La campaña: mucho ruido y pocas nueces

En el país hablarán en dos semanas las urnas, así sean las devaluadas urnas de las hoy cuestionadas PASO. El experimento cristinista -divorcio o separación temporaria del Partido Justicialista, moderación discursiva, horizontalidad retórica-, aunque no le acerca demasiados apoyos nuevos a la Unión Ciudadana de sello K, consiguió colocar a la ex presidente como eje del interés periodístico.

El mérito es compartido: el gobierno hizo mucho por promover el protagonismo de ella como contrafigura del oficialismo. Y ella había hecho bastante para ocupar ese lugar durante sus abrumadores años de poder.

El resultado es hoy que las encuestas más serias (es decir: las que informan a determinadas grandes empresas, no las que los partidos usan para su difusión propagandística) pintan al oficialismo perdiendo la provincia de Buenos Aires y a la señora ganando netamente la tercera sección electoral; también adelante, si bien con ventaja algo menor, en la primera, y por un hocico, en situación de empate técnico, en el promedio provincial (siempre y cuándo el encuestador aclare que el candidato Esteban Bullrich representa a María Eugenia Vidal; de lo contrario, la ventaja de la señora de Kirchner se amplía visiblemente). El gobierno comienza discretamente a admitir ese diagnóstico.

En la Casa Rosada confían en que dinamismo de algunos jueces contribuya a fortalecer al oficialismo. El caso De Vido (los frustrados intentos de desaforarlo), con su garantizada repercusión en los medios ha realimentado el tema de la corrupción; es probable que antes de la elección de octubre comience un juicio oral a Amado Boudou. Dicen los analistas demoscópicos que esas noticias llenan de gozo al público antikirchnerista pero no le quitan ni un voto a la ex presidente. El gobierno las alienta para reconfortar a su electorado y contener fugas por decepción.

Sin embargo, la fallida ofensiva para excluir a De Vido del Congreso, más allá de los consabidos Do de pecho de la doctora Carrió o del usufructo como marketing electoral, no fortalece demasiado al oficialismo entre sus votantes de 2015 propensos a la desilusión. El gobierno sufrió en la Cámara de Diputados un revés anunciado y, donde necesitaba reunir dos tercios de los votos, apenas si superó (merced al respaldo del Frente Renovador de Massa y de una parte del justicialismo no kirchnerista) el cincuenta por ciento. Mucho ruido y pocas nueces.

De eso tampoco se habla

Otra señal de que lo que dicen las encuestas serias anda bien rumbeado es el fuerte incremento del presupuesto de difusión oficial y las estrictas instrucciones de la Casa Rosada (Marcos Peña) destinadas a que funcionarios y candidatos cuiden meticulosamente lo que dicen para evitar errores (que cuestan votos). Particularmente se les pide que no hablen de economía, una asignatura en la que el gobierno se sabe flojo (situación agravada con la trepada del dólar).

Se observan tensiones en los equipos oficiales: el Banco Central consigue apoyos de la Casa Rosada en su ortodoxa política antiinflacionaria basada en tasas altas, mientras muchos protagonistas electorales de Cambiemos (con participación central del gobierno de María Eugenia Vidal) apuestan sus recursos a moderar al Central, alentar el consumo popular y anclar el dólar. La campaña oficialista elude estas cuestiones, del mismo modo que la de Cristina de Kirchner omite las menciones a De Vido o las investigaciones sobre corrupción. Máximo Kirchner se abstuvo de aplaudir el módico triunfo de De Vido en el Congreso y en el recinto se mantuvo distante del ex ministro, como si allí residiera el foco de una epidemia.

El resultado de tanta circunspección es que la campaña naufraga en la inopia, plagada de frases genéricas, insulsas, anodinas, apenas concebidas para no meter la pata.

El gobierno quiere que la atención no se centre en la provincia de Buenos Aires, sino en los resultados nacionales, donde sus votos se sumarán bajo una sigla única y los de sus contrincantes estarán dispersos. También afirma, obviamente, que lo importante no son las PASO, sino las urnas de octubre, aunque admiten que una mala performance en las primarias bonaerenses puede tener delicadas consecuencias sobre “la elección de verdad”.

“Hasta octubre estamos como en probation. Cuando fortalezcamos los bloques empezaremos a liberarnos”, se alientan.

Una frase como esta última puede ser mal interpretada desde la oposición, donde ya se vaticina que, si el oficialismo vence, “agudizará el ajuste”.

Jorge Raventos

Share

3 comments for “La campaña: mucho ruido y pocas nueces

  1. EL CHUMBIAO
    30/07/2017 at 8:27 PM

    El macrismo, carente sentido político, de cerno porteño, desconocedor de la Argentina y de las demandas del pueblo sano, incidió en los jueces -en Argentina sólo los que se criaron adentro de un mate piensan que el poder judicial alguna vez fue independiente del ejecutivo y el judicial- para que las causas contra la chirusa de Tolosa y sus cofrades se lentificaran a fin de permitirle entrar en el juego electoral y así utilizarla para el maniqueísta “nosotros o el retorno al kirchnerismo y a la corrupción”.
    El macrismo incumplió promesas electorales, “terminaremos con el curro de los derechos humanos”, y se incentivó la persecución a los militares y sus familiares; “habrá pobreza cero”, y la pobreza continuó o se acrecentó; “terminaremos con la inflación”, y la inflación no cede. El gasto fiscal fue aumentado respecto del kirchnerismo; siguió el secreto de las cláusulas del contrato con Chevron; siguió el secreto respecto de la base militar China en el sur; continuó con el impuesto al salario; incrementó la presión impositiva, las inversiones siguen en veremos; etc., etc.
    El fracaso del macrismo y sus socios provocó que un pueblo con insano anclaje en el pasado volviera la mirada hacia atrás y recordara, sin importarle absolutamente los intereses de la Nación, en la fiesta kirchnerista pagada por lo que trabajan y producen.
    Es factible que un pueblo nostálgico de figuras que yacen en el cementerio, Rosas, Yrigoyen, Illia, Alfonsín, Perón, Evita, Kirchner, decida nuevamente volver al pasado y dar el triunfo electoral al kirchnerismo.
    SE LO DEBEREMOS AL MACRISMO, PARTIDO DE NÚCLEO PORTEÑO QUE ESTÁ GOBERNANDO DE ESPALDAS A LAS PROVINCIAS Y A LOS INTERESES DE LA NACIÓN.
    LAMENTALBLE. OTRO FRACASO. NUEVAMENTE ARGENTINA FRENTE A UN FUTURO INCIERTO Y OSCURO. OTRO SALTO HACIA ATRÁS. DIOS AYUDE A LOS ARGENTINOS, AUNQUE ES DIFÍCIL QUE AYUDE A QUIENES NO SE QUIEREN AYUDAR.

  2. MACHACO PAREDES
    31/07/2017 at 8:56 AM

    PAIS ON SALE….AHORA TAMBIEN CABA ON SALE….ESTAMOS COMO CON EL TURCO….VENDIENDO LAS JOYAS DE LA ABUELA Y ADEMAS…..INCREMENTANDO HASTA EL INFINITO LA DEUDA PUBLICA A NIVEL ….TAMBIEN INTERNACIONAL. Y ESTOS SALAMES….EN REALIDAD NO SON SALAMES SON REVERENDOS………DICEN QUE PRETENDEN CONTINUAR CON EL PODER….PARA QUE….SI EN POCO TIEMPO NO TENDRAN NADA MAS PARA ROBAR….ENTRE ESTOS REVERENDOS ……Y LA MAFIA ANTERIOR DE LA MISMA FAMILIA DE REVERENDOS ………ESTAFARON Y ESTAFAN AL PAIS Y ELLOS RIQUISIMOS Y SIN CONFISCAR…..SEINELDIN….RESUCITA Y REVENTEMOS A TODOS ESTOS ANTIPATRIOTAS.

  3. MACHACO PAREDES
    31/07/2017 at 8:59 AM

    UNA JODA TOTAL LOS ARTICULOS DE LA NACION PARTIDARIA….DICE QUE LA MAYORIA DE LAS DENUNCIAS CONTRA KAMBIEMOS, EL PRO Y TODOS ESTOS REVERENDOS TAMBIEN…..HAN SIDO DESECHADAS….CLARO OPERANDO ANGELICI, TORELLO Y COMPANIA….COMO NO IBA A SER DE OTRA MANERA….SE IGUAL CUANDO OPERABA ZANNINI Y SUS CORRELIGIONARIOS.
    ENTRE MAFIOSOS NO SE DELATAN…..POR ESO DE VIDO….CALLADITO CON CARA DE PIEDRA SE AGUANTO TODO…TOTAL…ESTABA ARREGLADO DE ANTEMANO….CASO CONTRARIO SE ABRIAN LAS CARPETAS.
    ANTIPATRIOTAS TODOS ESTOS CRAPULAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *