De narcos y cambalaches

!cid_image002_jpg@01D0A543

 

El periodista Luis Gasulla escribió: “Daniel Miño Rusch fue doorman durante 3 años del Hotel Gualok, en Roque Sáenz Peña, a pocos kilómetros de Quitilipi (Chaco). Es el hotel de las posibles reuniones entre Carlos Salvatore, Patricio Gorosito y Jorge Capitanich. Le pregunté. “¿Allí lo veías al gobernador y a los detenidos de la causa “Carbón Blanco?”. Me respondió: “Allí se hacían “los arreglos”, todos saben que el hotel es del Coqui”. Había que entrevistar a Gasulla otra vez. La verdad sea expresada: ni el abogado Ricardo Leonardo Ivoskus (radical de Villa Ballester ex intendente del partido de General San Martín) ni el también abogado Gabriel Nicolás Katopodis (actual alcalde y precandidato a repetir por el FpV) hicieron algo importante contra el narcotráfico, que ha crecido notablemente en el municipio de San Martín. La socióloga e investigadora Laura Etcharren dialogó con el programa de radio “Concepto FM” sobre la gravísima situación que vive este municipio. Además, se refirió a la cronología del narcodelito en la Argentina. Por otro lado el ex ministro de la Corte y aliado del cristinismo celebró como “sano para la democracia” el retroceso político que sufre el líder del Frente Renovador. Lo curioso es que Zaffaroni se sienta con “autoridad moral suficiente” para hablar de lo que es bueno y malo para las instituciones cuando fue un apólogo de los golpes de Estado sediciosos durante la última dictadura militar.

“En una circunstancia hipotética, habiendo desaparecido cualquier autoridad o siendo incapaz la que resta, un grupo militar puede usurpar justificadamente la función pública”, se lee en el libro cuyo coautor resulta una figura de admiración por parte del oficialismo. A su vez la historia que investiga Luis Gasulla, como la que realiza Laura Etcharren son apasionantes y tienen personajes diversos. Se le insistió al primero que él tiene delante el contenido para un nuevo “bestseller”. Por ejemplo, la doctora Rosario Escalante fue candidata a intendenta de Barranqueras, Chaco, por la lista oficialista de Jorge Milton Capitanich. Su carrera política quedó trunca tras la difusión del escándalo narco “Carbón Blanco”. Su marido es Luis Ocampo, despachante de aduana ex presidente de la Cámara de Comercio Exterior chaqueña, detenido en la causa judicial junto con los comerciantes Rubén Félix Esquivel, Carlos Pérez Parga, Héctor Ángel Roberto, el empresario Patricio Gorosito (hoy “arrepentido” y colaborador de la jueza chaqueña) y el abogado, Carlos Salvatore (el que amenazo de muerte a dicha jueza), con vínculos con la ex Side en su capítulo Horacio Stiuso o Jaime Stile. Escalante le dijo a Gasulla: “La droga no salió del Chaco, a mi familia le arruinaron la vida, Capitanich nos soltó la mano”. Capitanich es “Coqui”, el gobernador, el ex jefe de Gabinete de Ministros de la Nación por segunda vez, ¡el que muchos subestiman pero no deberían hacerlo…!

“El juicio se postergó ayer a la tarde (jueves 11/06) hasta el martes de la semana que viene, era un juicio que iba a durar 10 días, ahora está atrasado y se suspendió porque uno de los acusados se quedó sin abogado, hablamos de Héctor Ángel Roberto, uno de los comerciantes. El juez le dio 3 días para que su abogado oficial lea la causa. De los 5 acusados hay 2 que me confirman el vínculo con Capitanich, ellos se juntaban con funcionarios muy importantes del gobierno de Chaco, en el hotel Gualok, que es un hotel muy lujoso, que está ubicado en Sáenz Peña, cerca del lugar donde se mezclaba la cocaína y la metían en las bolsas de carbón vegetal, en ese hotel, se juntaban a hacer las reuniones para coordinar la logísticas de los distintos envíos porque no fue uno solo”, explicó Gasulla acerca de las novedades de la causa “Carbón Blanco”. Más adelante, él desarrolló: “Rosario Escalante habló porque su marido estuvo detenido 15 días, se trata de Luis Ocampo, despachante de aduana, un hombre que estaba al frente de la Cámara de Comercio Exterior de Chaco, no era cualquier persona. Lo detuvieron porque él era el que manejaba las transacciones de las exportaciones de la empresa Carbón Vegetal del Litoral, donde apareció la droga. Esta mujer asegura que la droga no salió del Chaco y vincula el negocio con altas autoridades de la aduana, con nombre y apellido. Ella le dijo a Capitanich: “vos me soltaste la mano, vos tenés algo que ver”.

Volviendo al tal Gorosito: “Cómo son las cosas, estoy escrachado por el carbón y resulta que yo vendo carbón”, dijo él, con un negocio del rubro en Arroyo Seco. “No tengo más la vinería. Llegué a negociar 108 jugadores de fútbol. Entre ellos (el delantero uruguayo) Piris Alves”. “Está bien, yo me equivoqué. Llevaba dinero a España y lo entregaba en hoteles. Eran cantidades grandes”. ¿Ignoraba de dónde salía ese dinero? “Yo no quería llevar más esa plata y cuando me quise retirar era tarde. Yo trasladaba dinero y la policía me empezó a seguir porque dos muchachos de Pavón Arriba, cuando me quise retirar, me prepararon una trampa. Me agarraron con un sobre con 5.000 euros”. A Gorosito se lo detectó como encargado de asegurar la logística para el traslado de cocaína procedente de Bolivia en camiones cisterna hasta Arroyo Seco y de allí, una vez traspasada a otros camiones, enviada a Quitilipi para mezclarla con el carbón vegetal. La policía portuguesa lo ligó a una banda de siete argentinos traficantes de droga. Dos de ellos son de Pavón Arriba: Leonardo Prodán y Rolando Di Renzo. Gorosito cree, como su defensor Silvio Piorno, que ambos, detenidos en Portugal lo entregaron para obtener ventajas procesales. ¿De dónde salió la plata para hacer Real Arroyo Seco, en cuyo estadio jugaba como local Tiro Federal en primera División en 2005? “Me la dio Julio Grondona. Todos sabían que el club era de Grondona. Yo puse la cabeza, fui el testaferro. Grondona hizo el estadio. ¿O no vieron que venía él a Arroyo Seco como vino (el presidente del Barcelona Fútbol Club Joan) Laporta? Yo soy un analfabeto. Cuando se vendió el club él me dio una parte a mí”.

La venta del Real Arroyo Seco a Rosario Central se cerró en una escribanía del macrocentro rosarino en junio de 2008 gracias a la gestión del ex jefe de policía provincial Ricardo Milicic, quien acercó a las partes. Se pagaron US$ 16 millones “cuando el dólar estaba a $3”, y según Gorosito la plata se la llevó Grondona. ¡Está todo para el bestseller, Gasulla…! Pero también el partido de San Martín, provincia de Buenos Aires y territorio de Daniel Scioli es uno de los partidos más peligrosos del Conurbano en lo que a violencia y delincuencia –ladrones, asesinos, narcos, etc.- respecta. Villa Corea, tiene algo del México profundo en donde el ideal está atravesado por el narco. Laura Etcharren lo describió así: “No hay día para el mundo del paco. La voracidad de la vida loca envuelve a sus consumidores en una decadencia insoslayable para quienes han forjado la descomposición social durante los últimos años. Con estoicismo y jactancia. Entregados en las villas. Zombies entre la multitud. Inquietos cuando los efectos comienzan a bajar y se vuelve imperiosa la necesidad de volver a experimentar. Ansiedad que los devora sin tiempo. El flagelo se agudiza. La degradación hace carne. El partido de San Martín, en la inquietante Provincia de Buenos Aires, no da respiro. Irrita. Subleva. Incomoda. El territorio está claramente dividido. Cada banda sabe cuál es su radio de acción y a quien debe responder para permanecer y pertenecer. No hay lugar para los cuestionamientos. No hay conflicto mientras no se quiera pasar al Gigante. (…) Se trata del triángulo de la droga y la transa en todas sus vertientes. Lo componen José León Suárez, Billinghurst y Las Flores (…).” El partido de San Martín es uno de los partidos más peligrosos del Conurbano casi comparable con Santa Fe y con la CABA en lo que a violencia y delincuencia respecta. Más Etcharren: “(…) Las zonas más conflictivas del mismo son: Villa 18, Villa Corea. Villa La Tranquila. Villa La Rana. Villa La Valle. No obstante, Villa Corea, tiene algo del México profundo en donde el ideal está atravesado por el narco. La actividad delictiva en dicha villa, no solo constata la línea Mexicana que Argentina sigue en Narco Maras sino que también, eleva el principio de la propia ley más allá de la ley.”

“Como una de las grandes construcciones de la Provincia de Buenos Aires; en la Corea circula el paco corrientemente así como también, todo tipo de estupefacientes que se encuentran diseminados entre las viviendas. Se estima, que de cada 20 casas, 16 guardan droga. Ya sea para consumo o comercialización. O bien, por la máxima de la extorsión. Es que en Villa Corea, la extorsión es una de las tendencias mejor importadas de México. También del Triángulo Mara Norte. (Guatemala, Honduras, El Salvador). (…)”. “(…) Desde (Felipe) Solá a (Daniel) Scioli –plena etapa K-, la crisis en materia de seguridad alcanza niveles insospechados de incoherencia, negación, ignorancia voluntaria y desconocimiento. Una esfera de la vida que ha colapsado a nivel nacional pero que se encuentra absolutamente comprometida en la Provincia, evidenciando un estado de situación signado por la barbarie así como por el hastío de sus habitantes que observan una mayor profundización del conflicto. Con lo cual, se pone de manifiesto, una vez más, que las promesas de las autoridades a cargo son promesas de la nada. Ficticias expresiones de deseo y retóricas que apelan a conformar a los individuos que se manifestaron y manifiestan contra la inseguridad que los envuelve. (…)”.

¿Qué hicieron al respecto Ricardo Leonardo Ivoskus, cuando fue intendente municipal (ahora quiere serlo otra vez, quien carece de discurso contra el narco) o Gabriel Nicolás Katopodis (antes del Frente Renovador, ahora otra vez en el FpV, cómplice del incremento del narco en el GBA)? “Tenés 3 o 4 primeros puestos que encabezan el PBI narcodelictivo bonaerense, el primero es La Matanza, el segundo San Martín, luego Lanús y después Lomas de Zamora. San Martín tiene una fuerte concentración narcodelictiva porque tiene este triángulo que es donde hay compra, venta y selección de niños sin educación ni contención, que son divisados por malas fuerzas de seguridad, se han encargado del adoctrinamiento de pandillas. El triángulo está conformado por José León Suárez, Billinghurst y Las Flores”, explicó Etcharren, en relación al municipio de San Martín, donde se lleva a cabo la compra, venta de drogas y el adoctrinamiento de pandillas. Ella desarrolló cómo fue ingresando el narcodelito a la Argentina: “Toda esta miseria delictiva es un proceso que viene desde los ’80, aunque no había narcotráfico en esa época. En los años ’90 Argentina era un consumidor, comenzaba a ser un país de tránsito, luego la aparición de pandillas, una apertura en América Latina y la convertibilidad que favorecía el ingreso de la cocaína, ya había entre un 35% y 50% de país narco. Entre el 2000 y 2001 se produce un cambio de paradigma, pasamos a ser de un país consumidor, a uno de tránsito y empezamos a atravesar el estado embrionario en producción, narcotráfico y pandillas articuladas con un fuerte acceso y una mala policía. Año 2010, tuvimos un proceso acelerado en materia de criminalidad que con 20 años, estamos viviendo ahora lo que vivía México, Guatemala, Honduras y El Salvador. Y el 2014 es el gran año de la consagración del narcotráfico”.

¡El narcotráfico a permeado todo, al empresariado, al futbol y a la política! ¿Qué nos queda por hacer? ¡Todo! Volviendo atrás, la entrevista de Edgar Mainhard a Luis Gasulla, investigador y periodista de la causa “Carbón Blanco” de exportación y tránsito del narcotráfico: el otro día hiciste una entrevista a Cristina Camaño, la fiscal y has estado siguiendo en detalle el tema del narcotráfico que tiene su sede en Chaco y en determinado momento dijiste que Capitanich tiene que ver con esto. Has doblado la puesta escribiendo cuál es la clave… LG: “Fueron pocos los periodistas que se hicieron eco de ello. Hoy se habla de Grondona y la relación que tenía con uno de los 5 acusados que están en este juicio histórico en Chaco, Patricio Gorosito. El juicio se postergó hoy a la tarde hasta el martes de la semana que viene, era un juicio que iba a durar 10 días, ahora está atrasado y se suspendió porque uno de los acusados se quedó sin abogado, hablamos de Héctor Ángel Roberto, uno de los comerciantes. El juez le dio 3 días para que su abogado oficial lea la causa. De los 5 acusados, hay 2 que me confirman el vínculo con Capitanich, ellos se juntaban con funcionarios muy importantes del gobierno de Chaco, en el hotel Gualok, que es un hotel muy lujoso, que está ubicado en Sáenz Peña, cerca del lugar donde se mezclaba la cocaína y la metían en las bolsas de carbón vegetal, en ese hotel, se juntaban a hacer las reuniones para coordinar la logísticas de los distintos envíos porque no fue uno solo. Hay que ver cuánta droga circuló por las provincias de la Argentina. Hasta ahora el primo de Capitanich salió a contestar con insultos y agravios, sin ofrecer ningún argumento y de eso, el periodismo local se hizo eco, los grandes medios por ahora no. Ojalá que en el transcurso del juicio, los acusados se animen a contar exactamente cómo fue esta historia y no le echen la culpa a un muerto. “

EM: ¿Estamos hablando de Julio Humberto Grondona? LG: “Exactamente”. EM: -El tema del empresario Gorosito, es tan importante, como la red del abogado Salvatore, que había dicho que podía matar a la jueza… LG: “Gorosito es importante porque estaba en Portugal en el momento en que lo apresan. Salvatore tenía los nexos más importantes, a mi entender, porque tenía relación con ciertos sectores de los servicios de inteligencia, que hoy cayeron en desgracia después de la pelea de Stiuso con el gobierno. Salvatore era el asesor en varios negocios de Raúl Martins, el proxeneta de varios boliches que fueron allanados luego.” EM: O sea, todo eso es la red de Horacio Stiuso… LG: “Efectivamente. Salvatore es el que comete el error estratégico o de creerse totalmente impune de tener esta conversación con su pareja y decir que se podía cargar a la jueza. Gorosito fue un empresario que se vinculó al fútbol, tuvo un gran asenso y siempre en los medios locales se decía que era el “testaferro de Grondona”. Gente allegada a él lo desmienten, me decían que venía por otro lado. Para justiciar sus ingresos o aumento patrimonial, ahora es fácil hablar de Grondona. Tenía una relación con él, porque Grondona estuvo en el estadio que él construyó, en Arroyo Seco, al igual que le familia de Messi, pero ellos no tienen nada que ver con la causa.” EM: Por los personajes que aparecen, es un libro que tenés que escribir. Aparece Jorge Capitanich, Julio Grondona, las ex autoridades del Club Barcelona, abogados, Stiuso… LG: “Y la aduana porque en el juicio “se olvidaron” de investigar a los directores más importantes de la aduana. Hay una persona que es clave y es una abogada que fue candidata a intendenta de Barranqueras, cerca de Resistencia y cercana a Capitanich. Es Rosario Escalante y habló porque su marido estuvo detenido 15 días, se trata de Luis Ocampo, despachante de aduana, un hombre que estaba al frente de la Cámara de Comercio Exterior de Chaco, no era cualquier persona. Lo detuvieron porque él era el que manejaba las transacciones de las exportaciones de la empresa Carbón Vegetal del Litoral, donde apareció la droga. Esta mujer asegura que la droga no salió del Chaco y vincula el negocio con altas autoridades de la aduana, con nombre y apellido. Ella le dijo a Capitanich: “vos me soltaste la mano, vos tenés algo que ver”, él obviamente le soltó la mano, fueron mancillados sus nombres, porque Ocampo es un perejil en esta historia y los 5 acusados saben mucho, posiblemente se guarden lo que saben hasta el último día pero no son los protagonistas principales. Esos 5 tipos no pueden haber sido los encargados de realizar el tráfico de estupefacientes y lavado de dinero más importante de los últimos 10 años de la Argentina.” EM: ¡Insisto, tenés un libro…!

Pero al hablar de mamarrachos debemos hablar del exministro de la Corte Suprema Raúl Eugenio Zaffaroni quien evaluó este jueves como “muy sano para la democracia” la pérdida de terreno político por parte de Sergio Massa, quien pasó en no mucho tiempo de encabezar las preferencias electorales de cara a los comicios presidenciales a un discreto tercer puesto, de acuerdo a las encuestas. “Massa sale del escenario político muy desvalorizado, lo que es sano para la democracia”, manifestó Zaffaroni en declaraciones a radio América. La inquina de Zaffaroni con Massa nace a partir de la oposición del líder del Frente Renovador al proyecto de reforma del Código Penal que tiene al exsupremo entre sus impulsores. Lo que resulta curioso de su comentario es que el abanderado del garantismo local (abolicionismo, para algunos) se sienta con autoridad moral suficiente para hablar de lo que es “sano para la democracia” cuando fue un apólogo de los golpes de Estado durante la última dictadura militar sediciosa. Se sabe que en 1980, en pleno “Proceso de Reorganización Nacional”, Zaffaroni y Ricardo Cavallero publicaron el libro “Derecho Penal Militar”. Hoy viernes, el periodista Diego Rojas divulgó algunos fragmentos de la obra en la que los autores justifican la interrupción del orden constitucional. “En una circunstancia hipotética, habiendo desaparecido cualquier autoridad o siendo incapaz la que resta, un grupo militar puede usurpar justificadamente la función pública”, se lee en el libro cuyo coautor resulta una figura de admiración por parte del oficialismo.

La obra también justifica la prohibición de la homosexualidad en las Fuerzas Armadas. Zaffaroni y Cavallero analizaban: “Si pensamos por un momento en que la homosexualidad entre adultos no puede ser punida como delito en la vida civil, porque esa punición violaría el art. 19 constitucional, no por ello debemos concluir en que la homosexualidad militar es inconstitucional, tal como la prevé el art. 765, CJM, porque en la vida civil no hay ningún bien jurídico que resulte afectado por esa conducta realizada en privado, pero en el orden militar la posibilidad de trascendencia del conocimiento de esa conducta afecta la imagen pública de las fuerzas armadas y la confianza que ellas deben gozar por parte de los habitantes de la Nación, cuyo crédito frente a ellos es indispensable para que ante la “necesidad tremenda” cuenten con la participación y apoyo de la población”. Por otra parte, tal como lo informo, el libro incluye una dedicatoria al brigradier auditor doctor Laureano Álvarez Estrada, quien ofició de corrector de la obra. Según recordó el dirigente radical Rodolfo Terragno en una columna escrita para el diario Clarín, el oficial de la Fuerza Aérea fallecido en 2003 fue designado por el presidente de facto Jorge Rafael Videla como su subsecretario de Justicia vía el decreto 105/1976. Otro que contó una anécdota con Álvarez Estrada fue el recientemente fallecido fiscal del Juicio a las Juntas, Julio César Strassera. “Durante la época de la dictadura, un día tuve una discusión con el Subsecretario de Justicia, Laureano Álvarez Estrada. Yo no quise cumplir una orden y no me echaron, me ascendieron. Me sacaron de la Justicia Federal y me mandaron a la Justicia Ordinaria, y fui juez de sentencia, me dediqué a condenar a ladrones de gallinas y no seguí en cuestiones federales o políticas”, contó Strassera en una entrevista para un suplemento de la Secretaría de Educación de la Ciudad de Buenos Aires en conmemoración de los 20 años del histórico juicio”.

Las amistades de Zaffaroni en la cúpula de la última dictadura podrían explicar su actuación como juez durante ese período. “El juez Zaffaroni en su momento juró por los estatutos del proceso de reorganización nacional. Fue un juez que asumió durante la dictadura. Lo que tenemos que decir es que lo que terminó haciendo fue cumplir la función que los militares le asignaron a los jueces, que era no investigar. El juez Zaffaroni al cajonear y rechazar el hábeas corpus lo que hizo fue no investigar sobre la desaparición de esa persona y por lo tanto garantizarle la impunidad en ese momento a los genocidas”, contó en 2013 Enrique Fukman, miembro de la Asociación de ex Detenidos-Desaparecidos (?), y por lo tanto miembro activo de los aduladores del cristikirtchnerismo y de los “¿falsos testigos de los juicios por la represión militar sediciosa?”. El periodista Edgar Mainhard volviendo sobre el tema narcotráfico, también ligado al proxeneta Zaffaroni porque tráfico de personas y estupefacientes son “la misma cosa”, charló con Laura Etcharren, aquí el diálogo: EM: LE, hoy hablaste de algo que me impactó y es el triángulo de la droga en San Martín, un municipio que está de moda porque su intendente, Gabriel Katopodis, se fue del FR hacia el FpV y a Sergio Massa, que nació allí le preguntaron y prometió hacer una campaña muy activa. Vos nos decís que hablan tanto de San Martín pero hay una cantidad de narcotráfico… LE: “El conurbano bonaerense es un punto neurálgico de lo que es la extensión de la provincia de Buenos Aires. Allí dentro tenés 3 o 4 primeros puestos que encabezan el PBI narcodelictivo bonaerense, el primero es La Matanza, el segundo San Martín, luego Lanús y después Lomas de Zamora. San Martín tiene una fuerte concentración narcodelictiva porque tiene este triángulo que es donde hay compra, venta y selección de niños sin educación ni contención, que son divisados por malas fuerzas de seguridad, se han encargado del adoctrinamiento de pandillas. El triángulo está conformado por José León Suárez, Billinghurst y Las Flores. También en San Martín hay villas complicadas, como Villa Corea, que es donde sucedió el impune caso Candela, tiene la arquitectura de un barrio obrero pero tiene algo que nos hace acordar al México profundo. Hay un constante patrullaje de distintas bandas narcos que monitorean el barrio continuamente para que no pueda penetrar ninguna persona. El nombre Candela genera una respuesta silenciosa que duele. No se ha hecho nada. El delito está vinculado a los secuestros extorsivos y el pago de peajes para ingresar a determinadas calles y barrios.”

EM: Un día alguien viene y dice: “Laura Etcharren hacete cargo de San Martín que Katopodis no hace nada y Massa promete” ¿Por dónde habría que comenzar a trabajar en ese tema? LE: “En toda la provincia de Buenos Aires tenés que empezar por la bonaerense –aunque ésta ya tuvo la depuración (?) de Arslanián y como no se metió con la Justicia fue un mamarracho inservible-, para ver qué pasa en el interior porque no es posible que en todos los casos vinculados al delito, haya alguna sospecha que sobrevuela algún implicado de la policía. Primero hay que hacer una depuración de las fuerzas, tenés que barrer con todo este parche y además tienen una formación muy insustancial por eso son las primeras que se corrompen. En la provincia de Buenos Aires, a diferencia de Santa Fe, no hay disputa territorial, el territorio está dominado por un sector, que llamo “la gran cabeza”. Tienen que convivir con estas policías comunales que son corrompidas. No se puede conformar una policía seria en un año, ya tenemos el circo de la metropolitana”. EM: -Debe haber algo que ese grave problema de la bonaerense se manifiesta más en San Martín que en Vicente López u otro municipio… Mauricio Macri volvió a San Martín con el ex intendente, y no se habló de este tema, ni lo plantean… LE: “Macri no habla del tema de la seguridad porque tiene asentado este tema en CABA y está descansado en la metropolitana, cree que es la bonaerense y en la ciudad tenés 650 puestos de ventas de droga, que mueven 1.900 millones de pesos anuales. Tenés un partido, como Vicente López bien maquillado, como la Ciudad de Buenos Aires pero tienen el delito contenido, aún no han explotado. El conurbano está todo explotado, está incendiado. La droga es un proyecto de muerte y el gran hacedor es el narcotráfico, que no está avanzando en la Argentina sino que ya está instalado. Ahora hay que contenerlo para que no siga penetrando por las fronteras. Para eso se necesita honestidad intelectualidad con los plazos y una decisión. Entre Vicente López y CABA hay una dialéctica que está dada por zonas muy comprometidas como son Saavedra y Núñez. Mucha gente va comprar drogas a las vías del ferrocarril. Toda esta miseria delictiva es un proceso que viene desde los ´80, aunque no había narcotráfico en esa época. En los años ´90 Argentina era un consumidor, comenzaba a ser un país de tránsito, luego la aparición de pandillas, una apertura en América Latina y la convertibilidad que favorecía el ingreso de la cocaína, ya había entre un 35% y 50% de país narco. Entre el 2000 y 2001 se produce un cambio de paradigma, pasamos a ser de un país consumidor, a uno de tránsito y empezamos a atravesar el estado embrionario en producción, narcotráfico y pandillas articuladas con un fuerte acceso y una mala policía (y justicia ausente por lo menos). Año 2010, tuvimos un proceso acelerado en materia de criminalidad que con 20 años, estamos viviendo ahora lo que vivía México, Guatemala, Honduras y El Salvador. Y el 2014 es el gran año de la consagración del narcotráfico, donde tenemos células internacionales copando todas las regiones. En mi blog pueden observar el mapa delictivo por región.”

EM: -Recordanos tu blog… LE: “www.soclauraetcharren.blogspot.com.ar o en mi twitter que es @etcharrenlau, allí van a encontrar todos los mapas delictivos por región. La próxima administración tiene que ser seria y que plantee estos temas. Hoy sobre el tema narcotráfico nadie habla. Sólo hablan José Manuel De la Sota, Sergio Massa y Elisa Carrió. De la Sota reconoce el flagelo que tuvo en su provincia, tiene una policía de lucha antinarcotráfico, plantea, sabe escuchar y tiene la honestidad de los plazos. Hoy la Iglesia Católica se sorprende que se diga que tenemos un 5% de pobreza, cuando en realidad de parte de este gobierno nada te puede sorprender, lo que sí podría sorprender sería la honestidad de decir que este país ha sido entregado a la criminalidad.” ¡Esta es la Argentina de Cristina Fernández, de los narco y de los mamarrachos!

¿Hace falta más identificaciones, o con estas más las de las denuncias de la Iglesia, las Madres del Paco, las de la Asociación de Meretrices (explotadas por degenerados como Zaffaroni, las policías, los políticos, etc.), los Trabajadores de Talleres Clandestinos, alcanza para empezar?

Arq. José M. García Rozado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *