El fracaso del progresismo

Claudio ChavesEl trípode sobre el cual se asienta la inconcreta ideología progresista sostiene que el Estado es un justo distribuidor de la riqueza, garante de la equidad social y promotor del desarrollo económico. Resabio de la cultura decimonónica alemana que afirmaba que cuando un órgano del Estado ejecuta un acto de servicio, ese acto es necesariamente bueno. Así las cosas el estrepitoso fracaso del progresismo en la Argentina se asoma a la vista de todos aunque todos, aún, no lo perciban.

Seguridad, educación, salud y justicia conforman las cuatro obligaciones indelegables de todo Estado que se precie de estar al servicio de su pueblo. En esto hay una absoluta coincidencia entre los distintos cuerpos de doctrina, incluido el liberalismo moderno. Pero cuando uno observa a cada uno de estos rubros descubre que en los últimos doce años han retrocedido respecto de la calidad del servicio ofrecido anteriormente (educación, salud y justicia) y la inseguridad ha escalado a niveles jamás vistos. No hay dudas que en educación estamos peor, hemos caído en todas las pruebas que nuestros alumnos abordan. El desgranamiento escolar es gigantesco. Recorrer los hospitales de la provincia de Buenos Aires y el interior del país es ingresar en un paisaje lunar, yermo y desolado. ¿La Justicia? Se amontonan los expedientes y hay que esperar años un pronunciamiento. Lo cierto es que no hay solamente ausencia de Estado hay algo peor que dejo para otra nota: la educación y la justicia han sido destruidas en su matriz magmática por el progresismo que todo lo permite, que no es meritorio, que todo lo disculpa y que des responsabiliza a sus actores. Haciendo hincapié en los derechos se olvida de los deberes.

LA INSEGURIDAD

Es el asunto central de la campaña electoral. Todos, absolutamente todos los políticos hablan de combatir la inseguridad. ¿Hay que creerles? ¿Tendrán el coraje suficiente para abordar este flagelo y el de la droga, asociada al delito? Me permito dudar. Esta batalla no es para maestras jardineras, sicólogos o docentes de plástica y menos para pichones. ¡Esto es una guerra señores! Que se da contra individuos que desvalorizan su vida y la ajena y cometen todo tipo de tropelías, especialmente con los más débiles. Y como guerra hay que encararla. Todos conocen en sus barrios los aguantaderos y las cocinas. Pues hacia allá deben marchar las fuerzas de seguridad y destruirlos. Seguramente va haber muertos de uno y otro lado. Penosamente los políticos solubles que supimos conseguir no están para asumirlos. Están para la foto, los emolumentos y los canapés. La ley de derribo para voltear aviones que niegan su identificación duerme el sueño de los injustos en el Parlamento, pues aprobarla significaría más muertos. De todos modos los muertos los tenemos. Claro, silenciosos y secretos. Caen como moscas en las callejuelas de los barrios desamparados. Esos muertos no se cuentan. ¡Por Dios, a qué decadencia hemos llegado!

La educación y la escolarización obligatoria que no se cumple pues el Estado está ausente, pese al discurso progre, es la herramienta central para alejar del delito a los jóvenes que lo merodean. Según estadísticas del Ministerio de Educación hay ochocientos mil jóvenes ni-ni. ¿Y dónde está el Estado?

El combate para curar a los adictos es un chiste de mal gusto. La provincia orienta 180 millones de pesos por año, la Nación 700 millones. Fútbol para todos 1.400 millones. Y los nuevos contratos de la Cámpora al parecer suman 3.000 millones. ¡Son unos sinvergüenzas! La única institución digna que lucha contra el delito, la marginalidad y la droga es la Iglesia. ¡Loas a su trabajo!

No veo, entonces, solución. Sin tener ningún vínculo con el Frente Renovador sospecho que su desgranamiento es a consecuencia, además de las vanidades, a la postura de este sector frente al intento del nuevo Código Penal, a la centralidad que le dan al tema del delito y la educación y a la ley de derribo. El progresismo que anida en este Frente se aparta lentamente.

Claudio Chaves

3 comments for “El fracaso del progresismo

  1. Jorge de San Miguel
    14/05/2015 at 11:01 AM

    Buen artículo.
    ¿Quién tiene el coraje para ir a la guerra?
    ¿Quién tiene el coraje para reconocer que ésto se trata de una guerra?

  2. BARRACUDA
    14/05/2015 at 3:46 PM

    “Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo.. El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado (ROBADO-SAQUEADO) a alguna otra persona. Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas y (MANTENERLAS GRATIS) cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso… mi querido amigo… …es el fin de cualquier Nación. “No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”

    Dr. Adrian Rogers, 1931-2005

    Rogers deberia decir: “Toda la riqueza que un hombre recibe al permitirse la apropiación del aumento del valor de la tierra de su posesión (RENTA), sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello y mediante los impuestos el estado se lo robara para poder transferirlo legalmente. La economía y el derecho no pueden entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona. Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad –los trabajadores- está obligada a hacerse cargo de ellas y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso… mi querido amigo… …es el fin de cualquier civilización, la ruina de pasados imperios así lo atestiguan. “No se puede multiplicar la riqueza castigando con impuestos a los que trabajan y producen”

    REFORMA TRIBUTARIA “YA”
    ELIMINAR TODOS LOS IMPUESTOS Y REEMPLAZARLOS POR “RENTAS” COMO MANDA LA ECONOMIA CLASICA; EL CATOLICISMO PRIMITIVO –NO ROMANO- Y LAS GRANDES REVOLUCIONES DEL SIGLO XIX.

  3. 25/11/2015 at 8:14 AM

    The nation of Israel has made a grtaeer contibution to humanity than both the Palestinians and the Greens put together. If this lunatic Mayor wants to truly boycott Israel, here is (partial) list of Jewish contributions that she will have to forfeit:Prozac, Valium, The Polio Vaccine, Radiation,Chemotherapy, the Artificial Kidney Dialysis machine, the Defibrillator, the Cardiac Pacemaker, Vaccination against the deadly “Hepatitis B” virus, the Vaccinating Needle, Laser Technology.Discount Stores, Pawn Shops, the Shopping Cart and the Ready-to-Wear Clothing Industry. Levi Jeans, Lipstick, the Ballpoint Pen, Contraceptives, Instant Coffee, Television Remote Control, Traffic Lights, Scotchguard, the Flexistraw.Google, the Wire Transmission Facsimilie (FAX) , the Microphone, the Gramophone, the Microprocessing Chip, Optical Fiber Cable, Laser, Cellular Technology, the Videotape Recorder.Monotheism, Psychoanalysis, the Theory of Relativity, the Weekend (the Sabbath). The Atomic Bomb, the Thermonuclear Bomb, Genetic Engineering, the Nuclear Chain Reactor, Virtual Reality.Hollywood, the Sit-Com, the Long Playing Record, Woodstock, Sound Movies, Videotape, Color Television, Instant Photography, Holography.Drip Irrigation, Scale Model Electric Trains, the Pager, the Walkie-talkie, Refrigerated Railroad Car, High-vacuum Electron Tubes, the Incandescent Lamp, Kodachrome Film, the Blimp, the Adding Machine, Stainless Steel, Tapered Roller Bearings.At least 178 Jews have been awarded the Nobel Prize, accounting for 23% of all individual recipients worldwide between 1901 and 2008. Yet, they only make up 0.25% of the world’s population.The Jews have done a lot to improve our quality of life. How does it benefit us to turn them into enemies?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *