La implacable Hebe de Bonafini

bonafini-schoklender-sc

Hebe de Bonafini es el emblema de los derechos humanos en la Argentina. Su historia de vida es archi conocida. Sus dos hijos, combatientes revolucionarios, forman parte de la legión de desaparecidos que hubo durante la última dictadura militar. Ya en democracia, no tuvo miramientos con Alfonsín, Menem, De la Rúa y Duhalde. Si bien apoyó con entusiasmo el juicio a las Juntas militares, no le perdonó a Alfonsín las leyes de punto final y obediencia debida. Lo pasó a considerar un traidor y lo puso en su lista de enemigos irreconciliables. Ni qué hablar de Carlos Menem y su indulto a los ex comandantes del proceso. A De la Rúa prácticamente lo ignoró y a Duhalde lisa y llanamente lo despreció. Recién con Néstor Kirchner Hebe de Bonafini se sintió aliviada. Por fin había encontrado un presidente cercano a ella, un aliado político. La relación de Bonafini con el kirchnerismo se afianzó cuando Cristina arribó a la Casa Rosada. Terminó siendo una aliada incondicional de la ex presidente y aún hoy lo sigue siendo.

Ideológicamente Bonafini se encuentra en las antípodas de la democracia capitalista y liberal que impera en Occidente. Descree de la propiedad privada de los medios de producción y del sistema de partidos políticos propio de la democracia liberal. Para ella, por ejemplo, el partido republicano y el partido demócrata son meros apéndices del complejo militar industrial, el verdadero centro neurálgico del poder en los Estados Unidos. También descree del Poder Judicial. Para ella los jueces están al servicio del gobernante de turno, son mercenarios que se postran ante el sistema de dominación. Bonafini no cree en las elecciones como mecanismo de acceso al poder ni en los controles. Para ella todo es una farsa. Considera a la democracia como un sistema cínico y perverso que encubre la característica fundamental del capitalismo: la explotación del hombre por el hombre. Bonafini es comunista hasta el tuétano. Por eso ama a Fidel Castro, el emblema del comunismo latinoamericano y abrazó como a un hermano a Hugo Chávez, uno de los hijos dilectos de Castro en el continente.

Bonafini es, además, una persona profundamente dogmática. Ella está convencida de que su pensamiento es la verdad revelada. Ello explica su peligroso autoritarismo. Con solo escucharla y verla en televisión, especialmente cuando efectúa sus clásicas arengas, emerge en toda su magnitud su dogmatismo y fanatismo. Ella está convencida ciegamente en lo que cree y piensa, y sitúa a quienes no están de acuerdo en territorio enemigo. Si hubo alguien en la Argentina contemporánea que puso en práctica la concepción política amigo-enemigo fue Bonafini. Ahora bien, ello no significa que no sea sincera. Bonafini es transparente, cristalina, diáfana. Ella dice realmente lo que piensa sin importarle las consecuencias. Es absoluta y totalmente intransigente. Para Bonafini no hay grises, sólo el blanco y el negro. Representa el maniqueísmo más extremo. En este sentido es el emblema de la antipolítica, si se entiende a la política como el arte de la negociación y la transa. Bonafini no negocia, lucha a muerte por sus ideales. Una vez, el doctor Eugenio Raúl Zaffaroni dijo de Bonafini lo siguiente: “y, Hebe es Hebe”. Toda una definición filosófica. Bonafini es tal como es. Se la ama o se la odia con igual intensidad. La semana pasada debe haberse sentido exultante por lo que consideró una pequeña victoria obtenida contra su enemigo macrista. Ella cree realmente que no tiene por qué rendirle cuentas a un juez al que considera un empleado del poder. Efectivamente, Hebe es Hebe. En el fondo, evidencia de manera dramática la tragedia que nos tocó vivir como pueblo hace muy poco y cuyas reglas de juego podían sintetizarse en una sola: matar o morir en el sentido literal del término.

En su edición del 7 de agosto Página 12 publicó una entrevista que Bonafini concedió a Nora Veiras, en la que expone su opinión sobre lo que pasó los otros días y la realidad política del presente. Jamás pensó que se desplegaría un operativo semejante luego de negarse a declarar ante el juez de la causa “Sueños compartidos”: “Nunca, si no detienen a nadie de los que tienen que detener. Llegaron marchando con escudos, vestidos para la guerra. Y ya estaba llena de militares la casa de las Madres. Había civiles armados. Sí, la gente que ellos mandan de civil, los espías, vienen siempre, esta vez había muchos. A veces en las marchas los detecto y los echo y se van. A veces vienen vestidos de viejos, camuflados, o te mandan una piba mal vestida y te das cuenta que están espiando, se pone al lado mío, ocupan lugares estratégicos en la plaza, para escuchar a la gente que me viene a ver” (…) “La verdad, siempre me sometí a la ley. Fui muchas veces, no es que no fui. Viste que Kafka decía que la ley es la ley de los burgueses y lo que hicimos un poco es rebelarse ante eso, a que los burgueses siempre tengan razón. Después eso que pasó: llamaron de todas partes de Latinoamérica, de Europa, de todas partes del mundo, no me dieron paz” (…) “No sé, no entiendo de derecho, lo que sé es que es muy bueno que pase esto y que los pueblos tengamos claro que cuando salimos a la calle y tenemos razón, tenemos razón. Si nos quedamos adentro, es complicado”.

Así evalúa Bonafini este hecho: “Si el juez viene a la casa de las Madres, lo vamos a recibir. Nosotros nunca le cerramos la puerta ni a los allanamientos. Muchas veces nos allanaron pero como no tenemos nada que ocultar” (…) “En el primer allanamiento que tuvimos por lo de Schoklender vino cualquier cantidad de milicos”. Cree que le puso un freno al macrismo: “Claro. No es que puede hacer todo lo que quiere. Macri no es el rey del país, eso se lo hicieron creer los yanquis, pero no es el dueño del país. Él vino a gobernar el país, no para adueñarse del país, que es otra cosa. Él se adueñó del país y lo está rematando y regalando” (…) “La falta de trabajo es un crimen que alguien tiene que pagar, se ven colas de gente que busca comida a la noche y no la gente que vive en la calle. Gente que no puede comprar la comida no porque no puede pagar el gas, no puede comprar la comida porque no tiene trabajo” (…) “Yo tengo derecho a no declarar. Me lo dijo Zaffaroni, muchos de los que me han llamado” (…) “Yo pensaba qué querrían mis hijos y qué le haría bien a toda la gente. Me parece que es lo que hicimos” (…) “Yo no quiero ser iguales a ellos (Macri, Michetti y Peña) ni ante la ley. Lo más lejos posible de ellos. Mirá cómo se quieren igualar a nosotros ahora. No nos parecemos en nada” (…) “Lo que no puede decir (por el juez de la causa) es que no soy sincera. Así que bueno. Yo lo voy a recibir con mucho respeto. No tengo por qué faltarle el respeto, se lo falto públicamente porque a veces uno se zarpa. Las Madres no tenemos ningún problema y de paso le va a venir bien conocer la casa de las Madres. Conocer la casa de las Madres es sanador, es linda, es alegre, tenemos tantas cosas para mostrar”.

“El operativo de seguridad desató todo”, afirmó Bonafini. Y agregó: “No hay dimensión de la historia. Él cree que soy una pobre mujer del pueblo que va todos los jueves a la Plaza. No sabe el juez todo lo que han hecho las Madres, no sabe lo que nos quiere el pueblo. Es el trabajo de cuarenta años. Yo nunca medí, mucha gente me decía “Hebe te puede pasar algo”. Yo desde el principio, cuando se llevaron a mis hijos, la pasé mal pero nunca pensé en mí. Cada vez que uno hace algo es como un parto, uno no puede pensar en uno, uno tiene que pensar que el bebé tiene que nacer sano. Esto era como un parto, tenía que nacer sano lo que saliera de esto” (…) “Cuando hice esta presentación, pensaba en eso, pensaba en mis hijos, pensaba en cuánta gente tiene que darse cuenta cuánto poder tenemos para hacer las cosas que queremos y que sentimos que debemos hacer” (…) No compañeros, hay muchas cosas: no romper nada, no tirar nada, no ser provocadores. Ellos lo que están buscando es un muerto”. Bonafini le dio la razón a la periodista cuando afirmó que lo que los medios dominantes buscaban era presentarla como la inspiradora de un hecho de violencia: “Exactamente. Así que uno tiene que ver hasta dónde va y cómo va. Las Madres estamos acostumbradas a gambetear a la policía. Hace cuarenta años que los esquivamos, hace cuarenta años que los echamos de la plaza, no los queremos en la plaza porque no los necesitamos. Cuando De la Rúa un jueves nos cerró la plaza y no la quiso abrir, alquilamos dos escaleras de aluminio, subimos por una y bajamos por la otra por sobre las vallas y entramos” (…) “Los pueblos siempre tenemos formas de hacer otra cosa” (…) “A nosotras muchas veces nos llevaban presas y nos ponían con un muerto en una celda, un muerto con olor, que sabíamos que era uno de los nuestros, para asustarnos y que no saliéramos más. ¿De qué nos vamos a asustar ahora?, ¿de que nos lleven presas?”.

Bonafini destacó la necesidad de reformar la constitución de 1853: “Es una ley de burgueses. Tenemos que cambiar la constitución, tenemos que tener una constitución que nos defienda. Los países que están más firmes en América Latina son los que han cambiado la constitución, aunque tengan problemas no es lo que le pasa a Brasil o lo que nos pasó a nosotros. Si nosotros hubiésemos tenido otra constitución, estos tipos no nos hubiesen sacado la ley de medios y todo lo que nos están sacando”. En esta lucha no cree que la relación de fuerzas sea adversa: “Depende, si contamos con la gente que está en la calle no. Ellos lo que no tienen es eso. Macri para algunos actos contrata extras. Inauguran casas pero no aparece la gente que va a ocupar las casas, llevan a su gente por el miedo a que lo puteen” (…) “Eso es lo que ellos no tienen, pueblo. El pueblo está en otro lado. Y ni somos todos chorros, ni somos todos tarados, ni somos todos traidores. Con Cristina conducción vamos a llegar lejos. Hay muchas maneras de conducir y ella es un ejemplo todo el tiempo” (…) “Yo estoy muy honrada de haber hecho esto y honrada de que me permitan ser kirchnerista. El peronismo y el kirchnerismo son los que más sufrieron, los que más han sido castigados, han sufrido masacres. No por las masacres sino porque eran tipos que se jugaban: desde Walsh hasta el que pidas, sabiendo lo que les iba a pasar, sí que sabían”.

Bonafini expresa, a manera de colofón, lo siguiente: “depende de la gente, hay que salir a la calle y cuidar que no pase nada. Ahora creo que hay que salir por la falta de trabajo de todo el mundo. Basta de echar gente, hay que pararlo de alguna manera, el pueblo en la calle puede parar los despidos. Siempre el hombre es ingenioso” (…) “No hay nada imposible para el hombre”.

Así es Hebe de Bonafini. Tómela o déjela.

Hernán Andrés Kruse

Share

22 comments for “La implacable Hebe de Bonafini

  1. Osvaldo Barosio
    10/08/2016 at 3:49 PM

    Una de las viejas tácticas en política es victimizarse. Nadie niega lo que en su momento hicieron y significaron las madres, hoy solo queda, la inercia de trinchera que esta mujer enarbola.Con ese viejo modus, intenta despegarse del dinero que recibió y hoy, ni obras ni efectivo hay.De eso no habla y, si lo hace,solo responsabiliza al parricida a quien acunó como héroe,en su momento, con honores y gloria–ya empezaba su proceso senil–.
    Yo si fuese comunista me daría verguenza tener de camarada a una mujer así,agresiva, irrespetuosa, vieja vizcacha y poco intelectual.
    Nada de que Hebe es Hebe,–lo dice el propietario de un prostíbulo–. Yo, soy como soy y si no me presento a cumplir con todos las obligaciones que tengo para con este MI, país, me iría a vivir a Cuba, a Venezuela, a China y con cuidado, pues allí en esos lugares no te portés mal,porque…………….. vas a deguello.

    • LOS FANTASMAS DE LA WEB
      10/08/2016 at 6:22 PM

      HOY ESTAN KRUSE, BUELA Y FALTÓ EL Arq. ROZADO, Y EL I.P SERIA “EL PALACIO DE LA BOLUDES”
      * Los fantasmas de la web *

    • mohamed yusul ex isaias rabinovich
      11/08/2016 at 12:00 AM

      Se me ocurre un buen castigo por tanta bronca que destila Hebe…que se duerma y aparezca joven en una isla desierta, despues de mucho caminar se encuentra con dos hombres naufragos que estan ansiosos esperando una mujer…ellos son Jose Luis Espert y Roberto Cachanosky …que partuza !! jaja

  2. VULCANO
    10/08/2016 at 4:04 PM

    El juez fue recibido por la empresaria de derechos humanos y megachorra de fondos públicos….en la cocina de su “Fundación” para cumplir con el deber de notificarle la imputación como corresponde y brindarle, en consecuencia, la oportunidad formal de su defensa. Con semejante conducta, éste pusilánime magistrado jamás condenará a quien ejercitara públicamente sus movimientos peristálticos sobre él y, por extensión, sobre la llamada justicia. Evidentemente, seguimos siendo un país ridículo, donde se entroniza la kakistocracia.

  3. luchoynolucho
    10/08/2016 at 4:06 PM

    LAS BOLAS QUE TIENE ESTA VIEJA NO LAS TUVIERON NI LOS POBRES MILICOS CAGONES CON SUS HIJOS , ESTA VIEJA SE LE PLANTA A CUALQUIER PODER VOMITANDO TODA SU FOTALEZA DE MADRE Y GRAN MUJER . EL ARMA DE LA POBRE HEBE ES SU ENTEREZA Y SU PALABRA , SUPO LLEVAR ADELANTE LA LUCHA CONTRA LA DELINCUENCIA MILITAR Y GANO TODAS SUS BATALLAS . DIGNA DE IMITAR , HEBE…LA MAS GRANDE .

  4. Elea
    10/08/2016 at 4:08 PM

    Si la Republica Argentina, fuese realmente un república esta señora apologista del delito debería estar también en el penal de Marcos Paz junto a otros octogenarios que los único que hicieron fueron seguir ordenes, pero como es políticamente incorrecto manchar al pañuelo andante aunque a estas alturas este manchado con grandes y variadas lacras, lo mejor es leer lo publicado por el Sr. Agustin Laje, que no es ningun sesenton como el Sr Kruse.

    JUICIO MORAL A HEBE PASTOR, EX DE BONAFINI
    El maniqueísmo y la política han guardado siempre un estrecho vínculo. Y es que tal vez no exista mayor muestra de la magnitud de un poder hegemónico que su capacidad para determinar, de modo tajante, certero e inexorable para todos, aquello que se encuentra dentro de la dimensión del “bien” respecto de aquello otro que ocupa el lugar del “mal”.

    Valga este comentario inicial para advertir que el maniqueísmo, llevado al terreno de las personalidades políticas, se traduce en ángeles y demonios. Los unos, incuestionables, insospechables, incorruptibles; los otros, chivos expiatorios todo-terreno, depositarios de todo aquello que es maldito y perverso.

    Hebe de Bonafini ha ocupado en esta lógica, relato de por medio, el lugar angelical de la historia. Hace algunas horas, tras el pedido de detención de Hebe después de que ésta faltara por segunda vez a su llamado a declarar en la causa Sueños Compartidos, los medios de comunicación, los políticos y los periodistas, se mostraron incapaces de pronunciar cualquier análisis sin antes cubrirse con una extensa introducción al estilo de “…no quiero desmerecer el trabajo por los Derechos Humanos de Hebe, pero…”, o “…entiendo el dolor de una madre que ha perdido a sus hijos, pero….”, o “…se trata de la más importante dirigente humanitaria del país, pero…”.

    De esa manera se trata a los ángeles políticos. Nadie se anima a proferir juicios categóricos y sin rodeos, pues temen arrimarse al precipicio de las opiniones políticamente incorrectas.

    Pero he aquí la única verdad de esta historia: Hebe de Bonafini no es un ángel, y no sólo debería comparecer penalmente por el desvío de más de 200 millones de pesos que su Fundación robó al Estado argentino, sino que merece, de una vez por todas y mucho más importante inclusive, un juicio moral que eche por tierra con la mitología derechohumanista de la cual se ha alimentado desde hace años.

    Sería bueno comenzar diciendo la verdad sobre sus hijos: desaparecieron no por “tener barba y pelo largo”, sino por engrosar una organización terrorista y, con un FAL al hombro y habiendo recibido entrenamiento en Cuba a cargo de Manuel Piñeiro, lanzarse a combatir gobiernos constitucionales y de facto (a la guerrilla esto siempre le dio igual) para instalar el comunismo en nuestras tierras. Va de suyo que esto no justifica los métodos ilegales que se utilizaron para acabar con ellos, pero si vamos a hablar de historia, la contemos completa.

    Digamos también otra verdad que se desprende de esta última: a Hebe los Derechos Humanos siempre le interesaron un comino. Lo que Hebe siempre ha querido es mantener vivas las ideas que portaron sus hijos desaparecidos que eran, por si hace falta aclarar, totalmente contrarias a los valores encarnados en los Derechos Humanos. Su diferencia y fragmentación con la “Línea Fundadora” de Madres de Plaza de Mayo tuvo como causa precisamente este hecho: la lucha para Hebe no era por los DDHH, sino por el comunismo.

    Sólo así se pueden explicar muchas cosas que han protagonizado Hebe y su facción de Madres después de la vuelta de la democracia. Recordemos algunas.

    En los años ´90, Hebe se dedicó a viajar con frecuencia a España para reunirse con gente de la organización terrorista ETA. Pocos años más tarde, en 2003, la líder de Madres de Plaza de Mayo le pedirá a Néstor Kirchner que no acepte el pedido de extradición del terrorista etarra José María Lariz Iriondo, escondido en Argentina, fugitivo de la justicia española, acusado de la voladura de un vehículo policial y tenencia de armas de guerra.

    Por aquel entonces Hebe también tenía estrechos lazos con la guerrilla mexicana EZLN, liderada por el mítico “Subcomandante Marcos”. Sergio Schocklender ha contado que él y Hebe enviaban jóvenes izquierdistas argentinos a Chiapas, a aprender de las técnicas insurgentes que el EZLN desplegaba en ese territorio.

    En Colombia, los vínculos se dieron tanto con el grupo terrorista Movimiento 19 de Abril (M-19) como con las FARC. A los campos clandestinos de estas últimas también enviaron jóvenes argentinos, según posteriores confesiones de Schocklender. Asimismo, en la Universidad Popular de las Madres, las FARC fueron tema de estudio desde el año 2001 en cursos que muchas veces fueron dictados por miembros de la mismísima guerrilla colombiana. El 25 de marzo de 2005, Hebe y las Madres organizaron un acto público en homenaje a los cuarenta años de la creación del grupo narcoterrorista. Vale agregar que cuando cayó el líder guerrillero Raúl Reyes y su computadora fue capturada, en ésta se encontraron e-mails donde se menciona a Hebe y se la vincula con transferencias de dinero.

    Pero Hebe no sólo admiraba a grupos terroristas hispanoamericanos. También se embelesó con Al-Qaeda cuando éste derribó las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, y Bonafini reconoció públicamente haber tomado la noticia con mucha algarabía y haber festejado “brindando con champagne” por la muerte de 3.000 seres humanos inocentes. Vale agregar que la suya no fue una opinión aislada: docentes de la Universidad de las Madres también anunciaron su alegría, como David Viñas y Zito Lema.

    ¿Y para qué abundar en la conocida amistad y admiración que Hebe ha tenido para con dictadores de izquierda como Fidel Castro? Imposible no recordar que cuando éste cumplió 80 años, Bonafini lo calificó en carta pública como “el mejor hombre de los últimos siglos”; ese mismo hombre sobre el que pesan innumerables causas de violaciones a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad.

    Hebe de Bonafini, con sus actos y con sus dichos, ha dejado claro que su interés no son los Derechos Humanos, sino propagación de una determinada ideología. Es momento que asumamos como sociedad que el ángel que creíamos tener en frente distó en mucho de ser tal cosa. Llegó el momento de que Hebe tenga su juicio moral.

    – See more at: http://periodicotribuna.com.ar/17500-juicio-moral-a-hebe-de-bonafini.html#sthash.jIDsrLUO.dpuf

  5. VIEJA PARIDORA ..........
    10/08/2016 at 4:30 PM
  6. Vengador
    10/08/2016 at 5:05 PM

    Así son los comunistas, un peligro para todos. Por eso son un plaga que debe ser erradicada.

  7. Damian
    10/08/2016 at 5:06 PM

    El autor de la nota es un MENTIROSO al afirmar Si bien apoyó con entusiasmo el juicio a las Juntas militares.

    Hebe de Bonafini rechazó la labor de la CONADEP y los juicios llevados a cabo por Alfonsiin.

  8. epicardio
    10/08/2016 at 6:11 PM

    Esa boca sucia manchó vomitando estiércol no sólo el pañuelo blanco, sino a la Constitución Nacional por excelencia y a todos los argentinos de bien. No cabe otra que la condena eterna para semejante calaña y ladrona mujer.

  9. 10/08/2016 at 6:31 PM

    Sr. Kruse. “Recién con Kirchner se sintió aliviada”……..No puede Ud. haber señalado obviedad más obvia(valga el vulgarismo). Con lo que demostró al país y muestra a cada rato, podía ser de otras manera?. Por favor!!!!estimado Sr. Ud. tambien se ha propuesto tomarnos el pelo?.

  10. laura
    10/08/2016 at 6:54 PM

    Todos sabemos que el marido y los hijos “desaparecidos” viven en Europa, y que viven muy bien gracias al robo de nuestro dinero por medio de la victimización sonsacadora de fondos que implementó esta maldita.

  11. Gustavo
    10/08/2016 at 8:57 PM

    “Se la ama o se la odia” : Yo la odio!

  12. jose maria
    11/08/2016 at 8:34 AM

    ¿De que ratonera saliste, kruse? Por hijos de puta mal paridos como vos el país se desangró con las víctimas inocentes que produjeron los “jovencitos idealistas” como los hijos de esta gorda engendro del Averno. Ellos sabían lo que hacían y lo que les esperaba. No Salustro, ni Soldati, por ejemplo. No puedo creer que un arrastrado como vos defienda a esta manga de delincuentes, la mayoría de los cuales disfrutan hoy de un muy buen pasar, Kunkel y Garré, por ejemplo. La bandera de mi país no será nunca un trapo rojo. Y si los querés tanto a los verdaderos comunistas andate a Corea del Norte. Aunque creo que no te animarías a hacerlo. Debés ser uno de la izquierda caviar que come en La Recova o en el Club Francés. Hacele un favor a la Patria; morite

  13. jorge
    11/08/2016 at 11:11 AM

    Hebe recibió a Kirchner por indicación de Fidel. Allí se evidencia dónde está la conducción de lo que sucede en Argentina desde hace décadas, violencia incluída

  14. noca
    11/08/2016 at 2:35 PM

    SI TODOS SOMOS IGUALES ANTE LA LEY HEBE DEBE SER INVESTIGADA Y JUZGADA…QUEREMOS QUE SE HAGA JUSTICIA…NADA DE IMPUNIDAD!!!

  15. Boinas rojas
    11/08/2016 at 2:50 PM

    ¡Vamos hebe! ¡Carajo! Ud. es una “fiera”.
    Dele duro a estos mentecatos.Que no sirven ni pa´chifle.

  16. MARIO
    11/08/2016 at 10:14 PM

    ESTE PELOTUD….DE HERNAN KRUCE ¿DE DONDE LO SACARON? “TOMALA” Y LLEVATELA A TU CASA!!!

  17. El chumbiao
    12/08/2016 at 10:48 AM

    Kruse ignora o quiere ignorar que los hijos de la Bostafini viven en España. Iniciado el gobierno militar, un amigo que vivía en Ibiiza me relató que en algunas oportunidades, en la casa en que vivían dos argentinos, visitada por la tripulación de los aviones de Aerolíneas Argentinas, comía uno de los hijos de Hebe Pastor. No comprendo cuál es la intención de Kruse de negar las declaraciones del Sr. Bostafini acerca de la prohibición de su ex-mujer de usar su apellido de casada, Bonafini, y de que sus hijos vivían en España. Se debe deducir de ello que Kruse es mendaz o es ignorante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *