Un émulo de Joseph McCarthy

En 1908 nació en Estados Unidos Joseph Raymond McCarthy. Décadas más tarde, siendo senador por el Estado de Wisconsin, comandó una de las purgas ideológicas más celebres del mundo occidental. Obsesionado con el comunismo llegó a la conclusión que su país estaba en peligro. No podía, por ende, cruzarse de brazos. Y decidió ayudar a salvar a Estados Unidos de la garra comunista. Entre 1950 y 1956 (plena guerra fría) McCarthy desencadenó un largo y tortuoso proceso de declaraciones, acusaciones infundadas, denuncias, interrogatorios, procesos judiciales y listas negras contra personas sospechosas de estar a favor del comunismo. Hollywood fue uno de los lugares elegidos por McCarthy para poner en práctica la caza de brujas, que motivó al escritor Arthur Miller la elaboración de “Las brujas de Salem”. Artistas de fama internacional como Kirk Douglas, Burt Lancaster y Laureen Bacall, entre muchos otros, fueron perseguidos durante esa nefasta etapa, al igual que escritores, directores de cine y todo aquel que le despertara sospechas al senador. Esa etapa de persecución, delación, intolerancia y miedo pasó a la historia con el nombre de “macartismo”. Hubo varias películas basadas sobre esta cuestión. Recuerdo una muy buena interpretada por el gran Robert De Niro que en la ficción era un director de cine que sufrió las consecuencias por negarse a delatar a sus compañeros sospechosos de ser comunistas.

¿Por qué ahora, de repente, recordamos a McCarthy? Porque hace unas horas el flamante candidato a vicepresidente por el oficialismo, Miguel Angel Pichetto, expresó públicamente que en provincia de Buenos Aires el kirchnerismo lleva como candidato a gobernador a un comunista, en obvia referencia al ex ministro de Economía de Cristina, Axel Kicillof. Lo que persigue este émulo de McCarthy es evidente: erosionar la base de apoyo electoral de Kicillof, mayoritariamente peronista. Por eso dijo a continuación que “va a haber muchos peronistas detrás de Macri”. Pichetto, que es un dirigente instruido, es consciente de la estrategia que decidió poner en práctica (con el obvio consentimiento del Presidente) y de los peligros que conlleva. El Senador sabe perfectamente que en la trágica década del setenta frases como la que acaba de pronunciar provocaron trágicas consecuencias. Es una reflexión propia de alguien que en aquel entonces se hubiera identificado con la tristemente célebre Alianza Anticomunista Argentina (AAA), esa banda de asesinos que, comandadas por José López Rega y apadrinadas por el propio Juan Domingo Perón, asesinó a mansalva para liberar a la Argentina del flagelo subversivo-flagelo que, conviene siempre recordarlo, fue alimentado desde el exilio por Perón para socavar la legitimidad de la dictadura militar de Onganía, Levingston y Lanusse-.

Las palabras de Pichetto son apenas un aperitivo, un botón de muestra. Es un mensaje a la principal fuerza de oposición, un aviso de lo que vendrá. Y lo que vendrá será, como bien señaló anoche en el programa de Gustavo Sylvestre el diputado nacional Leopoldo Moreau, la campaña electoral más sucia de la historia argentina. Los debates de ideas, la confrontación de programas de gobierno y el respeto por el adversario brillarán por su ausencia. Como sentenció Jaime Durán Barba: “para ganar las presidenciales el miedo a Cristina debe ser más fuerte que el desencanto ocasionado por Macri”. El miedo será el arma principal de combate que empleará Cambiemos para impedir la victoria de la fórmula AF-CFK. Para ese fin Macri y sus secuaces emplearán todos los medios que sean necesarios. Si hay que difamar, se difamará. Si hay que apretar judicialmente, se apretará. Si hay que amenazar, se amenazará.

Lo que se viene no es una competencia electoral normal, como las que se dan en las democracias desarrolladas (Suecia, Noruega, por ejemplo). Lo que se viene es una guerra sin cuartel librada por el gobierno de Macri contra un enemigo que se tornó peligroso luego de la decisión de Massa de aliarse con Cristina. En esta cruzada Macri cuenta con apoyos muy poderosos, tanto nacionales como internacionales. Entre los primeros se destacan las grandes corporaciones económicas y los medios de comunicación tradicionales. Entre los segundos sobresalen Donald Trump y Christine Lagarde. Nunca en la historia un gobierno surgido de las urnas recibió el apoyo explícito del FMI como el de Macri. Lagarde es, qué duda cabe, el sponsor más importante de Cambiemos. También hay que mencionar el apoyo dado públicamente en sus recientes visitas a la Argentina por los presidentes brasileño y colombiano.

Pero el émulo de McCarthy no se conformó con azuzar peligrosos fantasmas de nuestro pasado reciente. También aludió de manera grosera a Alberto Fernández al manifestar que “a mí no me tembló el pulso ni me tuvieron que internar”. Una grosería incalificable, una falta de educación impropia de un candidato a la vicepresidencia de la nación. Como si al internarse en el Sanatorio Otamendi por una afección en la pleura, Alberto Fernández hubiera demostrado ser un débil de espíritu, un cobarde o algo parecido. Intentar sacar rédito político de la enfermedad de quien es el principal rival en la lucha por el poder es una actitud incalificable, demostrativa de lo poco que vale como persona quien lo hace.

Hernán Andrés Kruse

Share

7 comments for “Un émulo de Joseph McCarthy

  1. ERUERU
    16/06/2019 at 6:57 PM

    SER AFILIADO AL PARTIDO COMUNISTA NO ES NINGUNA DESHONRA. PERO CUANDO ESTOS SUJETOS SE INFILTRAN EN EL PERONISMO COMO EN LA DECADA DEL 70 YA PERON LOS DEFINIO COMO “ENTRISTAS” Y LOS INVITO A IRSE, CUANDO NO SE QUISIERON IR ORDENO SU ELIMINACION. LO QUE SI ES UNA DESHONRA ES LLEGAR AL PODER UTILIZANDO LA FIGURA DE PERON Y LUEGO TERMINAR ROBANDOSE LOS RECURSOS DEL ESTADO Y DE LOS CONTRIBUYENTES COMO LO HICIERON LOS KIRCHNERISTAS Y CRISTINISTAS Y TAMBIEN SER MERCENARIO ESCRIBIENDO ARTICULOS A FAVOR DE ESTOS DELINCUENTES

  2. Juancho
    16/06/2019 at 7:01 PM

    Te fuiste al carajo. McCarthy tenía razón. Hoy USA es un nido de zurdos en su Partido Demócrata. Y hollywood es la URRSS desde su financiamiento a toda película contra ellos mismos y sus bases, a la runfla de zurdos desde la insufrible hipócrita Meryl streep a Robert DeNiro, Di Caprio, Clooney, y siguiendo con el 99% de todos ellos.
    Yuri Bezmenov, ex-KGB exiliado en USA y Canada, en sus entrevistas con Edward Griffin en los ’80 (ver youtube, están traducidas incluso para los burros) ya advirtió del plan de infiltración de la URSS, cosa que los orcos de la Escuela de Frankfurt y H. Marcuse ya habían pergeñado y concretado mucho antes, vía universidades principalmente en los 50-60s.
    El líder del Partido Socialista, Norman Matoon Thomas expresó en los años ’40s… “El pueblo estadounidense nunca adoptará a sabiendas el socialismo. Pero, bajo el nombre de “liberalismo”, adoptará cada fragmento del programa socialista, hasta que un día Estados Unidos será una nación socialista, sin saber cómo sucedió”. Y otro dicho: “Ya no necesito correr como candidato presidencial por el Partido Socialista. El Partido Demócrata ha adoptado nuestra plataforma”.
    Hoy el 99% de los medios financiados por gente como George Soros, siguen el plan y Trump enfrenta toda esa cultura de descerebrados que nacieron en el país de los Derechos Individuales y se disparan el pie, gracias a generaciones de adoctrinamiento en el marxismo cultural.
    Todo esto son HECHOS, REALIDAD. No ideologías.
    En Argentina es idem, ya que semejante peste por la vía cultural – como dije -está avanzada. Kicillof es parte de esta mierda y como Argentina es un país de burros zombies y zurdos inconscientes, que ni saben de su pasado alberdiano, sus bases liberales en la Constitución de 1853, de la que hoy quedan flecos gracias a todos estos gobiernos estatistas colectivistas marxistas, todo lo que no se parezca a la cantinela zurda “es de derecha”. Incluido este papanata de presidente, un socialista estatista, cosa que Peña mismo aclaró.
    En resumen, esta nota peca de los mismo…Todo es derecha y persecución de brujas, desde semejante óptica o estúpida o con intención.

    • Alberto
      16/06/2019 at 7:17 PM

      Ademas para la epoca de los 50, era Mc Carthy el paradigma de la rigurosidad ideologica, o realmente era superado por varios kilometros por Stalin, Mao Tsetung y todas las democracias populares socialistas? Absurdo.

    • Mr.Chuenga
      17/06/2019 at 12:58 PM

      Excelente diagnóstico

  3. Alberto
    16/06/2019 at 7:10 PM

    No solo comunista, sino judio como Marx, Engels, Lenin, Trotsky y el 25 % de la Guerrilla ERP MONTONEROS. Cuantas veces la izquierda califica a los partidarios del capitalismo como “neoliberales”, ideologia que no existe?, sin que haya masivas manifestaciones condenatorias? Este que escribe parece un stalinista instalado en La Habana. El peronismo de los Kijner es el Movimiento naSIONal.

  4. Ivan el terrible
    16/06/2019 at 8:11 PM

    Sr Kruse kicilof es comunista lo demostro en su paso por el ministerio de economia, encarna la amenaza mas grave para este pais.slds cordiales.

  5. ARGUENZUELA
    17/06/2019 at 1:30 PM

    SEÑAL MAS QUE CONTUNDENTE DE QUE LOS ADEPTOS A MACRI Y SU PANDILLA NO SON MENTALMENTE APTOS EN LO CONCERNIENTE A VALORES, ETICA, MORAL Y POR ENDE INTELIGENCIA EN TODAS Y CADA UNA DE SUS FORMAS; ES QUE EN TAN SOLO HORAS HAN ACEPTADO A SU ANTERIOR ENEMIGO PICHETTO, COMO JEFE NATURAL.

    NI SIQUIERA TIENEN PERSONALIDAD DEFINIDA SON TRAVESTIS POR UN MANGO. VENDEN A SUS SERES QUERIDOS POR FANATISMO O POR UNA SUBVENCION O PROMESA. SON DELEZNABLES PIOJOSOS, Y NO TIENEN POR QUE OFENDERSE. CUANDO ALGUIEN SE LOS SEÑALA.
    EN TAL CASO ABANDONAR SEMEJANTE BAJEZA INDIGNA DE UN SER HUMANO RACIONAL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *