Lamento tardío de los jóvenes progre

Tiene razón la escritora española Victoria Trigo Bello en su reflexión, la cual puede ser interpolada a nuestro país. «Nos quisisteis tanto que nos hicisteis débiles» lleva como título. En efecto, son los hijos de padres que aflojaron el principio de autoridad con que a ellos los educaron en valores y nobles principios. Así, un buen día en la Argentina -desde los ’60 en adelante- comenzó la rebeldía por la rebeldía misma y todas las demás dispersiones de la razón constituida para instalar la razón constituyente de la parte sobre el todo, lo disperso y fragmentario en desmedro de la unidad y la concordia. Abajo el orden. Viva el desorden. La minifalda y los happening, el loco Instituto Di Tella, el Che Guevara y la revolución sangrienta que propugnaba, el Cordobazo como copia del Mayo Francés, la izquierda, Sartre y Beauvoir, el pelo largo, la guerrilla, las drogas y el alcohol. El extravío importado de allá para acá. La locura como un «doctor» dictando su ley a la destreza y los sátrapas como lobos con piel de cordero metidos a políticos nos llevaron a este Estado que es como un cerdo revolcándose en el fango de la corrupción. Esos padres nos dejaron sus herederos: multitudes de jóvenes nihilistas línea solipsista. Los quisisteis tanto a vuestros hijos que los volvisteis imbéciles, sería el reproche para muchos padres argentinos. En lugar de «M’hijo el dotor», la obra teatral de Florencio Sánchez, ellos tendrían que escribir un sainete que se llamase: «M’hijo el monoaural» (escuchaba un solo canal).

«NOS QUISISTEIS TANTO QUE NOS HICISTEIS DÉBILES»

Por Victoria Trigo Bello

Reservásteis para vosotros los malos tragos, las maletas de cartón, las medias suelas en los zapatos. Aguantasteis guerras y posguerras, el hambre en pucheros de miseria, los piojos, los sabañones, el miedo pegado a la mirilla, las casas llenas de fotos tristes.

Vestisteis un luto tras otro, la mirada baja, las manos heladas. Subisteis a trenes negrísimos, kilómetros en vagón de tercera, vendimias, fábricas inmensas, lluvias que enlazaban con más lluvia, inviernos que duraban todo el año.

Y todo eso fue para sobrevivir y dar la entrada de un piso, para regalarnos una cuna con colchón de lana, un cubierto con nuestras iniciales, un pupitre en la escuela, unos patines, una tarta de cumpleaños, un juguete -o dos- de los Reyes Magos, una quincena en la playa. Y todo eso fue para que nosotros tuviéramos un paquete de pipas, unas botas de agua, una canción dedicada en la radio.

Nos mimasteis como ni vosotros mismos sabíais que podíais amar.

Nos llenasteis el bolsillo con propinas de cinco duros, nos enseñasteis el verbo estrenar para el domingo de Ramos, para las bodas y las comuniones, nos comprasteis la mochila para los campamentos y os estirasteis para apuntarnos a actividades extraescolares.

Enterrasteis a vuestros muertos con paladas de llanto y silencio.

A nosotros nos lo pusisteis fácil con una póliza de decesos con la que deciros adiós sin mancharnos de tierra. A nosotros nos inundasteis de Cola Cao el tazón del desayuno y de naranjada el vaso de la merienda.

Nosotros, escolares de bollo y chocolatina, nunca conocimos qué era repartirse un huevo frito en la cena, ni sospechamos que unas décadas atrás la gente saliera de casa con un bocadillos envuelto en periódico camino del tajo y luego, con el cansancio de la jornada, estudiaba en cursos nocturnos para adultos.

Salimos malcriados. Los zurcidos quedaban en vuestros calcetines, en los abrigos a los que dabais la vuelta para alargarles la vida. Salimos blandos para la contrariedad.

Para nosotros la aspereza de la supervivencia era una aventura de personajes de película que siempre terminaba bien. Creímos que luchar y reivindicar se limitaba a salir a la calle en determinadas fechas con una pancarta.

Creímos que el bienestar heredado de vosotros era una conquista vitalicia. Creímos que comeríamos hojas tiernas toda la vida, que las duras ya las habíais sufrido vosotros.

Creímos que nuestros hijos tendrían el mundo a sus pies a golpe de ratón, en un ascenso imparable para disfrutar de más comodidades y servicios y, además, antes que nadie.

Nos quisisteis tanto que nos hicisteis débiles.

La musculatura de carpetas plastificadas no nos sirve para afrontar la dificultad. Necesitamos prótesis de sinergias, empatías y esos apoyos que vosotros, cuando venían mal dadas, simplemente llamabais solidaridad, compañerismo y compromiso colectivo.

Pero a nosotros, ebrios de másteres y de titulaciones, nos viene grande el papel de la responsabilidad. Por eso nos cuesta tanto asumir este viraje tremendo de la convivencia a nivel mundial en el que fracasan nuestras reglas egoístas de mirar cada cual por lo suyo y, si se puede, robar al vecino más indefenso.

Desde donde os halléis, padres y abuelos, si os dais una vuelta por aquí os escandalizarán nuestras prisiones gestadas en convenios de poltrona y pérdida de derechos. Sin duda os indignará que seamos tan blandengues y manipulables y que desde el conformismo del qué le vamos a hacer y de la cómoda no incumbencia, hayamos permitido que se machacara lo público.

Y vosotros que nos quisisteis tanto, regresaréis a vuestras tumbas complacidos de no depender de nosotros, de nuestros putos móviles, de nuestra académica incultura y de nuestra medular insensatez.

Luis Illuminati

Share
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments