Y este año ¿qué?

Macri concentra su gestión en obtener resultados económicos. Déficit fiscal, inflación y empleo están bajo la lupa. Es una meta, a todas luces, correcta.

Los argentinos mirarán primero el bolsillo y luego pensarán a quienes votar. Son reacios a mucho sacrificio y menos luego de enterarse de que el Gobierno anterior no dejó caja sin saquear. No quieren pagar el pato de la boda.

Hay que tomar decisiones y muchas difíciles de digerir si se pretende reducir el gasto a niveles aceptables.

Nicolás Dujovne no la tendrá fácil. El nuevo ministro tendrá que vérsela con un electorado que ya no aceptará promesas y optimismo. Quiere resultados, como también el presidente Macri, quien sabe que se juega la confianza de los argentinos y de los inversores, en las próximas elecciones.

Por ahora, lo que percibe la gente, son los aumentos de los combustibles, las prepagas, las expensas, los productos de supermercados y pronto los de luz, agua y gas.

Queda claro, además, que se perpetua, desde que Perón instaló su modelo socialista- fascista, el peso decisivo del sindicalismo nacionalista y sus ideas. Para sus líderes sigue siendo normal que el Estado mantenga empresas deficitarias y las nacionalizaciones. Están siempre dispuestos a inmovilizar al país hasta conseguir beneficios para cada sector, sin valorar la producción ni la productividad. De esta manera, sin que importe lo que Macri piense y quiera, continuamos estando en manos de quienes siguen “combatiendo al capital” como enseñó Perón, a favor del capitalismo prebendarlo y de mercados cautivos que alimentan el corporativismo. Este es un problema que trabará las pretendidas buenas intenciones.

Seguimos en parte, por ello, dependiendo de las decisiones políticas que tienden a contentar a diestra y siniestra con más subsidios y concesiones ya sea porque amenazan con huelgas, cortes de calle y la mar en coche, dejando de lado lo que importa: las elecciones que hacen los consumidores en el mercado.

Aunque esté desprestigiado por la prédica kirchnerista, y por haber claudicado en ser oposición del Congreso, ante los favores que necesitaba del anterior gobierno, el camino es hacer lo que hizo bien el ex presidente Menem: revertir la orientación peronista que aún domina, incluso en algunos sectores del gobierno. Reforzar una sociedad civil, aun debilitada por la falta de mayor libertad de los mercados y por empresas estatales deficitarias.

El nuevo ministro debiera orientar su esfuerzo a reanimar la economía que está paralizada en gran parte por los niveles de inflación que se reducen demasiado lentamente.

Macri varias veces expresó su deseo de imitar a Chile, país que terminó con el populismo socialista y llevó a cabo reformas vitales que inyectaron fuerza a la economía de mercado. Fue así como se fortaleció el Estado que dejo de ser un repartidor de dadivas para convertirse en garante del orden social, reprimiendo el terrorismo, fortaleciendo la sociedad civil y restaurando el pluralismo político. No se dio marcha atrás en la mayoría de las meritorias reformas realizadas durante el gobierno de la dictadura, aunque la presidente Bachelet ha regresado a algunas políticas de corte populista.

Sin ese cambio que se sigue con dificultades en Chile y abordado por el ex presidente Menem en Argentina, desvalorizado por el gobierno kirchnerista por una política basada, una vez más, en un nacionalismo perimido, nos quedaremos fuera de la interdependencia crítica y responsable del mercado mundial, camino ineludible hacia el progreso que buscamos.

La acumulación y creación de riqueza no lo realizan los gobiernos sino la sociedad civil a través de personas, empresas y cientos de organizaciones, no gubernamentales, que se mueven en el espacio mundial. No son obligatorias sino el resultado de decisiones libres, espontáneas, con información provista por el mercado. Son justipreciadas por las personas desde su escenario particular. La historia nos muestra que no deben ser turbadas por las arbitrariedades de los gobiernos.

Las inversiones huyen de la inseguridad, de lo imprevisible, de la falta de confianza y de justicia independiente. Si vienen con pésimas condiciones lo harán, como en el pasado reciente, con ganancias anormales.

Los llamados fondos buitres no son culpables sino los gobiernos y sus equivocadas decisiones que producen propicias situaciones para que arriben. Los especuladores no son culpables de la escasez, sólo la aprovechan. Van donde las ganancias exorbitantes son posibles.

Si hubo millones de dólares en el exterior fue porque las condiciones políticas existentes en el país no eran confiables ni previsibles. Se temían exacciones y robos del gobierno..

Millones en colchones en lugar de estar en los bancos o en emprendimientos fue una forma de especular para salvaguardar la riqueza existente que no se reprodujo por la ineficiente política del gobierno anterior.

Esperan, muchos argentinos -quienes votaron por salir del rumbo kirchnerista que los llevaba al modelo que hoy sufren los venezolanos, de opresión, falta de libertades, y desabastecimiento- que se creen, este año, lo más rápidamente posible, las condiciones que les permita tutearse otra vez con el mundo, por medio de decisiones sin interferencias y obstáculos producidos por decisiones gubernamentales. Van a estar muy atentos en el 2017.

Elena Valero Narváez

Periodista, historiadora y analista política

5 comments for “Y este año ¿qué?

  1. 21/01/2017 at 6:53 PM

    Impecable. Perfecto.Irreprochable.Correcto.Intachable. En fin…todo es poco, seguramente, para calificar este análisis. De lo que nos pasó. De la oportunidad que tenemos para que no vuelva a pasar. Este 2017 se decide si encaramos un camino de progreso, de seriedad o nos vamos al c….o definitivamente (Perdón por la vulgaridad y grosería). Por una vez, aunque nos duela, deberemos dejar de pensar solo con con el bolsillo y hacerlo pensando en nuestro futuro como Nación, en la que estamos todos, y sobre todo las generaciones venideras, que, en muchos casos, no tienen la culpa de los horrores a los que hemos dejado que nos sometieran gobernantes mediocres, corruptos, con un nacionalismo berreta (propio de país de cuarta), con populismos aberrantes; que sólo llevaron a más miseria y desolación. De hecho que en este esfuerzo la mayor parte, también de una vez por todas, deberán estar al frente los gobiernos de cualquier nivel en cada rincón del territorio anteponiendo, antes que su interés personal, el de toda la ciudadanía. Una civilidad al borde del hartazgo por más de 7 décadas sumidos en la más aborrecible e incalificable manera de gobernar (salvo mínimas excepciones en tanto tiempo) ; pero que justo es decirlo fuimos cómplices por acción u omisión de semejante estado de cosas. Como toleramos una guerra (Malvinas) en muchos casos como si nada?. Que se sacaran 13 ceros a nuestra moneda, como si fuera un chiste. Que tuviéramos en una semana 3 ó 4 presidentes (sí, así). Que existieran las isabelitas, las cristinas, los lopecitos (en distintas variables), sin que se nos moviera un pelo. Que desapareciera un fiscal de la Nación como el Dr. Nisman y estamos aún en veremos (obvio: de vacaciones, como manda el calendario). Que tuviéramos inflaciones del 5000 % (Alfonsín) hasta la actual del 40% y seguimos tan panchos (claro, contentos, porque no es tan brutal como aquella). Que mueran por año(a manos de delincuentes o en rutas y calles en mal estado) el número equivalente a la misma cantidad de poblaciones enteras y la vida sigue andando ,como si tal. Que la droga siga matando nuevas generaciones y miramos para otro lado (es obvio no es mi drama). Que las cargas impositivas y previsionales sean un tormento; mientras el dinero fluye a cuatro manos para publicidad estatal (de todo orden) de lo que es una obligación hacer, y en repartos subsidiarios de cualquier naturaleza y se lo soporta como si fuera imposición natural después de una situación de catástrofe nacional. Da pena y asco a la vez, estar metidos en un sistema que se dice democrático y lo bastardeamos de mil maneras. Nos costará tanto imitar lo bueno de tantos países del planeta. que aún con sus problemas, son ejemplos para el mundo?. Dejemos de j…r (perdón por la nueva grosería) y a trabajar hoy mismo por algo que nos pertenece a todos. Sin esto no se entiende, chau pichu (como decían los abuelos). Gracias IP.

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      21/01/2017 at 11:09 PM

      Magnífico análisis, Argento.
      Cuando nombró los “70 años”, automáticamente ocupó mi cabeza lo que todo argentino conoce…, pero ahí nomás, y ligado a lo internacional de los últimos días, ocupó ese lugar el hecho que hace esa misma cantidad de tiempo terminó la Segunda Guerra Mundial, y que desde entonces a la fecha no ha dejado de existir un foco de guerra, a veces verdaderos incendios, un reparto de los territorios a gusto y placer de los que impusieron su poder, sumando a esto lo peor, que ha sido y es la degradación de las costumbres de cada Patria, el dominio de una Nueva Realeza (que se suponía superada por la caída de los Imperios Malos, sustituyéndolas por la Nueva Realeza del Dominio Económico y sus consecuencias primarias y secundarias.
      Por eso, cuando tan acertadamente flota la pregunta de ¿porqué permitimos tantas barbaridades?, pensé inmediatamente en que el Pueblo Norteamericano está sufriendo nuestra misma falla, económicamente venido a menos, con miseria donde antes hubo trabajo y progreso local, bien disimulados, por supuesto, con las refulgentes luces de Las Vegas, Orlando, Miami y la Nueva York rascándole las panzas a las nubes.
      El problema es más gordo de lo que parece a nuestra localista visión, y a ojos vista empeoran las condiciones de “los más”, mientras “los menos” creen que se salvan hasta siempre. Como según la mirada de este pobre bicho que se anima a opinar, esto va en el mismo rumbo de colisión que hace casi un Siglo, allá por 1930, terminó en un colapso de tristísima memoria…, si no pasa algo DISTINTO a lo habitual la cosa se repetirá. Puede que el vilipendiado, acusado, denostado y reputeado elegantemente por la Prensa al servicio de quien “la cubra”, Don Donald Trump…, sea el NORMALIZADOR de la situación de su País.
      ¡¡Como necesitamos algo parecido…, algo (no digo álguien), que tenga las “boluntades” necesarias para “cagar a Trumpadas” a quien se salga del ORDEN que nos hizo una de la primeras Naciones del Mundo, sea quien sea, garrapata, papagayo, rata o aguilucho.
      Gracias por inspirarme este pensamiento, Argento.

      Guille

  2. El Sobreviviente
    22/01/2017 at 3:08 AM

    En nombre de las entidades que nuclean al personal policial de la Provincia de Buenos Aires,
    Invitamos a Ud. a acompañarnos participando en el acto en recordación de los
    POLICÍAS DE POLICÍAS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES
    CAÍDOS EN CUMPLIMIENTO DEL DEBER, a llevarse a cabo CAÍDOS EN CUMPLIMIENTO DEL DEBER , con la participación
    de la Jefatura de Policía de la Institución, el próximo día lunes 23 del corriente a
    partir de las 10,00 hs. frente al monumento que los recuerda ubicado en la Plaza General
    San Martín de nuestra ciudad sector de las calles 25 de Mayo y San Luis.

    Mar del Plata, enero de 2017.

    • Guillermo Alejandro Nietto Zukowski
      22/01/2017 at 7:14 AM

      Muy noble aporte, Compatriota.
      Ese Acto en HONOR a los que dieron su vida en resguardo del Orden, de la Integridad de la Nación Argentina, es un hecho de fundamental importancia que debemos reiterar sin pausa, ¡¡como corresponde!!, aunque desagrade a la mortecina clase de atorrantes que hicieron de esta Patria un pito, y con el tocaron la música que se les antojó.
      Un abrazo.

      Guille

  3. 23/01/2017 at 6:17 PM

    Sr. Guillermo. Gracias por leerme. De hecho, entristece coincidir en algunos temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *