Cambiemos, ¿cambiamos?

Malu KikuchiEl kirchnerismo asoló al país como lo hubiera hecha un salvaje ejército de ocupación. Destruyeron la infraestructura argentina y la corrupción permeó la sociedad. Aún no se tiene idea cabal del desastre físico y, lo más grave, del derrumbe ético de la nación.

Un pueblo asqueado, a fines del 2015, optó por otro tipo de gobierno. Un gobierno que prometió sanear la economía, ser transparente en todos sus actos, no mentir, contarle a la sociedad qué hacía y por qué lo hacía y, sobre todo, ser ético.

Argentina, aunque parezca increíble, tiene una ley de Ética en la Función Pública N° 25.188, sancionada el 29/9/1999 y promulgada el 26/10/1999. La ley existe y está vigente. Como siempre en Argentina, la pregunta válida es: ¿se cumple? No, no se cumple.

La ley en su artículo 5° dice: “En el caso de que al momento de su designación el funcionario (…) para asumir el cargo debe: Abstenerse de tomar intervención, durante su gestión, en cuestiones particularmente relacionadas con las personas o asuntos a los cuales estuvo vinculado en los últimos TRES (3) años o tenga participación societaria”.

El ingeniero Juan José Aranguren, entró a trabajar como pasante a Shell Argentina en 1979. Después de una brillante carrera en la empresa, se retiró como presidente de la mima, antes de asumir como ministro de Energía y Minería de la Nación, el 10/12/2015.

¿Dónde quedaron los tres años de distancia entre la presidencia de Shell y el ministerio de energía? La ley no se cumplió, de hecho no se está cumpliendo. Según la declaración jurada del ministro, posee $16 millones en acciones de Shell INTERNACIONAL, NO DE Shell Argentina. ¿Y? No piensa venderlas.

Está en su derecho, pero no está a derecho. Su cargo público no le permite acordar con Shell, y la empresa en estos días ha ganado varias licitaciones. Probablemente ganadas honestamente, pero la duda subsiste.

Las disculpas son que Aranguren no firma, los que firman los acuerdos son el subsecretario de recursos hidrocarburíferos José Luis Sureda o el subsecretario de coordinación administrativa Sebastián Sheimberg. Subalternos del ministro ¿?

Más explicaciones: si el acuerdo beneficia demasiado a Shell, el tema pasa a jefatura de gabinete. Marcos Peña, ¿lo firma? Es una buena pregunta. De todos modos los funcionarios aseguran que todo es correcto y que no se incumple con la ley. ¿La leyeron?

No se insinúa corrupción, pero por lo menos no es ético. Rudolph Giuliani, el mítico “major” de Nueva York, el que le devolvió la seguridad a su ciudad, puso en práctica la teoría de “la ventana rota”. Acto que no se debía permitir, porque de hacerlo se llegaba a robos, violaciones y asesinatos.

Recordando la política de tolerancia cero, Aranguren no está a derecho. Subterfugios banales como hacer firmar a sus empleados o pasarle el problema a Marcos Peña, no disminuyen su responsabilidad sobre un hecho que puede no ser corrupto, pero que decididamente, no es ético y no se debe permitir.

Hace pocos meses el pueblo argentino dijo ¡“Cambiemos”! Pero, ¿cambiamos?

Malú Kikuchi

La caja de Pandora

Share

7 comments for “Cambiemos, ¿cambiamos?

  1. Mabel corina
    12/06/2016 at 3:42 PM

    Totalmente de acuerdo con Malu. Vote a cambiemos, por Macri y Carrio.. Tengo dudas soy de aquellas personas confiadas y perseverantes, espero q Macri no se equivoque, estará el pueblo pata pedirle explicaciones.

  2. ALBERTO BAS
    12/06/2016 at 5:56 PM

    ESO DESPIDE UN OLORCILLO A PODRIDO QUE DESMORALIZA.RENUNCIE O VENDA. Y EN PAZ.

  3. Debora
    12/06/2016 at 6:15 PM

    Excelente artículo sra Kikuchi. Espero no ser defraudada también por este gobierno.Es necesario recuperar valores para salvar la Patria.

  4. lili
    12/06/2016 at 7:30 PM

    como siempre exacta malu!!!! yo tambien vote a cambiemos y estoy defraudada.
    juro no votar nunca mas..me harto este pais, sus politicos su corrupcion, la indifirencia de su gente a la que le da lo mismo mientras siga con su irrisorio y supuesto bienestar..les dio lo mismo los 12 años de supercorrucion de los k y hay fanastismo entre ellos como ahora hay fanatismo hacia este gobierno, lo cual demuestra la ignorancia del pueblo!!!HARTA DE AGUANTAR!!!!!!

  5. Argento Huevosllenos
    12/06/2016 at 10:31 PM

    Tiene que renunciar, no basta con vender las acciones. Además de esta irregularidad, se fue de boca haciendo declaraciones bastante polémicas, en un momento donde hay muchísima gente que sufre y sigue poniendo el hombro, (sabe Dios por que causa) y se banca una ves más el manotazo que el Estado le pega a sus bolsillos, comprometiendo la estabilidad de sus hogares. Que no jodan con la gente que sigue creyendo en un país mejor, y en los que en este caso gobiernan. Lo peor que existe para la democracia y la voluntad de la gente es que nuevamente la estafen. Ojo muchachos, luego vienen las facturas, y suelen ser dolorosas para todos

  6. juan
    13/06/2016 at 1:10 AM

    A la autora de la nota: tardó bastante en darse cuenta de la lakra que es makri. No le bastó los 8 años de gestión makrista en caba donde inventaron esa fábrica de ñoquis que son las “comunas” ? Nunca se intero que el grupo socma recibió el 5% de las compras de k a China? La verdad, bastante desinformada o demasiado credula…. Bienvenida al new world order que gobierna a este país desde hace un buen rato

  7. Ernesto
    13/06/2016 at 9:50 AM

    Tiene que renunciar, la campaña de este gobierno se baso en la ética, en lo correctos y transparentes que iban a ser y hasta el momento se están viendo cosas como estas… Cambiamos para que nada cambie, vote a este gobierno y estoy sintiendo que es más de lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *