Principal protagonista de una proeza

Faltan pocos días para lunas PASO que determinarán qué chances tienen Mauricio Macri de ser reelecto y Alberto Fernández de sucederlo el 10 de diciembre. Lo único que no admite ninguna duda es que ese día el actual presidente terminará su mandato, lo que para la Argentina constituye un verdadero hecho histórico. ¿Por qué? Porque por primera vez desde que Juan domingo Perón asumió el 4 de junio de 1946 a la fecha ningún presidente no peronista (o antiperonista, si usted lo prefiere) elegido en las urnas logró terminar su mandato. Semejante patología política llevó a algunos analistas a esbozar una ley sociológica que reza lo siguiente: “en la Argentina el peronismo es la única fuerza política capaz de garantizar la gobernabilidad”. Ello significa que a partir de junio de 1946 hasta diciembre de 2015 la democracia argentina tuvo escasa legitimidad de ejercicio.

Juan Domingo Perón fue presidente de la nación entre el 4 de junio (aniversario del golpe de Estado de 1943) de 1946 hasta el 16 de septiembre de 1955, día en que las fuerzas armadas lo derrocaron. El gobierno de la Revolución Libertadora convocó a elecciones para febrero de 1958, las que tuvieron como únicos contendientes a Ricardo Balbín (UCRP) y Arturo Frondizi (UCRI). Frondizi resultó el vencedor gracias al pacto que selló con Perón. En marzo de 1962 las fuerzas armadas lo derrocaron y luego lo enviaron detenido a la isla de Martín García. En julio de 1963 hubo elecciones presidenciales que le otorgaron el triunfo a Arturo Illia (UCRP), quien venció ajustadamente a Oscar Alende (UCRI) y al general Pedro Eugenio Aramburu (UDELPA). En junio de 1966 Illia, el presidente más honesto de la historia argentina, fue derrocado por las fuerzas armadas. Tanto Frondizi como Illia tuvieron un común denominador: no debieron competir con el peronismo, proscripto por las fuerzas armadas. Ambos mandatarios no lograron hacer pie porque el partido militar desconfiaba de ellos. A Frondizi no le perdonaron su cercanía con Perón y a Illia su supuesta mansedumbre y lentitud.

El 30 de octubre de 1983 se produjo un hecho histórico. Por primera vez un candidato presidencial no peronista lograba vencer a un candidato peronista en elecciones sin proscripciones y sin fraude. Raúl Alfonsín le sacó 12 puntos de ventaja a Ítalo Luder rompiendo con el mito de la imbatibilidad electoral del movimiento fundado por Perón. Gracias al triunfo de Alfonsín el sistema de partidos se convirtió realmente en un bipartidismo, entendiendo por tal a la existencia de dos grandes fuerzas políticas competitivas, aptas para acceder al poder a través del voto popular. El peronismo intentó acomodarse a la nueva situación, completamente inédita para él, como pudo. Pero no perdió sus mañas y con 13 paros generales de la CGT ubaldinista le hizo la vida imposible a Alfonsín. Los graves errores de política económica del gobierno condujeron a principios de 1989 a un proceso hiperinflacionario que obligó a Alfonsín a adelantar las elecciones presidenciales. Fue un durísimo golpe para la novel democracia y para la inmensa mayoría del pueblo que se había ilusionado enormemente con ese dirigente que no se cansaba de recitar el Preámbulo de la constitución al final de cada acto público.

El radicalismo retornó al poder en 1999 de la mano de Fernando de la Rúa. Para semejante proeza contó con la ayuda del Frepaso, aquella fuerza de centroizquierda liderada por Carlos Chacho Álvarez y José Octavio Bordón. Las profundas diferencias entre ambos líderes quedaron expuestas al estallar la crisis de la Banelco que derivó en la renuncia a la vicepresidencia de Álvarez. Rodeado por sus incondicionales De la Rúa demostró una inoperancia supina para hacer frente a la crisis que le estalló en sus manos en diciembre de 2001. La ley sociológica quedaba nuevamente corroborada.

En diciembre de 2015 el pueblo le dio otra oportunidad a un dirigente no peronista para ser presidente. Asumió aquel 10 de diciembre un dirigente conservador, no peronista y fiel representante de los intereses de la oligarquía. Mauricio Macri puede ser considerado como la reencarnación del General Juan B. Justo, el emblema de la década infame. Pero a diferencia del hombre de armas, Macri llegó a la presidencia por el voto popular luego de superar a Scioli en un duro ballotage. La pregunta que muchos se formulaban era la siguiente: ¿cuánto duraría en la presidencia Mauricio Macri? Con el correr de los meses demostró ser mucho más fuerte de lo que la gran mayoría de los argentinos suponían, a tal punto que luego de su victoria en las elecciones parciales de octubre de 2017 nadie dudaba de su reelección en 2019.

Graves errores de política económica lo obligaron al presidente a pedir ayuda al FMI en mayo del año pasado. A partir de entonces su gobierno comenzó a tambalear. El dólar se enloqueció y creció de manera dramática la pobreza. Sin embargo Macri no bajó los brazos y hoy nadie duda de que es un candidato competitivo. Luego de repasar fugazmente los traumáticos finales de las presidencias de Frondizi, Illia, Alfonsín y de la Rúa, cabe reconocer que, a pesar de todos los desastres que viene cometiendo, Mauricio Macri será el protagonista fundamental de una proeza: ser el primer presidente no peronista que fue capaz de terminar su mandato respetando los tiempos constitucionales. Lo que, tratándose de la Argentina, no es poco.

Hernán Andrés Kruse

Share

13 comments for “Principal protagonista de una proeza

  1. HERNÁN DE ROSARIO
    04/08/2019 at 11:15 AM

    Fe de erratas:

    el presidente durante la década infame (1932-1938) fue el general Agustín P. Justo.

    • Javierferrero
      04/08/2019 at 11:22 AM

      EXACTO. El ultimo presidente NO peronista en terminar su mandato fue Agustin Pedro Justo el 20 de febrero de 1938.

      O sea, hace 81 años.

      Después nació el peronismo y no dejó terminar ningún mandato presidencial que no fuera de ellos

      • Javierferrero
        04/08/2019 at 11:30 AM

        A partir de 1983 se inventó una nueva modalidad

        Los “derrocamientos” no fueron el producto de Golpes Militares sino de “golpes políticos” encabezados por el justicialismo como ocurrió con Raul Alfonsin y Fernando De la Rúa

  2. HERNÁN DE ROSARIO
    04/08/2019 at 11:51 AM

    Raúl Alfonsín cayó, me parece, por groseros errores económicos y por los saqueos (varios de ellos organizados por el peronismo, como en Santa Fe). Fue un golpe de mercado, como se lo denominó en ese entonces.

    A De la Rúa le estalló ese engendro que fue la convertibilidad. Cuando el país ardía no tuvo mejor idea que pedirle ayuda al peronismo, que en ese momento era un tiburón blanco oliendo sangre.

    También se dijo que De la Rúa fue cascoteado por una supuesta alianza entre Duhalde y Alfonsín.

    • Javierferrero
      04/08/2019 at 1:30 PM

      El golpe a De la Rua tiene su genesis en la interna peronista entre Menem y Duhalde. En 1999 Menem apoyó a De la Rua para que le ganara a Duhalde. Sabía que De la Rua fracasaría y que podría volver en el 2003.
      Duhalde sabía que no podía esperar y que debía aprovechar que Menem no podría presentarse antes del 2003. Tras el derrocamiento acordó con “El Adolfo” para ponerlo de presidente provisorio y que llamara de inmediato a elecciones. “El Adolfo” no cumplió lo acordado y pretendió quedarse los 2 años que faltaban. Duhalde lo saboteó en Chapadmalal y “El Adolfo” tuvo que renunciar. Duhalde asumió y se quedó casi 2 años.
      En el 2003 Duhalde no le podía ganar a Menem y promovió a Kirchner.

  3. 04/08/2019 at 11:55 AM

    El garante del préstamo recibido del FMI, es EEUU, es decir Donald Trump. Está todo dicho.

    • Toto
      04/08/2019 at 12:43 PM

      Tramp, es capas de dar una mano al círculo rojo, por cuestiones geopolíticas y de negocios. Habrá que elegir entre la mediocridad del cristianismo para manejar asuntos importante o someterse a Macri por cuatro años.
      Si tenemos en cuenta que durante cuarenta años no pudimos armar una Republica con el peronismo, no cabe duda , qué hay que tragarse el sapo, y votar a MM.
      En estos cuatro años , podría darse el caso de insertar a la Argentina en el mundo , consolidar algunas variable y después veremos. Pero estaría haber vencido al Zurdaje dos veces.

  4. Alberto
    04/08/2019 at 4:32 PM

    Kruse; la decada infame constructiva, el Gobierno de Peron no fue constructivo, fue despilfarro hasta que se acabo el oro del Banco Central acumulado por los Conservadores. A que se refiere cuando menciona a la Oligarquia? A las clases dirigentes Gentiles? El concepto es muy judeo marxista, pero usted se ve muy progresista.

  5. HERNÁN DE ROSARIO
    04/08/2019 at 7:13 PM

    El Adolfo se tuvo que ir en seguida por no cumplir con lo pactado con Duhalde. Éste tuvo que adelantar las elecciones porque le tiraron los cadáveres de dos piqueteros (estación Avellaneda). Néstor Kirchner fue la última opción de Duhalde para impedir el retorno de Menem. Su preferido era Reutemann pero no quiso saber nada con competir contra Menem. Kirchner fue presidente gracias a Duhalde.

  6. HERNÁN DE ROSARIO
    04/08/2019 at 7:16 PM

    Alberto:

    Macri representa a la oligarquía a través de su señora madre (Blanco Villegas). Su padre, Franco, fue un calabrés que vino a la Argentina a hacer negocios y le fue bárbaro.

    La década infame fue nefasta para el país. Con su política represiva y autoritaria, el conservadorismo no hizo más que entregarle a Perón el país en bandeja.

    • Alberto
      04/08/2019 at 10:13 PM

      Pero el concepto de Oligarquia, es racista y se refiere a las clases dirigentes de los pueblos Gentiles. El kijnerismo tiene como proyecto El Plan Andinia, de ahi que voltean los monumentos al Gral Roca, entre otras cosas y de Colon. Es la palestinizacion de Argentina por medio del Movimiento naSIONal peronista.

    • Maria O'Connor
      06/08/2019 at 12:02 PM

      Los negocios del papa de Macri siempre fueron dudosos. Hay gente que hace dinero de manera creativa y otros no se sabe…..

      Comparto su idea que para que haya triunfado Peron es porque habia caldo de cultivo. Lo mismo sucedio con la llegada al poder de lideres dictatoriales algunos monstruosos otros no tanto, como Lenin/Stalin, Hitler, los Somozas (Nicaragua), Castro (Cuba), Chavez/Maduro (Venezuela), etc.

      En las sociedades equilibradas, que no son hemiplejicas (ni todo a la derecha, ni todo a la izquierda) como las sociedades escandinavas, Canada, etc no ascienden al poder dictadores populistas o de los otros.

      Un gobierno equilibrado sin hemiplejia ideologica que se preocupe por el desarrollo socio economico de su gente, educacion, salud, ninez, ancianidad nunca tendra un dictador como gobernante.

  7. Maria O'Connor
    06/08/2019 at 11:50 AM

    EEUU donde vivo llora las muertes de tres locuras armadas. California, Texas y Ohio lloran las vidas inocentes masacradas por tres individuos demasiado jovenes y con demasiado odio.

    La mayoria de estos asesinos en masa, y no se sabe bien la relacion aun porque es algo nuevo que se esta estudiando, participaban activamente de webs o redes sociales de misogenos o sea de hombres que por alguna razon desprecian a la mujer.

    La relacion entre desprecio a la mujer y violencia extrema esta siendo estudiada. Estas redes sociales misogenas son algo nuevo y se necesita mayor informacion.

    Las redes misogenas (que rebajan a la mujer), es muy comun entre los supremacistas blancos (grupos racistas) y entre los asesinos en masa.

    Mass shooting and mysogeny

    https://www.usatoday.com/story/news/nation/2019/08/06/shooting-ohio-dayton-el-paso-texas-shooter-gilroy-california/1924532001/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *