Recalde: ¿Negligencia o “Inteligencia”?

Recalde_AA_Xipolitakis

Los pobres les financian los vuelos a los ricos.

“La propiedad del Estado no es la propiedad de todos, sino la propiedad de nadie”, Mikhail Gorbachov.

Raro

Que una actriz, invitada por los pilotos, entre a la cabina de comando de un avión de línea, es una irregularidad que rompe los protocolos de seguridad. Pero cuando el portero anda mal, el gerente tiene la culpa.

¿Qué precauciones tomaron los gerentes de La Cámpora de Mariano Recalde, para que esto no ocurra?

Porque lo más grave es que no se previno. Si Lufthansa hubiera tomado prevenciones para que un piloto no quedara solo en la cabina, el suicida que mató a 145 personas no podría haberlo hecho. Aquí también los responsables son Mariano Recalde y sus gerentes camporistas, como lo fueron los dueños del local de Cromagnon y el jefe de Gobierno Ibarra. ¿Cómo entrenan a los pilotos? ¿Quién les da el protocolo de seguridad?

Pero llama poderosamente la atención que este hecho surge diez días antes de las elecciones, donde Recalde es candidato del FpV como jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. De la forma en que fue presentado aparece como el ejecutivo que impone el orden, echando y juzgando a los responsables, cuando en realidad él es responsable por esta negligencia.

Para colmo, se produce con una actriz de las más mediáticas y con procedimientos judiciales extremos, que suenan exagerados si tenemos en cuenta las negligencias de los ferrocarriles de Cristina, los prostíbulos de Zaffaroni, la inseguridad y los corredores permitidos de entrada de la droga.

El gran ejecutivo

Ante el pensamiento ilógico de muchos olvidadizos, quieren hacerlo aparecer como el que salvó la soberanía argentina con la estatización camporista de Aerolíneas Argentinas.

Hace seis años que fue estatizada AA y ya dio 1.400 millones de dólares de pérdida. Recalde dice que es porque quiere promover los vuelos dentro del país, pero sólo el 5% de este déficit se debe a los vuelos internos no rentables. Según él es una inversión. Le recuerdo que cuando se privatizó British Airways en 1997, al año siguiente dio un superávit de 500 millones de libras esterlinas y que, desde entonces hasta ahora, que cotiza como International Airways Group, salvo excepciones, dio beneficios, incluyendo este año, en que el grupo cotizó en el mercado de valores, con ganancias, así todos los meses.

Sir John King fue un gran administrador que hizo de la aerolínea privatizada británica una de las más importantes del mundo y con muy buen servicio. Ahora Recalde pretende ser el gran administrador, después de varios años con dos millones de dólares de pérdida por día, que no sabemos a dónde van.

Los pobres financian los vuelos de los ricos

Lo peor es que hay inclusive periodistas críticos del gobierno que están con la estatización de este gigante explotador que se llama AA. Deberían recordar que en la década de los 80 dio 10.000 millones de dólares de pérdidas y que siempre fue así, incluyendo todo el mundo, como lo era con British Airways antes de su privatización.

Macchiavello enseñó cómo quitarles el dinero a los ricos; los K han innovado en ciencia política revolucionariamente, aprendiendo cómo sacarles plata a los pobres.

Es decir que los pobres y los indigentes les financian los vuelos a los ricos y a esto lo presentan como ejemplo de soberanía nacional. No sólo se falta a la lógica, sino al valor del amor que le debemos a los chicos desnutridos, sin educación, víctimas del paco, que entra por los corredores liberados. Pero se tira la plata en una empresa con ñoquis de La Cámpora, 11.000 empleados y gastos excesivos.

La soberanía de una Nación está ligada íntimamente a la eficiencia y ésta nunca fue atributo de las empresas estatales. A las pruebas me remito y viene al caso el ejemplo de la comparación que hicimos entre la estatal Aerolíneas Argentinas y la empresa privada British Airways. ¿Qué Nación es más soberana, Argentina o Gran Bretaña? ¿Dónde se vive mejor? ¿Quién ganó, lamentablemente, la guerra de Malvinas?

No confundamos sentimiento patriótico con NaZionalismo.

Más buenas políticas y menos inteligencia interna

No habrá soberanía si no producimos más y gastamos menos, especialmente con estos gigantes ineficientes, que paga el pueblo. Entre estos gastos están los excesivos presupuestos para la inteligencia interna, que redunda en cosas raras, como este sospechoso escándalo con la Xipolitakis, el rarísimo escándalo del gas pimienta en Boca, el vuelo demorado de AA que impidió que el Diputado Gustavo Valdez pudiera votar en el Consejo de la Magistratura o, peor todavía, el asesinato del Fiscal Nisman.

Sin embargo, el dios Estado, obnubila a gran parte de la opinión pública y de los políticos. Como dijo Discepolo: “Dale que va, que allá en el horno se vamo a encontrar”.

Carlos E. Viana

Share

3 comments for “Recalde: ¿Negligencia o “Inteligencia”?

  1. Impecable....
    01/07/2015 at 3:03 PM

    Claro que si !!! tiene ud. razon Sr. Viana. Buen analisis.

  2. Bonito_Sueño
    01/07/2015 at 7:27 PM

    Un ejemplo admirable

    Por Marcos Aguinis | LA NACION

    Mientras gran parte de la población sufre por la acción de los que desde el poder mienten sobre la cantidad de pobres y gente con hambre, funcionan incontables espacios de esfuerzo, solidaridad y decencia.

    Conforman la reserva moral de los argentinos, de la que se habla poco y se desconoce mucho. Como un emprendimiento de notable ejemplaridad, vale la pena difundir la llamada “receta del DAR”, que significa donar, almacenar y repartir.

    Es la fórmula del dinámico Banco de Alimentos, una fundación que distribuye comida a casi 700 organizaciones comunitarias de la ciudad de Buenos Aires y 29 partidos que la rodean.

    No recibe un centavo del Gobierno, ni les quita un peso a los jubilados, ni se ensucia con medidas demagógicas. Su mecánica consiste en el rescate de productos que salen del circuito comercial por diversas razones, pero son aptos para el consumo.

    En lugar de convertirse en basura, esta entidad los recibe, examina, almacena, clasifica y distribuye con miles de voluntarios (dije bien: ¡miles!) que brindan horas de ayuda gratuita y entusiasta. La eficiencia y el rigor administrativo explican el crecimiento de los donantes de fondos, servicios y productos.

    Este Banco de Alimentos se articuló con 83 organizaciones comunitarias. Ha realizado 1421 visitas de acompañamiento a gente necesitada. Consiguió nuevos espacios gratuitos en otros depósitos, así como una gran cantidad de fletes.

    Repartió alimentos por un equivalente a cuatro millones de kilos, convertidos en casi diez millones de platos de comida anuales, y la mayoría de sus beneficiados son niños.

    Esta iniciativa tiene su historia. Mercedes Schilling se enteró de la existencia de bancos de alimentos en una revista de cocina. Cocinera de profesión, sabía que se desperdicia buena comida mientras crece el hambre.

    Se unió a su amiga Clara Gotelli y decidieron iniciar un emprendimiento local. Pronto se sumó Rafael Braun, prestigioso sacerdote de la iglesia de Santa Catalina.

    El empresario Sergio Martini les comentó haber visitado un Banco de Alimentos en la ciudad norteamericana de Atlanta, y que estaba sorprendido por sus realizaciones.

    Se comunicaron con su director ejecutivo, quien ofreció ayuda a través de Stephen Camilli, que había llegado a la Argentina y contaba con el know-how necesario.

    La primera reunión destinada a formalizar la organización y elaborar un estatuto se realizó en el año 2000. Surgió la Fundación Banco de Alimentos, que, luego de una serie de debates, plasmó en papel su objetivo: “Tiene una misión clara: contribuir a reducir el hambre, solicitando la donación de alimentos aptos para el consumo, almacenándolos y distribuyéndolos entre aquellos que lo necesitan.

    Su labor busca tener una mirada solidaria con relación al problema del hambre, educar acerca de su naturaleza y, principalmente, presentar soluciones efectivas, por pequeñas que sean”.

    En pocos meses se pusieron en marcha los equipos, se distribuyeron roles, asignaron tareas y elaboró una convincente carpeta de presentación. Se obtuvo un gran depósito en San Martín, provincia de Buenos Aires, que visité hace poco y me dejó boquiabierto. Se había iniciado un milagro.

    En marzo de 2001 se recibió una primera y fuerte donación de alimentos de la empresa Swift Aromour, consistente en latas de paté con problemas de textura, pero no de calidad. Esa empresa, por normas de calidad, había decidido no venderlas. Pero en lugar de mandarlas a la basura, servirían para aliviar el hambre.

    En ese mismo año se recibieron 293.087 kilos de mercadería proveniente de otras fuentes. En sólo tres años ya se lograban distribuir 1.400.000 kilos de comida y alimentaba cerca de las 45.000 personas (ahora son 100.000) que asisten diariamente a 300 comedores de la Capital Federal y Gran Buenos Aires.

    El Banco de Alimentos asumió el papel de visitar y asesorar a otros grupos que nacían en diversas localidades. Ahora funcionan en La Plata, Tandil, Mar del Plata, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Virasoro, Goya, Santiago del Estero, Tucumán y Salta.

    A continuación haré un crudo reproche. Hace años que se intenta destrabar el proyecto del “Buen samaritano”, basado en la ley 25.989, que permite donar toda clase de alimentos en buen estado.

    Su artículo 9° indica que quienes donan alimentos “quedan librados de responsabilidad por los daños y perjuicios que pudieran producirse”, lo cual facilitaría la entrega de toneladas de comida que desperdician las empresas, los hoteles, los restaurantes, las numerosas fiestas de cualquier tipo, los hogares, sin caer en la industria del juicio. Pero, ¡oh sorpresa!, el presidente Néstor Kirchner vetó ese artículo clave sin dar explicaciones y así quitó amparo legal a supermercados y demás fuentes de aprovisionamiento.

    Miles de toneladas de frutas, verduras, productos cercanos a la fecha del vencimiento y mercadería con envases dañados levemente son desperdiciados. Urge liberar ese artículo 9°.

    Francia pretende reducir a la mitad el despilfarro de alimentos para el año 2025. Mediante una enmienda a la ley de transición energética, a partir del 1° de julio del año próximo, los supermercados de más de 400 metros cuadrados no podrán tirar a la basura los productos perecederos. Deberán donarlos. Según cifras oficiales, en Francia se desechan 20 kilos de comida por persona y año.

    La FAO considera que se despilfarra hasta un tercio de los alimentos para consumo humano. Según esa institución internacional, la mitad de los alimentos se pierden en su camino del campo al plato. Francia está comprometida en esta lucha desde que en 2010 se puso en marcha un grupo de trabajo sobre el tema.

    Sus conclusiones son similares a las que ahora se introducen en la mencionada ley. Se pretende conseguir el compromiso solidario de toda la cadena de producción y distribución alimentaria.

    El Banco de Alimentos de Buenos Aires está en condiciones de multiplicar geométricamente su noble servicio. Sólo necesita que le lleguen más donaciones que examinará, clasificará y distribuirá.

    La hermosa parábola del buen samaritano que describe el Evangelio de Lucas es un vigoroso modelo orientador. Y la tarea desplegada hasta el presente, una distinción de honor para las buenas reservas humanas que aún conserva la Argentina..

  3. VACIAMIENTO DEL CLINICAS ES FAC MEDICINA - ROJO
    01/07/2015 at 10:02 PM

    INVESTIGUEN EL HOSPITAL DE CLINICAS
    El vaciamiento del hospital de clinicas es llevado a cabo por el medico CARLOS ROJO de la Facultad de Medicina, que también continua con negociados en el PAMI capital.
    Tambien son responsables los gremios y el DRector de la UBA Barbieri que es peronista y no hizo nada.

    es vaciado desde hace años y todos los empleados, enfermeros y medicos lo vienen denunciando desde hace años.

    La operación de Cristobal Lopez y C5N va recaer en el FPV que cubre a CArlos Rojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *