¿Hasta cuándo?

HASTA CUANDO

Mientras en los medios se sigue hablando de los resultados del súper domingo pasado, que en las provincias grandes el kirchnerismo va perdiendo, etc., la sociedad sigue ajena a las campañas y las noticias políticas.

Y mientras todo eso sucede, la aprobación presidencial sigue subiendo y las chances de Scioli también. Veamos algunos números de nuestra última encuesta de la zona AMBA (Capital y GBA, que representa un tercio del electorado nacional):

  • la aprobación de la gestión presidencial estaba en 55% a fin de mayo y trepó al 57% ahora, a principios de julio. Arrancó el año con 42% luego de la muerte de Nisman;
  • el optimismo sobre el futuro personal / familiar está en el 72%, y es uno de los picos más altos de los 2 mandatos de la presidenta;
  • el optimismo sobre el futuro del país por primera vez en este segundo mandato de CFK supera al pesimismo;
  • por primera vez en 3 años la demanda de continuidad se equiparó con la demanda de cambio, representando un vuelco clave en el escenario electoral;
  • el 46% cree que la situación del país será positiva si gana Scioli, 34% si gana Macri y 24% si triunfa Massa;
  • el 23% piensa que la situación del país será negativa si gana Scioli, 36% si gana Massa, y 42% si triunfa Macri.

Teniendo en cuenta que de 11 provincias en donde hubo elección en 9 ganaron los oficialismos distritales, lleva a preguntarse cuánto cambio realmente quiere este electorado. Vistos estos datos y la tendencia de comportamiento de voto es dable pensar que en los últimos meses la sociedad se ha vuelto más cautelosa, conservadora, timorata.

Esto tiene que ver con que la oferta opositora no entusiasma lo suficiente o no transmite la confiabilidad necesaria para que la mayoría siguiese apostando por el cambio.

Cuando los 3 principales candidatos son el cambio moderado, significa que el eje cambio-continuidad ya no es la clave de la elección. Entonces empiezan a prevalecer otros factores como la percepción de liderazgo, la lógica del “menos malo”, el rechazo de cada uno, y la garantía de gobernabilidad.

Este esquema es lo que explica la preponderancia del gobierno y de Scioli por sobre una oposición que no logró construir un relato alternativo al del kirchnerismo. Para la sociedad hay un solo relato, y “la opo” sólo comenta el relato del gobierno.

La pregunta que cabe entonces es: ¿hasta cuándo se mantendrá esa tendencia a favor del gobierno? Porque si no baja de ese pedestal, el camino opositor se volverá muy cuesta arriba.

Carlos Fara

7 Miradas, editada por Luis Pico Estrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *