No es un regalo, es un derecho

Así versa un aviso (¿de campaña?) en relación al subsidio, por única vez, que recibirán unos 30.000 jubilados que no llegan al día 20 tras la “promesa incumplida de Alberto”, que tal como había prometido en campaña (y como nos tiene acostumbrados) anuló la fórmula de reajuste que había decidido el gobierno anterior (que era mucho más ventajosa) para determinar por decreto anuncios cada 3 meses, que están por debajo de la inflación.

Si tal como se anuncia, es un derecho, es de suponer que incrementará esas magras jubilaciones de aquí en más. Salvo que, como viene sucediendo, el gobierno no quiera comprometerse a otorgar aumentos permanentes y les regale “derechos”, cada vez que las papas quemen, a los abuelitos, a quienes tanto quieren cada vez que se acercan las elecciones.

Mario Andeguz

mandeguz@gmail.com

Share
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments