 years ago

BIEN LEITE METALE LENA A LOS MASONES

Elisabeth Araceli Maza
Elisabeth Araceli Maza
4 years ago

El articulo me parece una revisión histórica mas bien cosmética… que niega el sufrimiento moral y físico que causo la Inquisición REALMENTE, y es de igual catadura que la que defiende, o niega, las perversiones de los sacerdotes católicos pedófilos. Mas de lo mismo… mas de lo peor…

Tomás Waibel
Tomás Waibel
4 years ago

La cantidad de sacerdotes o “sacerdotes” modernistas pedófilos no pasa del 0,9 % del total de personas involucradas en abuso de menores. Entre pedofilia y celibato no hay ninguna relación, pero parecer que la hay con la homosexualidad. La inmensa mayoría de los victimarios son hombres casados y parientes de la víctima.

La Iglesia siempre condenó la pedofilia, especialmente si el victimario es sacerdote, e impuso medidas preventivas y castigos severos para los transgresores. Si en la “iglesia” de Bergoglio no se respetan esas medidas preventivas y no se aplican las sanciones previstas, por “misericordia”, no es de responsabilidad de la Iglesia.

Llama la atención que aquellos que tanto se “indignan” en caso de abuso de menores cuando el autor del delito es una persona que ello consideran sacerdote católico, el cual en realidad no es ni sacerdote ni católico, no dicen nada cuando el delincuente es un rabino o un religioso musulmán.

Por lo visto los enemigos del catolicismo usan caso aislados de pedofilia en la “iglesia” de Bergoglio para demonizar a la Iglesia católica.

Tomás Waibel
Tomás Waibel
4 years ago

La Santa Inquisición ha sido y es un tribunal eclesiástico, cuyo fin es velar por la ortodoxia en la Iglesia.

La Santa Inquisición uso solamente muy raras veces la tortura y no participó en nada de la caza de brujas, la cual fue llevada a cabo en los países protestantes por el estado.

Las “víctimas” de este tribunal han sido ejecutadas por el brazo secular, porque los herejes promovían la subversión del orden político-social católico. O sea, incluso si la Santa Inquisición no hubiesen existido, muchos de estos herejes hubiesen sido condenados y ejecutados por el estado.

La Santa Inquisición condenó en España en un espacio de tiempo de 330 años alrededor de 4.000 herejes a la pena de muerte, es decir, doce por año.

Todos aquellos que quieren escuchar la otra campana, para poder hacer un juicio equilibrado sobre la cuestión, les recomiendo leer el libro del autor católico Henri Bello “La verdad sobre la Inquisición”.

Llama la atención los liberales, defensores de las sacrosantas libertades masónicas, que demonizan ese tribunal eclesiástico, glorifican la Revolución mal llamada Francesa, la cual impuso los ideales de Libertad-Igualdad-Fraternidad con la guillotina, asesinando decenas de miles de personas por el solo hecho de pertenecer a tal o cual clase social y/o ser católicas y/o monárquicas y oponerse a la Revolución.

Semejante hipocresía recuerda a la de los admiradores de Castro y del “Che” que le reprochan a los militares argentinos haber violado durante la represión del terrorismo comunista los DDHH.