Alberto F. obedece, suma “soberanía”… y pobreza

Las palabras tienen peso propio, un significado real y un significado imaginario. Las palabras son armas que se usan a favor y en contra del gobierno y del pueblo. La palabra “soberanía” es mágica para los argentinos. La palabra “expropiación” remite al fantasma de Hugo Chávez.

Los gobiernos persiguen las soberanías, la ferroviaria, la aérea, la del agua, la del correo y ahora, la alimentaria. “Soberanía alimentaria” también es una frase de Chávez. Que tenía razón, en Venezuela se importaban los alimentos, no los producían y siguen sin hacerlo. Malas políticas.

En cuanto a “expropiación”, la palabra hace temblar los cimientos de la propiedad privada. Artículo 17 de la CN*: “La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley. La expropiación por causa de utilidad pública, debe ser calificada por ley y previamente indemnizada”. Alberto F. no puede declarar de utilidad pública a una empresa, menos cuando ésta está en manos de un juez.

Vicentín, cerealera agro exportadora (más bodegas en Uruguay y Mendoza, plantación de algodón e hilandería textil, bioetanol y ¿oficina en Paraguay?), entró en convocatoria de acreedores en el juzgado del Dr. Fabián Lorenzini, juez de 1ª instancia en lo civil y comercial, en Reconquista, provincia de Santa Fe.

En pleno proceso judicial, ignorando la división de poderes (la soberanía de un país pasa por el respeto al estado de derecho que acá no existe), firmó un DNU declarando de utilidad pública a Vicentín, con el verso de la “soberanía alimentaria” (Vicentín procesa harina de soja que exporta a China para alimentar cerdos, ¿eso comerán los argentinos?) y habló de expropiación.

Alberto F. dijo que la idea era suya, pero reconoció que se la acercó la senadora Fernández Sagasti (camporista). ¿Fue una orden de CFK que está decidida a ir por todo? La venganza ocupa un lugar importante en ese ir por todo. Y ella no perdona.

¿Es en represalia al “voto no positivo” de Cobos por la 125 en el 2008? ¿A un pueblo que se levantó a favor del campo y la obligó a dar marcha atrás? Vicentín, a más de ser icónica, fue un gran aportante de dinero a la campaña de Macri. ¿Venganza?

Un DNU incomprensible ya que la Argentina está negociando con los bonistas como salir del default, peleando los centavos porque no tiene el dinero para pagar, pero puede hacerse cargo de las deudas de Vicentín, US$ 1.350 millones. Mal momento.

Lo increíble es que Alberto F. no haya calculado las repercusiones del DNU. Roberto Lavagna declaró en contra de la expropiación, eso implica que sus legisladores votarían en contra del proyecto. Y hay diputados y senadores por Santa Fe que votarían en contra, no importa a qué partido pertenezcan.

En el mundo empresarial y en los mercados, el DNU cayó como una bomba. Chávez y el socialismo del siglo XXI aterrorizan. Sólo traen pobreza y eso ya sobra en la Argentina. A todo esto hay que sumarle la reacción negativa de la gente al DNU.

Gente que ama la empresa y levantó todo el noreste de la provincia de Santa Fe. Y la reacción se replicó en varias ciudades del interior y con fuerza en CABA. Hay algo difícil de soportar y es perder la calle y que la calle se ponga en contra.

El DNU es inconstitucional, llega en el peor momento y el estado es pésimo empresario y la gente rechaza las expropiaciones. Salen caras. La Argentina ya pagó casi US$ 17.000 millones por expropiar indebidamente. Alberto F. es inteligente. ¿Cómo no previó lo que iba a suceder? ¿O la obediencia debida a CFK le hace hacer cosas que no quiere hacer? ¿O está de acuerdo?

Cuando Alberto F. dejó el gobierno de CFK, la criticó por todos los medios. ¿No pensó el presidente que llegado el momento ella se iba a vengar? CFK no perdona, ¿por qué lo iba a perdonar? ¿Y si le hacer cosas que sabe que van a salir mal? ¿Y si quiere que Alberto F. fracase rápido, ya?

No importa de quien fueron los votos, el presidente desde el 10/12/2019 es Alberto Fernández. El dueño de la lapicera (debe parar con los DNU, hay un congreso que debe trabajar) es el presidente y el presidente es Alberto Fernández. ¿Algún comedido se lo puede avisar antes de que sea tarde?

Malú Kikuchi

*Constitución Nacional

Share

16 comments for “Alberto F. obedece, suma “soberanía”… y pobreza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *