Boca vs. River… la Argentina desnuda

hipocresia

Mientras tanto, Berni, ese médico militar que engañó a todos sobre sus supuestos conocimientos de seguridad -con imagen, tono fuerte, moto y peinado a la gomina-, explicaba que la culpa del desborde era de Boca y Boca explicaba que era de la Policía. Como siempre, la pelota volaba de un lado para otro mientras las evidencias televisivas mostraban “trabajar” con toda tranquilidad, cortando la manga, mientras miles de hinchas se mantenían ajenos al espectáculo como si no sumarse fuera suficiente para evadir culpas. Y como si faltara más, el ejecutor, Adrián “el panadero” Napolitano que ingreso el químico, se cubrió con 8 personas y planificó su huida con un disfraz preparado, luego se victimizó intentando disculparse como si fuera un niño sorprendido por una cámara oculta. Lo que sucedió es la expresión más acabada de la degradación institucional, social, humana y política que nuestro país puede mostrar y mostró hacia adentro y hacia el mundo.

Decía Edmund Burke “Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada” y así fue. La pasividad social se mostró en su cara más cruel y televisada. Los responsables físicos de la acción “trabajaban”, otros controlaban y otros miles, miraban. Quizás, esos miles que miraban y los que posibilitaron la acción, fueron también quienes hicieron un vergonzoso “banderazo” el sábado por la tarde-noche. ¿Un banderazo? Es como que no entendieron NADA de NADA.

Fue la hinchada de Boca, pero podía haber sido cualquiera. Hace tiempo que se camina la cornisa de un salvajismo como el que sucedió o incluso peor. Al fin y al cabo, cada vez que pensamos que se tocó fondo, sucede algo más. Así, una y otra vez, el umbral de intolerancia, violencia, anomia y ausencia, se hace cada vez mayor.

¿Límites?… No existen.

Hablar de límites parece demodé. El periodismo es también responsable y no en poca medida. Cada vez que se habla de establecer límites se brotan y empiezan a hablar de que “no se puede regresar a la Dictadura”. ¿Qué tiene que ver?

Estos pibes que destrozan todo y las generaciones de las actuales barras bravas no son el producto de la Dictadura. Tienen entre 15 y 40 años, el promedio no debe llegar a los 30.

No son los hijos de la Dictadura, excepto que haya alguna escuela psicológica que explique que hay cargas genéticas trasladadas de los padres a los hijos. Es más que obvio que, con sus más y sus menos, estas generaciones se han moldeado así mismas en el contexto de nuestra democracia que ya lleva casi 33 años.

En algún momento deberemos, como sociedad toda, dejar de intentar explicar y/o justificar que todas las desgracias del presente son una suerte de herencia inconsciente por la ausencia de libertades existente en el período 1976/83 y hacernos cargo de todas las correcciones para vivir mejor más allá de lo declamativo.

Nuestra sociedad se ha transformado -como dicen los abogados- en hábil declarante. Sabemos expresar con absoluta precisión que es lo que está bien, que es lo que está mal y como deberíamos comportarnos. Pero, entre lo verbalizado y la acción hay un enorme precipicio de hipocresía, ausencia, falta de compromiso y auténtica convicción para que lo expresado y lo actuado sea discordante. Somos como una sociedad “off the record”, con la luz prendida de la televisión somos perfectos, pero cuando se apaga sale la naturaleza real de nuestras miserias que tienen una gran distancia con lo que expresamos.

El fútbol, nuestro deporte nacional y reflejo de nuestras conductas más primarias, es un ejemplo de esto. Así como el poder degrada al que se le opone y el que se le opone degrada al que lo posee, en el fútbol nos hemos acostumbrado a jugar sin visitantes. O sea, una suerte de oposición destruida y ausente que cada semana nos deja como Poder o como ausencia de él.

Proyectamos nuestras responsabilidades en el otro, porque el otro siempre es el culpable de las desgracias propias. En problema es que el “otro” es hoy una persona distinta y mañana somos nosotros mismos. O sea, el “otro” somos siempre nosotros mismos según de qué lado de la culpa caiga cada hecho perverso, inmoral o violento con el cual convivamos.

Nos excusamos con frases que suenan maravillosas pero son EXCUSAS. Frases como… “el problema es más profundo y debemos analizarlo en un contexto más amplio”. Esta frase es perfecta. Proyectamos hacia algo inagotable e inentendible y así nos liberamos de ejecutar las acciones correctivas para comenzar a cambiar aunque el error pueda campear la decisión. Es como si prefiriéramos el caos al riesgo del error por hacer.

El Periodista Daniel Arcucci decía… Si osás elogiar cómo el Bernabeu ovaciona a Pirlo, cuando la estrella de la Juve deja el campo eliminando al Madrid, o resaltar los hidalgos aplausos de los hinchas del Bayern, eliminados por el Barca, “sos un cipayo” y “no entendés el folklore del fútbol argentino”.

“Pretendo que un equipo argentino sepa quedar eliminado como el Madrid como el Bayern. Que no haya imbéciles que tiren gas pimienta a los jugadores contrarios y, más todavía, que no haya “hinchas genuinos” que los avalen con su indiferencia o su justificación”. O sea, vemos con envidia desde nuestras casas como en las sociedades cultas la tolerancia en una cancha fútbol -la vida misma- se practica, pero volvemos a la violencia o al no compromiso cuando sucede en nuestra Argentina cotidiana.

Lic. Rodolfo Patricio Florido

rodolfoflorido@hotmail.com

12 comments for “Boca vs. River… la Argentina desnuda

  1. Pocho
    21/05/2015 at 6:50 AM

    “El problema es mas profundo y debemos analizarlo en un contexto mas amplio”…….¡ojo¡….ES VERDAD
    la nota esta bien, pero no caigamos en facilismos, la degradacion casi absoluta en la que estamos es originada por muchas razones, la primera como siempre es la PUDRICION POLITICA, que a su vez obedece a factores endogenos y exogenos.
    No vale echarnos la culpa alegremente a nosotros mismos, si bien es cierto que tenemos muchas “caracteristicas” nefastas. La destruccion de todo tipo de valores morales,NO ES un simple error de sistemas o de politicas “erroneas” ES MUCHO PEOR es una estrategia siniestra elaborada para la destruccion del estado nacion y el cometimiento absoluto del pais con la connivencia de los TRAIDORES A LA PATRIA y de los ignorantes, de la mano de una prensa infame vendida a la sinarquia.

  2. ROMANOV
    21/05/2015 at 8:17 AM

    Alguien puede esperar algo mejor de éste régimen DEMO-LIBERAL-JUDEO-SIONISTA…? Que ilusos…y esto recién empieza.

  3. JUBILADO DE LA MINIMA
    21/05/2015 at 8:17 AM

    ES LA ARGENTINIDAD AL PALOOO.

  4. Juan José
    21/05/2015 at 8:55 AM

    POCHO comparto totalmente tu pensamiento. Esta mafia reinante ha metido mano en todos los estratos de la sociedad, ya sea para manejar politicamente y tambien -obviamente- robar y hacer negociados aùn con la droga. Esta mafia no ha dejado nada al azar. Reconstruir serà duro pero no imposible.

  5. Horacio Velmont
    21/05/2015 at 8:57 AM

    Otro artículo que se queda a mitad de camino. Aquí está completo, pues se demuestra, con videos, que River fue parte del complot contra Boca y Boca fue la víctima y el Panadero un PEREJIL…
    CARTA ABIERTA A ANGELICI
    https://horaciovelmont.wordpress.com/2015/05/21/carta-abierta-a-daniel-angelici/

  6. Dick
    21/05/2015 at 9:07 AM

    Estamos a la merced de estos indios descerebrados que asolan las calles , un ejercito de villeritos planeros que son incapaces de sustentarse por cuenta propia , cuanta razon que tenia Domingo F. Sarmiento cuando decia : “Que la sangre es lo unico que tienen de humanos estos excrementos con patas” .-

  7. tony
    21/05/2015 at 5:31 PM

    Berni lo unico que sabe de seguridad es que no hay que poner las manos en el fuego porque te quemas.. Pregunten en Santa Cruz sus antecedentes.

  8. TITO de PALERMO
    21/05/2015 at 8:29 PM

    Llevo escrito muchos comentarios, en distintos foros, sobre el hecho patético que muestra nuestra decadencia como sociedad organizada. Podemos encontrar distintos CULPABLES POR ERROR, OMISION O COMPLICIDAD activa. o por cobarde inoperancia; empezando por Berni y este ya famoso “Panadero”. Pero el principal ideólogo de este CAOS esta muerto y no podrá defenderse. No por ello, seria positivo dejarlo fuera de este marasmo.
    Mientras no se derogue el DOGMA IMPUESTO POR Nestor Carlos Kirchner a poco de asumir el P.E.: “NO REPRIMIR”, el FUTBOL PROFESIONAL ARGENTINO SEGUIRA EN COMA PROFUNDO.-

  9. Ironics
    22/05/2015 at 2:00 AM

    Nosotros los argentinos somos derechos y humanos.

    Es lo que falta que algun forista diga, para que la culpa la tenga el sionismo o la sinarquia, como dijo algun pelotudo que me antecede en el foro.

    El verdadero problema es que no hay ejemplos, quienes deben darlo no estan a la altura.

    Entonces todos los dias escuchamos discursos de guerra. Desde las cadenas nacionales, hasta cualquier funcionario de cuarto nivel, tiene la verba encendida.

    Y los monos copian y copian peor de lo que ven o escuchan y entonces suceden estas cosas.

    Es la impunidad del verbo y la impunidad de la accion.

    Que otro resultado esperan ?

    • Pocho
      22/05/2015 at 5:14 AM

      Sorete ignorante, 50 años de decadencia por “la impunidad del verbo…” porque no te matas descerebrado hijo de puta.

  10. ROMANOV
    22/05/2015 at 7:05 AM

    IRONICS…Con tus frases intelectualoides simulás una cultura que tus propias agresiones desnudan…en definitiva, sos un MONO más…ese de tus propias frases.

  11. alatriste
    23/05/2015 at 1:35 AM

    El problema no es Boca o River, así como tampoco el payaso de Berni, el problema somos nosotros como sociedad, había mil pelotudos que veían como trataban de quemar la manga y no decían nada, luego veían como arrojaban el liquido y tampoco decían nada, luego los jugadores de boca veían a sus pares de river, lesionados, abucheados y puteados y tampoco decían nada, el bruto e imbécil, de Arruabarrena mostraba su absoluta incapacidad para manejar situaciones limite, debería haber demostrado que realmente es el director técnico de uno de los clubes mas famosos del mundo, lo que se vio fue un tipo balbuceante y sin dos dedos de frente, en contrapartida con un Gallardo seguro de si mismo y luego el bochorno de la platea, arrojando de todo y puteando desaforadamente al equipo visitante, así somos no le echemos la culpa a nadie y por lo que veo, no queremos cambiar.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *