La polarización revela cómo es el reino del revés

El juego de esquinitas entre fanáticos kirchneristas y forofos del macrismo tiene su costado irónico: que Axel Kicillof elogie a Mirtha Legrand (por sus comentarios ante Mauricio Macri) mientras Jaime Durán Barba la tilda de “maleducada con modos de piquetera” luce como el reino del revés.

Los K se regodean con la frase en la que el Presidente definió la opción por la enseñanza estatal como una “caída”. ¿Cómo no evocar, en tal caso, aquella réplica (“Chicos, estamos en Harvard, esas cosas son para La Matanza”) con la que la señora de Kirchner minimizó en Estados Unidos una gran universidad estatal del Gran Buenos Aires? La lógica de las polarizaciones revela similitudes y simetrías. Cara y ceca se turnan pero conviven en la misma moneda.

El tono deliberadamente enérgico de la cúspide de la Casa Rosada (exhibido esta última semana por el Presidente y también por el Jefe del Gabinete en su presentación ante los diputados) parece una representación de su ánimo polarizador. Sólo que, convencido por sus propios propagandistas de que todos los reclamos sociales son manifestaciones de un plan destituyente capitaneado por el estado mayor K, el oficialismo termina polarizando con todo el mundo.

Empieza por los maestros

El gobierno central insiste en no convocar la paritaria nacional que reclaman los docentes. La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, acompaña la intransigencia: no modifica su oferta salarial a los educadores de su provincia. Las escuelas están cerradas o trabajan a media asta.

Parece un disparate atribuir a un kirchnerismo que ya no tiene futuro el comando de una movilización como la que los gremios docentes promovieron el último miércoles en la capital federal. Lo malo es que un diagnóstico equivocado se traduce por lo general en un tratamiento infructuoso. Un enorme número de niños y jóvenes seguirá perdiendo días de clase y el mismo gobierno puede contraer una infección hospitalaria. Porque más allá de la valoración que merezca la polarización que el oficialismo busca con el fantasmal conglomerado K, extender la polarización a los docentes como si ellos fueran el kirchnerismo, conduce a que el conflicto se prolongue, se extienda territorialmente y se agrave.

La dureza con que el gobierno aborda la cuestión salarial docente (que es previa a la sin duda imprescindible lucha por elevar la calidad de la enseñanza y someter a todos sus participantes a las debidas evaluaciones) es acompañada por la dureza que promete en lo que se refiere al orden en calles y rutas, esto es, el tratamiento a dar a las demostraciones piqueteras.

Protocolos y vacilación

La dureza invocada no ha pasado hasta ahora del nivel de los protocolos y los anuncios, entre otras cosas porque el oficialismo no ha unificado criterios hasta ahora. Macri pide que actúe Horacio Rodríguez Larreta. El gobierno porteño ha sido renuente a comandar operaciones represivas para ordenar la calle: prefiere la negociación política. Se argumenta que la coordinación entre fuerzas deja mucho que desear (el miércoles eso quedó confirmado cuando una brigada bonaerense reclamó dramáticamente durante varios minutos ayuda para una persecución que ingresaba a la Ciudad Autónoma y esa colaboración nunca llegó a tiempo, con el agravante de que hubo dos bajas entre vecinos inocentes). Tampoco parece bien sellada la unidad de la nueva fuerza policial capitalina.

A eso se suma el temor de que intervenciones duras de las fuerzas en manifestaciones sociales concluyan con víctimas. La señora Carrió opina que las organizaciones sociales “buscan un muerto propio” para victimizarse y dañar al gobierno.

La ministra Patricia Bullrich advierte contra “la paranoia argentina”, aunque quizás quiso decir esquizofrenia, porque, al anunciar que el gobierno actuará para garantizar orden en las calles, señaló que “cuando actuemos no entremos en la paranoia de la Argentina. Si actuamos porque actuamos, y si no actuamos porque no actuamos. Actuar con decisión puede tener ciertas consecuencias, pero esas consecuencias no significan que vaya a haber un muerto”. Si se observa en profundidad, puede distinguirse el miedo de que los procedimientos que piensa el gobierno no sean acompañados por la sociedad.

Ese parece ser un temor que recorre el oficialismo. El filósofo de cabecera del Presidente, Alejandro Rozitchner, confesó que lo “preocupa que el país no esté a la altura de las decisiones (de Mauricio Macri)… que se amedrente respecto de las dificultades de todo este proceso”. La inquietud del pensador puede ser consecuencia de la lectura asidua de encuestas.

Si el oficialismo insiste en enfrascarse en su polarización solitaria con el espectro K, las vacilaciones y miedos que denotan sus voceros pueden corporizarse.

Jorge Raventos

3 comments for “La polarización revela cómo es el reino del revés

  1. LACHO
    24/03/2017 at 3:18 PM

    En su exposiciòn ante Diputados, el JEFE DE GABINETE se explayó diciendo, resumídamente:”Lo único que pedimos es claridad, para que si tenemos un diagnóstico y una meta común trabajemos,como muchas veces lo hicimos en función de mejorar la realidad y dar los debates que sean necesarios.No descalifiquemos. la realidad debe formar parte de la discusión.Esta es la grandeza que esperamos, en un sistema democrático sano y con alternancia, de QUIENES TIENEN MAS EXPERIENCIA, para con aquellos que venimos con el mayor de los entusiasmos a tratar de alcanzar logros. Seguiremos trabajando para unir a los argentinos porque así podremos fortalecer la institucionalidad.”
    Este muchachito MARKITO, opta por escurrir su responsabilidad individual, con la malicia de pretender endosarla a los ciudadanos que votaron antes de que “ellos” lleguen, los PRO, porque los radicales le pidieron para que los adopte e integrar la poblaciòn de probabilidades de puestos políticos. Pide NO DESCALIFICAR, pero sus trolls (que probablemente se deba al bajo nivel de aprendizaje y nada de comprensiòn de textos, porque no leen) lo único que hacen es ESO, DESCALIFICAR en cuanto “posts” o “blogs” tengan entrada. Y, no sólo eso, sino que pareciera que sus vocabularios se nutren de montañas de procacidades para matar a quien intente exponer una apreciaciòn diferente a la que ELLOS, representados por ESTOS, tengan intenciòn de plantear para colaborar en la presentaciòn de sintomatologìas que el diario vivir presenta, y tener un DIAGNOSTICO.
    Ahora, si este pibe pisciano de 40 años cree tenerla reclara con su título de Politólogo ….pobre Luci. Mi viejo era pisciano, pero él fué sabio. Siempre me repetía ensañanzas que aprendió con personas más veteranas que él. Y conste… era un capo en su profesiòn. Un libro de vida, instituye,” escucha a los viejos con humildad y, serás sabio”. Este muchachito, ni conoce la humildad (no la carencia material) ni escucha a los expertos (que ya no necesitan hacer prueba y error), por lo tanto seguirá transfiriendo la responsabilidad de sus errores al “impaciente” ciudadano que se equivocó al votar en las diferentes circunstancia anteriores. Lo peor del caso es que el que está a la cabeza, depende “TOTALMENTE” de él porque es una persona “inteligente y mi mano derecha”.
    “NO ESCUCHES SUS PALABRAS, OBSERVA SUS ACCIONES”. Si pretende que recibirá la GRANDEZA de los representantes de otros partidos políticos, por sus arrogancias y directivas políticas, es probable que la intensiòn de trasladar la RESPONSABLIDAD DE SUS ERRORES a los representantes políticos elegidos(por lo tanto a los ciudadanos) va en camino a un COLOSAL fracaso.
    El Hijo del Padre, al que voté en segunda vuelta, IRRESPONSABLE, FARSANTE Y MENTIROSO, porque defraudó a una gran cantidad de ciudadanos que hicieron lo mío, es probable que, por su genética y entornos, no conozca un acto de contricciòn para llevarlo a UNIR a todos los argentinos (como promulga su muchachito inteligente), llame a todos los grupos políticos, minoritarios y no tantos, para que un acto de simpleza le dé la UNION de los argentinos que tanto a ELLOS como a todos nos interesa y conviene.
    Y, como quién no quiere las cosas; cuantos cobran la sarta de colaboradores que llevó al Congreso?

  2. EL CANTARO
    24/03/2017 at 6:11 PM

    SEGUIMOS EN LAS VIEJAS TONTERIAS LO UNICO QUE SE PUEDE HACER ES IR HACIA ADELANTE, AL PASADO NO SE VUELVE, HYA UNA GRAN MARGINALIDAD , IGNORANCIA MENTIRA Y CINISMO DE PARTE DE TODOS LOS ACTORES INCAPACES DE PONERSE DE ACUERDO, PARA LLEVAR UN PLAN HASTA EL FINAL ,POBRES Y CORRUPTOS DIRIGENTES GREMIALES.
    LAS MARCHAS, NO SON DE LOS MAESTROS SON DE TODOS LOS PARTIDOS POLITICOS Y DE ATE COMO HACE UN MAESTRO QUE NO LLEGA A FIN DE MES VIAJAR DESDE RIO GALLEGOS CON UN PASAJE A $10.000 PAGAR HOTEL Y COMIDA o SALTA, quien lo paga de dónde salen los fondos, aqui hay corrupción de la gruesa. hay que pensar en un FINANCIAMIENTO NARCO DEL SINDICALISMO .

  3. Zarina
    24/03/2017 at 10:11 PM

    El tema de los empleados estatales, sean docentes, administrativos etc. se resolveria si no tuviesen esa garantia de eternidad en el cargo. Deberian funcionar como el empleo privado,…si no te gusta cuanto te pagan, te vas a buscar un trabajo mejor presentand curriculum,…y tambien si no cumplis, pedis eternas licencias, llegas tarde, faltas etc etc.,…. mas tarde que temprano te despiden e indemnizan. Asi el sistema publico seria mas eficiente e incluso podrian ganar mejor salario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *