El fallo de la Corte y el triunfo de Verbitsky

La casi plena y notoria unanimidad política alcanzada por el repudio al reciente fallo de la Corte Suprema -una concordancia que abarcó desde el Pro de Mauricio Macri a los fieles de la señora de Kirchner, pasando por radicales, peronistas, socialdemócratas y trotskistas- antes que evidenciar una vertiginosa y casi mágica clausura de la renombrada brecha, pone en claro que, si en el terreno militar -y apelando a todos los instrumentos de la guerra antiterrorista, incluyendo los màs brutales- la contrainsurgencia de los años 70 pudo vencer a las organizaciones armadas que se alzaron contra el Estado (y decidieron pasar a la clandestinidad durante el gobierno democrático de Juan Perón), esa victoria jamás pudo coronarse en el campo cultural.

En ese terreno, navegando bajo la bandera globalista de los derechos humanos, el bloque derrotado terminó tomándose la revancha en una medida tan contundente que ha conseguido hegemonizar la reivindicación y subordinar sucesivas capas periféricas que incluyen a amplios sectores independientes y hasta a explícitos adversarios, como se ha constatado en los últimos días.

El error de Bonafini

La señora Hebe de Bonafini, que se abstuvo, casi en soledad, de participar en la multitudinaria marcha del miércoles 10 de mayo, argumentó para explicar su actitud que en esa manifestación olfateaba “la teoría de los dos demonios”, esa interpretación sobre los años de plomo que remarca que no sólo hubo crímenes de la dictadura, sino también violencia asesina de la guerrilla.

Hay que precisar que la señora de Bonafini se equivocó. La verdad es que tanto la demostración del jueves 10 como la atmósfera generada por el fallo de la Corte (adoptado en una relación 3 a 2, con el Presidente del cuerpo en la minoría) apuntaron a un solo demonio. Más allá de algunos esfuerzos por rendir homenaje al equilibrio, el discurso claramente dominante dejó de lado al bando insurgente de los años ’70 y se concentró en el castigo a la contrainsurgencia. La dialéctica del conflicto se quedó sin uno de sus polos.

Por lo demás, si los represores de aquellos años se proponían “aniquilar” al terrorismo que desafiaba al Estado, la prédica de estos días sugiere la misma medicina a la inversa. A aquellos demonizados como encarnación exclusiva del Mal se los excluye preventivamente de la humanidad. Se propone no reconocerles derecho alguno y retacearles los que tuvieran.

La discusión sobre el fallo de la Corte -que pocos leyeron, incluyendo a varios de los que opinan por TV- tiene poco que ver, en rigor, con la ley del 2 por 1 o con sofisticaciones jurídicas. Más bien remite a una opinión pública cambiante, que un tiempo simpatizó con la guerrilla, más tarde respiró aliviada cuando los militares tomaron el poder en marzo del 76, unos años después aplaudió los juicios de Alfonsín contra los militares y tuvo esperanzas en la propuesta de pacificación que el líder radical intentó con su idea de las tres responsabilidades (las de los que dieron las órdenes de la represión, las de quienes se excedieron, y las de la mayoría que cumplió profesionalmente las órdenes superiores). Y que hoy, a juzgar por lo que ha ocurrido estos días, parece haber dejado atrás aquellas ilusiones: el clima dominante en relación con el fallo parece más próximo a las ideas de kirchneristas como Horacio Verbitsky que a aquellas aspiraciones de Raúl Alfonsín.

Un hombre que formó parte de aquel alfonsinismo y antes había sido durante un período detenido-desaparecido, el ex senador Ricardo Lafferriere, comentó al respecto: “Entristece un poco ver la confusión de algunos que -en todo su derecho, por supuesto- “condenan” el fallo. Tal vez sea confusión entre justicia y venganza, tal vez teman ser confundidos porque haya sido también confuso su papel cuando había que luchar en serio por los derechos humanos y miraban para otro lado. Tal vez estén realmente confundidos. O tal vez, simplemente, les falte la valentía democrática y republicana que mostró la Corte en este fallo”.

Mitrismo y caníbales

Triste o no, esa es la realidad que parece lejana de los sueños de reconciliación. A la luz de los hechos, las especulaciones de la política corta (¿El pronunciamiento fue inducido por el gobierno?¿Favorece a Lorenzetti, que votó en contra? ¿Hay una interna en la Corte?¿Quieren desplazar a los que aprobaron este fallo?) resultan minucias.

Más bien habría que pensar cómo se pacifica una sociedad donde muchos, muchísimos de sus miembros, invocando los derechos humanos, parecen dispuestos a castigar a los caníbales comiéndoselos.

¿Habrá que aplicar el lema de Bartolomé Mitre: “Cuando todo el mundo se equivoca todo el mundo tiene razón”?

Jorge Raventos

Share

13 comments for “El fallo de la Corte y el triunfo de Verbitsky

  1. Tomás Waibel
    14/05/2017 at 3:50 PM

    Los delitos cometidos por los terroristas y los “represores”, incluyendo a los terroristas de la Triple A, han sido delitos comunes y están, a más tardar después del 2004, prescriptos.

    Por eso, todos los detenidos, en realidad secuestrados, por delitos prescriptos, deben ser puestos en libertad, indemnizados y todos los jueces enjuiciados por prevaricación.

  2. Tomás Waibel
    14/05/2017 at 3:52 PM

    Si se aplica en forma retroactiva esta ley sería otra violación del derecho en la campaña de venganza que viene desde 1983.

  3. pb
    14/05/2017 at 4:51 PM

    En mi opinion, por mas que se diga, afirme, legisle, derogue o se diga como interpretar la Ley, la misma subsiste, porque entre todas las variantes, sigue siendo la mas BENIGNA y por ende no pierde su eficacia.

    • Tomás Waibel
      15/05/2017 at 3:00 AM

      Así es. Una ley que viole el principio de la aplicación de la ley más benigna, es contraria al estado de derecho y, por eso, no tiene vigencia alguna.

  4. Carlos H. Gómez
    14/05/2017 at 4:55 PM

    Uno de los errores del articulista y de muchos periodista y políticos es el de pensar que la población en su totalidad se expresó en contra del 2X1, y no es así, tan sólo un minúsculo grupo social, y además muchos de ellos politizados y pagados son los que asistieron a los actos en contra del 2X1, me incluyo en los que están de acuerdo con el 2X1, lo estoy pero en forma precaria, ya que los juicios en los que se los enjuicio como delitos y como delitos de lesa humanidad son totalmente nulos, ya que se hicieron violando los preceptos de la constitución nacional, violando leyes internacionales como el tratado de Roma al cual Argentina adhiere, y sacando de contexto los hechos por los que se juzgan.

    • epicardio
      14/05/2017 at 8:00 PM

      Totalmente de acuerdo. Lesa humanidad también es matar a mansalva a inocentes como hicieron Montoneros, ERP, etc. ¿Y nsin embargo….?

    • Pehúen Curá
      14/05/2017 at 8:03 PM

      Totalmente de acuerdo Carlos; si en 1983/84 de hubiese llamado a un plesbicito “Vinculante” sobre si se debía juzgar a los Comandantes en Jefe y toda la Tropa de todas las Fuerzas, me juego la cabeza que el resultado hubiese sido NOOOOOOOOO
      Paso en Uruguay y en dos oportunidades les dijeron que NO.
      Por eso, hoy un grupúscuo de gritones y políticos acomodaticios como Pinedo, se declaran portadores de la verdad y la voz de pueblo para atacar el fallo de la Corte. Si se dicen democráticos, que le pregunten al Soberano y acaten su resultado, pero eso si, nada de voto electrónico ni de INDRA para el conteo de votos. Todo manuel y con control ciudadano en cada Municipio, veremos quien tiene la última palabra.

    • Tomás Waibel
      16/05/2017 at 6:09 AM

      Sería interesante saber de donde el articulista saca que la mayoría silenciosa esté en contra la aplicación de 2 X 1.

      Una cosa es la minoría ruidosa, que controla los medios, y otra, la mayoría silenciosa. Comúnmente ambas tienen opiniones contrarias.

  5. Carlos H. Gómez
    14/05/2017 at 5:06 PM

    El problema tiene sus raíces, y es el de pensar que se hace justicia también cuando se comete un delito en nombre de la justicia para sancionar un delito, en este caso de los juicios a los militares y otros, no es justicia lo que se hace, es ajusticiamiento, nada más lejano a justicia, de ahí las heridas sin sanar y que seguirán sangrando, ya que al favorecer a una de las partes injustamente, exacerba en ambas partes las diferencia que no permiten zanjar la grieta.

  6. Lic. Carla Fridman
    14/05/2017 at 5:09 PM

    • A.Alonso
      14/05/2017 at 5:41 PM

      Rata Lic. Carla Fridman…debés de ser de la misma cueva de ese sujeto asesino…
      A este sujeto que aspiraba llegando al poder, eliminar UN MILLÓN de ciudadanos,a este asesino Raúl Alfonsín…el papito de la demonarcocracia fué su abogado defensor… Alfonsín, el mismo que arribado a la Rosada nombrara como su mtro.de defensa al terrorista asesino participante del atentado en la Plaza de Mayo en1953.
      ……………………………………………………………………………
      Atentado de la Plaza de Mayo del 15 de abril de 1953 https://es.wikipedia.org/wiki/Atentado_de_la_Plaza_de_Mayo_del_15_de_abril_de_1953
      ……………………………………………………………………………

  7. roberto
    18/05/2017 at 7:16 AM

    El juicio a los militares fue ordenado por DNU del Dr. Alfonsin nro. 158, es decir el PE da ordenes al PJudicial para que haga juicio a las juntas que habian usurpado el poder civil. Es decir el comienzo es un DNU inconstitucional, por lo tanto el resultado, el juicio, es contra la ley suprema de la Republica.
    Luego Alfonsin a dedo nombra a 7 civiles jueces para tal cometido. Otra barbaridad. Que nos trae citas constitucional, al nombrar ” comisiones especiales “. Luego se juzga a personal militar que ya habia sido juzgado por la justicia militar.
    Luego se les aplica ” lesa humanidad ” ley reglamentada en Roma en 1989, y posteriormente incluida en nuestro codigo penal en 2005, y a pesar de la barbaridad se les aplico a los detenidos por los hechos ocurridos en la decada del 70.
    Sumado a toda esta inmundicia, no se juzga con la misma ley a los que atentaron contra la Republica, es decir la guerrilla, que los sres. jueces dejan en el olvido y todas las violaciones al orden penal prescriben.
    Por ello tendrian que ser juzgados TODOS los jueces que intervinieron de facto en el juicio y condenas.
    No solo corresponde el 2×1, sino que como lo habia advertido el Dr. FAYT, esto traeria cola por haberse violado el art. 18 de la Constitucion Nacional.
    Los Kirchners, contentos con todo lo dispuestos por ” sus jueces ” y la CSJN (compuesta lamentablemente con un profesional gartantista al extremo dueño de prostibulos, gay, y una ex guerrillera lesbiana Dra. Argibay Molina.
    Zaffaroni, se limito contestando al Dr. FAYT que la CN es una porqueria. La CSJN condeno por mayoria 4 a 3 a los militares que nos salvaron de ser otra Cuba. Los DDHH tuertos, y elitistas de izquierda, gozaron con el revanchismo que los sres. jueces aplicaron.
    Hoy, cientos de militares sin juicio y sin condena siguen detenidos, negandoseles el arresto domiciliario, contra lo que dispone nuestro Codigo Penal.
    El zurdaje cheto de Bs.As., y los pañuelos blancos, brillaron impunemente en su revanchismo cultuiral.

    • roberto
      18/05/2017 at 7:23 AM

      Olvide decir que la excusa vertida por los sres. jueces al juzgar solo a los militares y fuerzas de seguridad en la lesa humanidad, era que se les aplica ” lesa humanidad ” por provenir la represion por parte del Estado.- Cuando a decir verdad el Estatuto de Roma aclara que no existe la diferencia invocada por los “señores jueces “.
      Por otro lado, olvidaron ” sin querer ” que la subversion, tambien correspondia a un movimiento guerrillero, apadrinado, motivado, adoctrinada y entrenado por otro Estado, el Estado CUBANO: Por lo que la verguenza mundial, (al contrario de lo que dicen y dijeron estos sres. jueces ) fue bochornosa y tonta.
      Hoy los ex-guerrilleros comparten la vida civil, estrados judiciales, puestos en el Senado y Camara de diputados, y son participes de hechos de gobierno, cuando deberian estar en prision de por vida.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *