¡Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?

presos politikos

Nuestras vidas se forman en un continuo dinamismo de hechos y acontecimientos positivos y negativos, sazonados con los avatares -como dice Ortega y Gasset cuando se refiere al “hombre y su circunstancia”- que van poco a poco cincelando nuestra personalidad, nuestro presente y nuestro futuro.

Las experiencias del pasado son la carga que nos ayuda a mejorar nuestro discernimiento.

En ese transcurrir de acontecimientos, el destino nos coloca a veces ante encrucijadas que nos obligan a tomar decisiones que desbordan nuestra experiencia. Otras veces aparecen hechos de suma gravedad que ponen en juego nuestra existencia misma.

Es en esos momentos extremos cuando sentimos la presencia de algo superior que nos impulsa, nos rige y nos protege: la existencia de Dios.

En los largos años vividos tuve experiencias de alto riesgo que me permiten dar fe de esa presencia.

En mi primera infancia, cuando aún no existía la penicilina, una grave neumonía me puso al borde de la muerte. “Está en las manos de Dios”, cuenta mi madre que le dijeron los médicos. Y milagrosamente logré sobreponerme a una enfermedad a la que por aquel entonces sólo muy pocos sobrevivían.

En mis años de cadete naval, en un regreso nocturno de una comisión de servicio, el micrómnibus que nos transportaba de la capital a Río Santiago colisionó con un camión que se cruzó en la ruta, a más de cien kilómetros por hora. El impacto fue brutal, nuestro ómnibus dio tres vueltas y uno de mis compañeros salió despedido por el parabrisas contra el camión. Poco antes de que se produjera el infortunado accidente, era yo quien estaba sentado en el asiento de mi compañero fallecido. Vencido por el sueño, había decidido pasarme al asiento de atrás para apoyar mis brazos y mi cabeza en el asiento de adelante.

Mientras dormitaba, sentí una explosión que me precipitó hacia el asiento de adelante (lo que me produjo desprendimiento de los cartílagos del esternón) y me hizo entrar en una especie de torbellino. Todo giraba a mi alrededor en medio de una densa oscuridad. Los segundos parecían eternos, el silencio era total. De pronto, avizoré una luz que señalaba la salida del vehículo, transformado ya en un amasijo de hierros retorcidos. Aún hoy me estremezco al pensar que de no haber cambiado mi asiento, no sería yo quien cuente hoy la historia. Aún recuerdo haber sentido su presencia al ver la luz que me sacó de aquel infierno.

En otra oportunidad, durante mi viaje de instrucción, me encontraba cumpliendo mi guardia de ayudante de puente en la zona del Atlántico Sur conocida por los terribles vientos, denominada de los 40 bramadores. Era la medianoche, el puente estaba iluminado con la mortecina luz roja de rigor. “Cadete, estamos en medio de un pesto severo”, me indicó el oficial de guardia, “manténgase atento a la proa con el timonel y verifique permanentemente los partes meteorológicos”. El escenario era dantesco: inmensas olas encrespadas producían formas fantasmales de espuma y agua, iluminadas aquí y allá como fotos instantáneas en un océano encabritado.

El rumbo establecido buscaba capear el temporal, pero la proa se sumergía en la ola, cubría el crucero hasta la segunda torre de artillería y emergía produciendo un cabeceo espectacular. Los relámpagos iluminaban la oscuridad de alta mar como lúgubres instantáneas de un escenario estremecedor.

Estábamos en medio de un ciclón subtropical, una situación de alto riesgo, pero una extraña sensación de serenidad me acompañaba en medio de esa ansiosa vigilia. Sentía un cálido abrazo que me daba confianza en que todo sería controlado. Sentí en ese momento que Dios nos protegía.

Las contingencias de la vida militar, rica en experiencias y riesgos de todo tipo, me llevaron a profundizar, Dios mío, acerca de tu existencia. Leí a Nietzsche, Camus, Becket, para quienes Dios había muerto, o peor, nos había abandonado.

Mi vocación de servir a la Patria me llevó a ingresar a la Escuela Naval Militar, con la esperanza de que dicha institución me permitiría cumplir mis jóvenes anhelos. Salíamos de la dictadura de Perón de los años 40 y 50 con una población dividida, fruto de años de autoritarismo y alevosas propagandas fascistas.

Quedaron sólo en el recuerdo aquellos desfiles que realizábamos en las fiestas patrias, en mis años de cadete, henchidos de orgullo de pertenecer a las FF.AA., y a nuestro paso la gente nos arrojaba flores (Hoy somos despojos humanos, despreciados por los mismos que nos pedían que hiciéramos algo).

Lejos estaba de imaginar entonces el futuro de discordancias políticas y sociales que marcarían los años por venir, los enfrentamientos, las puebladas, la influencia de las ideologías marxistas, el papel activo de las Fuerzas Armadas y la lenta e inexorable decadencia en la que poco a poco se sumiría nuestro país.

En mis largos años de servicio a la Patria, recordaré como especialmente significativas las experiencias que viví cuando fui destinado a la Casa Militar de la presidencia de la Nación, durante los años 1974 y 1975 (Presidencias de Perón e Isabel Perón), oportunidad en que pude observar de cerca las bondades y miserias del poder.

A pesar de ser antiperonista y dejando de lado mis convicciones personales, me esmeré en cumplir mis funciones de apoyo al presidente de la Nación en el área de comunicaciones con eficiencia y lealtad, tal como lo dicta nuestro código de ética.

El país era un caos. Las bandas armadas terroristas dominaban las calles, el terror se expandía en todo el territorio nacional. Recibíamos dramáticos informes del interior del país: en Tucumán estos grupos tomaban pueblos, izaban banderas ajenas a la nuestra, instauraban cárceles del pueblo y asesinaban a los campesinos que no se plegaban a las directivas terroristas.

Las bombas en las empresas, las explosiones en colegios, los ataques a los cuarteles, el robo de armas, el asesinato de policías y militares eran moneda corriente (la muerte de agentes de seguridad era motivo de ascenso dentro del aparato terrorista). El temor a las incursiones terroristas obligó a fortificar las entradas de las comisarías y a cambiar el alambrado con seto vivo que rodeaba el perímetro de la residencia presidencial por un muro con cabinas blindadas.

Los terroristas se organizaban en células, mimetizados dentro de los grandes centros urbanos. Se sospechaba de todo el mundo: el vecino podía pertenecer a una célula, o haber construido en su casa una cárcel del pueblo. Las células asesinaban sindicalistas, secuestraban a empresarios y altos directivos de empresas para obtener rescates.

El general Perón, deteriorado por sus problemas de salud, advertía ya con desazón “estos terroristas van a destruir el país, han iniciado una guerra revolucionaria”. Los funcionarios que merodeaban la casa Rosada, nos decían con ojos desesperados “¡hagan algo!”. El pueblo pedía la intervención de las FFAA.

Ante el desborde de las fuerzas de seguridad en la selva tucumana, sobrepasadas por un tipo de combate para el que no estaban preparadas, se ordenó por decreto la intervención militar en la lucha antiterrorista.

Siguió el golpe de marzo de 1976. En la ruleta de distribución de cargos, algunos fueron convocados a acciones de combate, otros integraron ministerios e instituciones nacionales, otros se mantuvieron dentro de la institución militar.

En mi caso, fui destinado al Ministerio de Relaciones Exteriores, para ocupar un cargo de seguridad y como diplomático función que no estaba en el entrenamiento Naval no obstante me desempeñe de la mejor manera posible.

Todos sabemos lo que fueron aquellos años de guerra fratricida. Hoy, los terroristas de antaño manejan los destinos de nuestra patria y han urdido su venganza: más de 2000 militares, soldados que obedecieron las órdenes que les fueran impartidas, se encuentran actualmente en cárceles o detenidos, procesados en su gran mayoría sin pruebas, sin condenas, o con pruebas inventadas.

Dios mío, hace ya ochos años y medio que me han privado de mi libertad, acusado de los más horribles crímenes, sin pruebas ni fundamento. Se han ignorado las pruebas fehacientes que he presentado en mi defensa y con saña miserable y vengativa, se me ha negado la libertad y la excarcelación que me corresponde tras largos años sin condena.

Hoy, Dios mío, como lo puntualiza Samuel Beckett, en su libro “fin de partida”, siento que me has abandonado. El silencio de tu vicario en este mundo ha apagado el vestigio de esperanza que al menos me hubieran procurado unas palabras de aliento o al menos una humilde bendición, para apaciguar mi espíritu

Dios mío, cuánto tiempo ha pasado. Mi proceso ya es una condena a muerte, una muerte lenta e inexorable que se desliza día a día, implacable, sin prisa y sin pausa.

Mi vida se va extinguiendo y el hilo de la esperanza se hace cada vez más delgado, lejos de mis hijos que han emigrado por sentirse discriminados.

Dios mío, por favor no me abandones. Mis magras esperanzas se cifran en que ilumines a los jueces para que hagan justicia verdadera y pongan un término al calvario que estamos atravesando.

Muchos de mis camaradas ya han encontrado el bálsamo de la muerte en las cárceles, donde fueron privados de una atención adecuada a su edad, y vejadas sus familias cuando los visitaban.

Cuando le escribí a tu vicario en este mundo implorando su intervención humanitaria, le advertí que 236 camaradas -muchos de ellos con más de 80 años- ya habían fallecido lejos de sus seres queridos, sin sentencia y sin haber podido probar su inocencia.

Seis meses después, 60 nuevas muertes vienen a engrosar el saldo de esta aberración jurídica y esta venganza. Hasta la inquisición respetaba a los ancianos.

Dios mío, que nos has abandonado a nuestra suerte, quiero que sepas que mi muerte será incompleta. Me fueron cercenados los mejores anhelos de mi vejez, el calor de mis hijos y nietos lejanos. Cargo con el padecimiento de delitos que no he cometido. A los jueces digo: sepan que condenan a muerte a un inocente. “CADA INOCENTE QUE MUERA ENCARCELADO SIN CONDENA POR ESTAS CAUSAS AMAÑADAS SERÁ UNA IGNOMINIA QUE CARGARÁ EN SUS ESPALDAS LA HISTORIA DE LA JUSTICIA ARGENTINA”.

La indiferencia de los argentinos de nuestra situación, fruto quizás de la eficiente y feroz acción psicológica, que a través de los medios y el periodismo penetró en dos generaciones que no vivieron el infierno de los años 70, hemos quedado como un grupo degradado e ignorado,(en tantos años ¿cuantos militares fueron entrevistado en los medios?)

Hoy sólo estoy contenido por mi abnegada y amada esposa y un pequeño grupo de amigos y camaradas.

Dios mío, a esta altura de las circunstancias tengo una duda y una seguridad; la duda es que, a pesar de tu abandono, no sé si en adelante voy a orar por ti. Pero, sí tengo la certeza de que existes y que tú no rezas por mí.

Eugenio B. Vilardo

Capitán de Navío (RE) VGM

Preso polítiko

9 comments for “¡Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?

  1. Jorge de San Miguel
    12/06/2015 at 11:25 AM

    Capitán: perdone el atrevimiento de este mal católico.
    En las cinco lenguas romances la palabra “Dios” está estructurada alrededor de la palabra “Yo”.
    Cuando le rezamos a Dios nos estaríamos relacionando con el Yo profundo, la Divinidad que está adentro nuestro, que es inextinguible, e intocable.
    Mi solidaridad para con Usted y todos los camaradas que están peleando esta guerra tan terrible para toda la Patria.
    Jorge Z. González Lascano

  2. Mohamed Yusul ex Isaias Rabinovich
    12/06/2015 at 2:49 PM

    Independientemente de su causa penal por haber sido parte del “Proceso”…me sorprende que habiendo tenido como lecturas a genios como Beckett, Nietzsche o Camus no haya aprendido nada y siga pidiendo por “Dios”. Debería aprender a soportar su prisión con la mente de los gimnosofistas, no desear nada, todo en la vida es ilusión y de esa forma soportar tranquilo su existencia, aprenda ,todavia tiene tiempo.

    • polonio
      12/06/2015 at 9:57 PM

      Mohamed Rabinovch: No sea imbécil y no forree a un privado de su libertad, de que aguante como “filosofo desnudo”, se nota que nunca estuvo privado de su libertad y por su razonamiento tampoco conoció la soledad absoluta, usted no conoce nada y si paso los 30 vivió al pedo, usted no a tenido ningún tipo de responsabilidad y no creo que la pueda tener, es el típico mantenido por la familia o el estado, y el que tiene que aprender es usted, recuerde que nadie esta exento de ir en cana, e incluso usted mire que la argentina es imprevisible, su alias lo pinta de cuerpo entero, no es ni judío ni musulmán ambos “títulos” le quedan grande, solamente es un boludo mas como tantos que hay sueltos por ai, mientras existan bastillas con presos políticos la Argentina seguirá quebrada.-

  3. Claudio
    12/06/2015 at 5:20 PM

    Falta poco…

  4. Ricardor
    12/06/2015 at 5:41 PM

    La injusticia de los jueces se manifiesta cuando obeden por miedo al Poder, y asdí se hacen más responsables y cómplices del delito del terrorismo. Siempre la maldad de los corruptos la terminan pagando los inocentes.
    Jesús prometió, y su Palabra es fiel,: “Todas las injusticias que padezcan por la injusticia tiene su premiuo:La Vida Eterna”. ¿Qué es importante ante la Eternidad: El dolor, la Muerte, el Poder? Todo es pasajero. Solo Dios es Eterno, Padre y Fiel en su Amor.
    Él los seguirá fortaleciendo para que se toque el corazón de los tiranos y se conviertan. Hasta ahí llega sus Misericordia: “Jesús es el Salvador” y les pide perseverancia y confianza en su Amor.

  5. Wenceslao Rosso Picot
    12/06/2015 at 7:16 PM

    Hoy la Iglesia Católica celebra la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Se recuerda cuando, para comprobar la muerte de Jesús para retirarlo de la Cruz porque la hipocresía de los jerarcas judíos “debían” celebrar “su” Pascua sin la visión de “sus” muertos condenados injustamente, hieren su costado con una lanza, saliendo agua y sangre… lo último que le quedaba.
    Uds. también Sr. Capitán dieron todo en su momento para liberar la Patria de un terrorismo absurdo, concebido, nacido, criado fortalecido y luego infructuosamente “expulsado” con inofensivos insultos (imberbes, imbéciles) por un tirano viejo, desgastado por sus maldades y enfermo de hartura y adulonería: PERÓN.
    Pero el populacho resentido, ciego, ignorante -como en los tiempos de Jesús- haciendo pésimo uso del sufragio -herramienta para civilizados y no para primates- elige una y otra vez a los mismos carniceros o a sus esclavos (radicales, izquierdistas, etc.) Y a Uds. Sr. Capitán, por devolver a la Patria la paz y la seguridad (delitos “de lesa humanidad” para la politiquería y la in-justicia corrupta) les toca dar lo último, todo: la libertad y la vida.
    AL POPULACHO LE SIGUE GUSTANDO BARRABÁS. Le gusta por COBARDE porque no se anima a nada si no es bajo los alones de un pájaro carroñero carismático, populista, adulador.
    Pero Dios está muy lejos de los Judas, Barrabás y del populacho descerebrado, a quienes “les falta poco” como bien dijo el lector Claudio.
    Dios está al lado de sus amigos, mas bien de sus hijos, como nos enseña la 1ª lectura de la Misa de hoy que transcribo parcialmente: “Así habla el Señor:.. Cuando Israel era niño, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. Yo los atraía con lazos humanos, con ataduras de amor; era para ellos como los que alzan a una criatura contra sus mejillas, me inclinaba hacia él y le daba de comer. Mi corazón se subleva contra mí y se enciende toda mi ternura.” (Os 11, 1. 3-4. 8-9).
    Lo peor, Sr. Capitán, es que fuera del campo de concentración donde los tienen secuestrados, TAMPOCO HAY LIBERTAD.
    Lo saludo solidaria y cordialmente.-

    • jose
      13/06/2015 at 3:22 PM

      don rosa picotazo!!! otra vez por aca,

      Y siempre defendiendo a los valientes genocidas. Lleve al pobre capitan piluso unos porroncitos de ginebra en la chatita del abuelo.

      el por lo menos va su amada esposa a sus amigos y camaradas.

      Solo le falta ver a un aristocrata como don roso!!

  6. Ana Bisignani
    12/06/2015 at 10:46 PM

    Como dice Claudio, ojalá que falte poco y que todo se pueda resolver con objetividad apelando a la justicia pero a la justicia para todos.
    Espero que puedas vivir plenamente tu futuro como merecés y puedas borrar estos años de cautiverio arbitrario.
    ¡Pensar que hay tantos malhechores en libertad y otros…!
    Mucha suerte.

  7. alatriste
    14/06/2015 at 2:18 AM

    No creo que el futuro presidente sea del color que sea, termine con el sufrimiento de estos viejos hombres que alguna vez fueron soldados o policías, o alguna vez se oyó a alguno de los postulantes, hablar seriamente del tema y si alguno lo izo, lo izo superficialmente, o algún periodista “estrella” hablo seriamente del tema y sus implicancias en la sociedad, nunca literalmente porque, el tema de los presos políticos es tabú, y como nadie quiere jugarse total ya “están condenados” y socialmente olvidados, entonces si se mueren que mas da, la gran mayoría de la población creen que la pena de muerte fue abolida definitivamente, hoy los hechos demuestran lo contrario, a estos hombres se los a condenado a muerte “ipso iure” y la sentencia se cumple lentamente y sin prisa, con tremendos sufrimientos físicos y psicológicos, solo basta con leer la lista de fallecidos en donde la mayoría necesitaba, asistencia medica de alta complejidad, se a visto hombres viejos y quebrados arrastrando un tubo de oxigeno en los tribunales del pueblo, en silla de ruedas, siendo trasladados en ambulancias porque no podían valerse por sus propios medios, hay algunos con medio cuerpo paralizado, otros casi ciegos y muchos con enfermedades terminales, con un promedio de entre 70 y 85 años, en el corredor de la muerte, en donde el recluido y familia saben que están condenados irremisiblemente a terminar sus días en las mazmorras argentinas,
    También esto pasa en las cárceles comunes donde los presos se matan entre si, salvo que pertenezcan al Vatayon Militante identificado hoy como “pinguinos”.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *